En siete horas, sancionaron las 703 leyes generales del Digesto

Durante la compilación, los legisladores también consolidaron 1.422 normas no generales. La tarea parlamentaria de ordenamiento jurídico se completó con la declaración de caducidad de 5.909 leyes. "No hay críticas".
La Legislatura insumió poco más de siete horas para sancionar las 703 leyes generales que conformarán el Digesto Jurídico Provincial. El jueves se utilizaron dos horas para comenzar el debate que continuó ayer entre las 8 y a las 13, y que concluyó entre aplausos y felicitaciones a los miembros de la comisión especial encabezada por José Cúneo Vergés, los que se abocaron a determinar cuáles eran las normas vigentes en Tucumán.

Los legisladores consolidaron también 1.422 leyes no generales (tratan sobre aspectos que afectan a una o varias personas, pero no a toda la sociedad), al tiempo que fueron dadas de baja por derogación o por caducidad 5.909 normas, entre la primera etapa de limpieza cumplida en diciembre pasado y la finalizada ayer.

La tarea encarada consistió en unificar en un sola redacción de ley (casi siempre, en la primera norma sancionada sobre el tema) todas las modificaciones incluidas con posterioridad, sin realizar cambios en su espíritu ni en su contenido. Las correcciones más numerosas fueron gramaticales, lingüísticas y de estilo, y la actualización del nombre de instituciones públicas.

Las normas que fueron absorbidas por la ley original fueron declaradas caducas por haber cumplido su objetivo. La propia Ley 8.153, sancionada en diciembre de 2008 con la parte inicial del Digesto, fue derogada por haber quedado incluida en la nueva disposición.

"Hemos desarrollado una política institucional por encima de sus intereses particulares, y lo actuado permitirá que el Estado mejore en forma constante la calidad de su trabajo", remarcó Cúneo Vergés, quien agradeció la ayuda de todos los legisladores (oficialistas y opositores), asesores permanentes y contratados especialmente, y funcionarios de los tres poderes.

El oficialista se detuvo especialmente en destacar el impulso dado por Juan Manzur al Digesto; la continuidad de Sergio Mansilla en la misma línea cuando lo reemplazó al frente de la Cámara, y el apoyo del gobernador José Alperovich y de sus ministros. "Nos pidieron que excediésemos la tarea prevista para aprobar cambios a las leyes, lo que no se podía hacer", admitió.

También destacó el aporte de los medios de comunicación, que generaron conciencia en los ciudadanos sobre la importancia de esta iniciativa: "la gente no registraba esta tarea, pero ahora se dio cuenta de que le estamos acercando el conocimiento del derecho y de las obligaciones a su cargo de la manera más amigable y accesible posible".

Doble mandato

"Los legisladores tenemos un doble mandato del voto popular: volver al territorio para ayudarlos en sus necesidades como responsables de una gestión social e institucional, y también el de legislar con la mayor excelencia posible, atento a nuestras limitaciones humanas. Estamos cumpliendo con nuestras obligaciones", remarcó.

El titular de la comisión del Digesto consideró que la sobreabundancia, contaminación y dispersión legislativa es un proceso lógico, y que periódicamente se debe depurar el marco normativo. "No hay críticas ni cuestionamientos a quienes nos precedieron, sino que se debía producir una decantación lógica por el paso del tiempo", agregó.

El oficialista destacó la importancia de que continúe la tarea con equipos de trabajo especializados y con un manual de técnica legislativa para optimizar la labor, y abogó por la creación de una comisión de seguimiento de las leyes para saber cuáles con los errores cometidos y por qué algunas normas no cumplen con su cometido.

Comentá la nota