Las siete grandes incógnitas electorales con las que arranca 2019

Las siete grandes incógnitas electorales con las que arranca 2019

¿Se presenta Cristina? ¿Puede haber una interna de Macri con Lousteau? ¿Vidal adelanta la elección en Provincia? ¿Habrá PASO?

Podría decirse que este miércoles arrancó formalmente el año electoral y, con él, se reactivan las incógnitas que envuelven al oficialismo y la oposición. Desde las figuras que se presentarán a competir hasta las fechas de los comicios locales. Estas son las 7 que seleccionó Clarínpara analizar.

1) ¿Se presenta Cristina?NEWSLETTERS CLARÍNLo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutosDE LUNES A VIERNES POR LA MAÑANA.

Es una sola decisión que, por su peso, trastoca todo el escenario. Si uno se guiara por una parte de las encuestas, las que miden primera vuelta, no habría razón política para que la ex presidenta se corriera. Es la que mejor mide de la oposición, por lejísimos, y en la mayoría de los sondeos pelea mano a mano con Macri. El resto de los anotados en el mundo K (Felipe Solá, Daniel Scioli, Agustín Rossi) no despegan.

La postulación de Cristina es impulsada no sólo por su núcleo más cercano (con La Cámpora como eje), sino también por los intendentes bonaerenses del PJ, que ven en su figura un plus para retener sus municipios; y también por ex kirchneristas (Solá, Victoria Donda, Alberto Fernández) para los que Cristina puede ser la garantía de supervivencia o reaparición.

Mirá tambiénEncuesta: para el círculo rojo, Cristina Kirchner tiene sólo un 4% de chances de ganar

Como adelantó Clarín semanas atrás, la ex presidenta se mandó a medir provincia por provincia para analizar su postulación y también les dio señales a los jefes comunales que la visitaron recientemente. Fiel a los antecedentes K, la confirmación de la candidatura recién llegaría sobre los plazos electorales. Las alianzas, que darían una pista (aunque no definitiva), cierran en la primera quincena de junio.

2) ¿Macri va por la reelección pase lo que pase con la economía?

La crisis económica, que tuvo sus días de mayor incertidumbre entre fines de agosto y principios de septiembre, inoculó un revulsivo en Cambiemos. Sobre todo ciertos intendentes oficialistasempezaron a preguntarse sobre la conveniencia de apostar a un nuevo mandato de Macri cuando las encuestas de opinión pública lo mostraban como un lastre en sus distritos.

Fue entonces cuando surgió la idea de la variante Vidal. La gobernadora midió (y aún mide) mejor que Macri en ciertos sondeos nacionales; pero de arranque nomás, el jefe de Gabinete Marcos Peña y el propio Presidente, con declaraciones a los medios, salieron a reconfirmar la idea de la reelección. Vidal también hizo lo suyo y se autoexcluyó en público.

En paralelo, el leve repunte de fin de año del Gobierno en los sondeos parecieron desactivar la variante. Algunos dirigentes de Cambiemos piden dejar una hendija a la vista: si en abril la situación económica no repunta y las encuestas auguran camino de derrota contra Cristina, creen que es momento de rediscutir "todo".

3) ¿Puede haber una interna con Lousteau por la presidencia?

Clarín publica este miércoles un interesante reportaje al ex ministro de Economía, afiliado radical, en el que no cierra la posibilidad de presentarse para la presidencia. Es una posibilidad que alientan algunos sectores del oficialismo no macristas (básicamente de la UCR). Creen que, más allá de una posible derrota interna, le daría un volumen especial a la primaria de Cambiemos y los posicionaría mejor para la primera vuelta.

Lousteau es reacio a hablar incluso en privado de una eventual postulación y cada uno puede ver señales hacia donde guste: por un lado, el diputado de Evolución repite que le encantaría ser jefe de Gobierno porteño; por el otro, presentará un libro con su mirada sobre el país y plantea que la alianza oficialista debe ampliarse a dirigentes como Miguel Lifschitz (gobernador socialista de Santa Fe) y Margarita Stolbizer (líder del GEN).

4) ¿Habrá pelea en el PJ Federal o puede surgir un Lavagna?

En la torta de tercios desparejos en la que se divide el electorado argentino, según coinciden políticos y analistas, una de las partes busca capitalizarla el espacio Alternativa Argentina. No es otro cosa que el peronismo ex kirchnerista, con eje en los gobernadores, que no comulga con volver a obedecer a la ex presidenta.

Nació con más caciques que indios y un cuarteto con tres anotados para la presidencia: Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey y Miguel Pichetto. El restante, el cordobés Juan Schiaretti, prefiere (¿por ahora?) ir a lo casi seguro y buscar se reelección como gobernador. 

De arranque nomás, se habló de dirimir las candidaturas en las PASO. Hacia allí caminan sobre todo Massa y Urtubey, aunque otros creen que las internas dejan heridos que después se pierden en votos. Y entonces se agitan dos modelos de "unidad": uno, resignarse a Cristina; otro, buscar una figura de consenso como Roberto Lavagna.

La marcha de las encuestas, que hasta el momento muestran a las figuras de este espacio relegadas, con entre 5 y 12 puntos de intención de voto, seguramente marcará el ritmo de la alianza. Incluso su posible desgajamiento.

5) ¿Vidal adelanta la elección bonaerense?

El tsunami interno que provocó en el oficialismo la situación económica obligó a rediscutir decisiones que parecían obvias y cerradas. Una de las más polémicas es la idea de desdoblar la elección bonaerense. La  chance, surgida del riñón del vidalismo, se explica de modo simple: en un comicio separado, la gobernadora parece imbatible contra cualquiera de los candidatos del peronismo. En cambio un comicio unificado con el nacional, eleventual arrastre de Cristina en primera vuelta, cuando se define el próximo gobernador, reaviva el miedo a una derrota.

En los sondeos en provincia de Buenos Aires, la ex presidenta mide mejor que Macri. Imposible saber hoy cómo se comportaría el electorado si viera toda la sábana junta: ¿pueden ganar Cristina y ganar Vidal, en un resultado cruzado? ¿Macri la tira para abajo o la gobernadora lo catapulta de modo inverso?

Como contó Clarín, este jueves arranca en Mar del Plata la discusión en la comisión bicameral bonaerense que debatirá temas electorales. En la Gobernación aclaran, de todos modos, que esos diputados y senadores se concentrarán en la propuesta del massismo para darles libertad a los intendentes de fijar fecha de sus comicios municipales. "Lo otro (por el desdoblamiento general) se definirá en febrero. Por ahora no le veo muchas chances", dijo a este diario un funcionario de Vidal.

6) ¿Larreta retrasa la elección porteña?

Increíbles las vueltas de la política. Cuando era jefe de Gabinete en la Ciudad y soñaba con ser jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta soñaba con una elección porteña unificada con la nacional, para traccionarse con los votos de Macri-candidato presidencial. Ahora los roles se invirtieron: Larreta tiene mejor imagen que el Presidente en el distrito y es a Macri al que le conviene apostar a ese arrastre.

Para contar con la herramienta, el macrismo ya logró quitar la traba que obligaba a la Ciudad a convocar su comicio por separado. Cerca de Larreta se niegan a confirmar si habrá elecciones unificadas. "Lo importante es tener la posibilidad", se limitan a contestar. Por el momento, a partir de la debilidad actual de Macri, parece tener mayores chances la unificación que mantener las urnas separadas. 

7) ¿Pueden suspender las PASO?

La idea de quitar las primarias del calendario electoral fue otro de los manotazos de campaña que imaginaron los intendentes oficialistas de Provincia. La lógica sería quitarla esa chance de ordenamiento a la oposición y que los candidatos deban jugarse a todo o nada en la elección general. En Cambiemos entendían que la fortaleza de Vidal en el distrito les daría mayores chances. 

En medio del debate económico, los dirigentes que impulsaban esta jugada, con el intendente Jorge Macri a la cabeza, ofrecían una razón de ajuste: se ahorrarían unos 5.000 millones de pesos. La idea nunca terminó de prender, aunque sus impulsores aseguran que el Presidente les dio vía libre para mantenerla con respirador por si el escenario político se complica. 

La excusa del ahorro para eliminar las PASO, de todos modos, se contradice con la idea de adelantar la elección en Provincia, lo que requeriría fondos extra. Y difícilmente pasaría un filtro político: más allá de que según algunos dirigentes bastaría con un decreto para suspenderlas, ni siquiera dentro del oficialismo hay unidad sobre el tema. Así, hoy, parece una chance remota.

Coment� la nota