Siete dirigentes gobernaron por más de ocho años

El gobernador, José Alperovich, espera que un fallo judicial le confirme si podrá aspirar en 2011 a conducir el Ejecutivo por otro período. En 1983 no se permitía la reelección en ninguna provincia, pero hoy son sólo tres las que no la admiten. Políticas a largo plazo versus alternancia y recambio generacional.
Cuando en 1983 retornó la democracia, ninguna provincia del país permitía la reelección de sus gobernantes. Casi 26 años después, son apenas tres los distritos que no las admiten. La pandemia continuista aún no infectó a Corrientes, a Entre Ríos y a Mendoza, pero atacó con virulencia en San Luis, en Formosa, en La Rioja, en Santa Cruz y en Catamarca, donde los dirigentes pueden ser reelectos indefinidamente.

Tucumán no está al frente del brote epidémico, pero desde 2006 forma parte del pelotón de provincias que permiten a los gobernantes permanecer durante ocho años en el poder. Incluso, por una cláusula transitoria de la Constitución (el artículo 159) se establece que, por única vez, el mandato en curso al momento de sancionarse la nueva Carta Magna (2003-2007) no sería contemplado como tal. Es decir, el actual gobernador y vicegobernador, los legisladores, los intendentes y los concejales que ya fueron reelectos en 2007 podrían aspirar a otro período en 2011.

Esa disposición fue objetada ante la Justicia, que aún no se expidió. Sin embargo, públicamente el gobernador, José Alperovich, consideró que la letra de la Carta Magna es clara y que los jueces deberían dejar en sus manos la decisión de presentarse, o no, por un tercer mandato consecutivo en las elecciones de 2011.

Si bien son muchos los casos de gobernadores que fueron reelectos, no sobran los casos en los que los mandatarios ostentaron durante 12 años el poder en una provincia. San Luis es una de ellas. El peronista Adolfo Rodríguez Saá asumió en 1983 y en 1987 optó por la alternativa de máxima al reformar la Constitución: los constituyentes le aprobaron la reelección por tiempo indefinido. De esa forma, fue reelecto en 1987, en 1991, en 1995 y en 1999. En 2001 renunció a la primera magistratura de su provincia, pero para asumir como Presidente. Estuvo en la Casa Rosada durante una semana. Hoy es senador nacional y gobierna San Luis su hermano, Alberto.

Rodríguez Saá, a quien LA GACETA intentó entrevistar pero su vocera lo excusó, se jacta de haber posicionado a San Luis, de la gran cantidad de obras públicas concretadas y de la estabilidad económica de ese distrito. Sin embargo, se le cuestiona su relación con el Poder Judicial y la baja calidad institucional durante su gestión.

Néstor Kirchner también sabe de reelecciones. En Santa Cruz debió retocar las reglas de juego en dos ocasiones. Primero reformó la Constitución para poder ser reelegido en 1995 y, ya en 1998, convocó a un referéndum popular que le abrió las puertas a la re-reelección, en 1999. En 2003 llegó a la Presidencia de la Nación, pero los opositores santacruceños reniegan del manejo personalista y caudillista durante su administración. Casualidad o no, tres de las cinco provincias con reelección indefinida (La Rioja, San Luis y Santa Cruz) tienen ex gobernadores que acumularon poder hasta llegar a la Presidencia (Carlos Menem, Rodríguez Saá y Kirchner ).

En caso de confirmar su intención de presentarse para dirigir la provincia durante 12 años, Alperovich se sumará a la grilla de siete dirigentes provinciales que integran, además del puntano y del patagónico, Gildo Insfrán (Formosa) Eduardo Angeloz (Córdoba), Juan Carlos Romero (Salta), Angel Mazza (La Rioja) y Rubén Marín (La Pampa). Todos parecen haberle tomado gustito al poder.

Comentá la nota