«Siento que nos impondremos claramente en la Séptima».

El intendente de 25 de Mayo y cabeza de lista de senadores provinciales por el Acuerdo Cívico y Social (Coalición Cívica-UCR) para el 28-6, afirmó sentir que "nuestro espacio se impondrá claramente en la Séptima Sección Electoral", sobre la base del contundente apoyo al sector agropecuario desde el comienzo mismo del conflicto con el gobierno nacional. Mariano Grau destacó que el Acuerdo posee "una lista absolutamente mostrable", y que llevará experiencia de gestión al Parlamento.
"El gobierno adelanta el turno electoral porque no puede sostener el debate. Y me parece que a los que militamos en un partido político, lo que más nos interesa son la discusión y el debate. Desde la discusión y desde el debate se pueden aportar o conseguir las mejores ideas, porque creo que nadie está exento de equivocarse", expresó Mariano Grau en un segmento de la conferencia de prensa del martes a la noche, previa a la presentación pública de la lista de candidatos del moranismo, en el CEDEB.

¿Cuál es la propuesta para la provincia de Buenos Aires? ¿Qué necesita la provincia?

-Muchísimas cosas, pero entre otras, llevar adelante lo que dice nuestra Constitución Nacional y la Provincial, que no se practica. Lo que necesitamos es llevar el federalismo al interior de la provincia, que los municipios puedan ser los que administren sus propios recursos, que no tengamos que andar mendigando por las puertas de los despachos oficiales para ver a qué funcionario le caemos más simpáticos, para ver qué le traemos a nuestra gente. La gente arma su propio mapa electoral, y no la podemos castigar por eso. Creo que en los municipios cada vez nos dan más incumbencia en algunas cuestiones, pero no los recursos necesarios para llevarlas adelante con efectividad.

Y tenemos que llevar la humilde experiencia que hemos rccogido durante estos años de gobierno, que en mi caso son diez, y en el caso de otros candidatos que me acompañan, son más. Creo que imbuiremos al Parlamento bonaerense con legisladores con gran experiencia en el tratamiento de cuestiones municipales. Obviamente, intentando también que la Provincia de Buenos Aires no sea un convidado de piedra. En este prolongado conflicto con el campo, que nos ha traído tantos problemas y unas complicaciones tremendas, el gobierno de la provincia de Buenos Aires no estuvo a la altura de las circunstancias, y nuestro gobernador no jugó el rol que la ciudadanía le demandaba. Entonces hoy tenemos un gobernador y todo su staff de funcionarios que no pueden salir más allá del segundo cordón bonaerense, porque si vienen al interior lo hacen con una custodia sobredimensionada. El otro día, cuando nos hicieron firmar los fondos coparticipables de la soja, Olavarría parecía una ciudad sitiada, me daba vergüenza. (…) Si un gobernante, en cualquier nivel, no puede andar con libertad en las calles de su propio pueblo, flaco favor le estamos haciendo a la democracia y al sistema.

¿Cuál es el caballito de batalla que ustedes presentan?

-En primer lugar, que la gente en casi todos los pueblos nos conoce. Tenemos una lista absolutamente mos-trable. (…) No necesitamos esperar a ver de qué lado viene el viento para saber qué actitud tomar: desde el primer día estuvimos al lado de los productores agrope-cuarios, desde el primer día dijimos que era una barbaridad lo que estaban haciendo con un sector que demostró ser el más dinámico de la economía argentina y que demostró ser solidario cuando se instauró el primer tramo de las retenciones a las exportaciones, que nosotros mismos justificamos porque el país estaba viviendo en un clima de tensión social muy serio.

La otra gran cuestión, que a lo mejor vivimos menos en el interior de la provincia, pero no por eso tenemos que hacernos los distraídos, es la seguridad. Creo que debemos mantener nuestro estándar de vida, esto que caracteriza a nuestros pueblos. Y la que no es menor, y posiblemente sea la madre de todo, es la educación.

Usted dice que están preparados para ser gobierno. ¿Qué pasó en la UCR, que cada vez que fue gobierno fracasó?

-Hace veintidós años que no gobernamos la provincia, y el gobierno de Armendáriz fe excelente. El gobierno de Alfonsín, bueno, lo reivindicó la gente, hace un mes y medio, cuando despidió sus restos.

Reivindicó su figura, no su gobierno.

-Al reivindicar una figura, en parte se reivindica un gobierno. Creo que el gobierno de De la Rúa tomó muchas medidas desacer-tadas. La primera fue no cambiar la política de los noventa, que yo pensé que había que haberlas modificado desde el primer día. No sé por qué De la Rúa no tomó esas medidas para modificar la política de los noventa, ni sé quiénes alrededor de él le aconsejaron que Cavallo volviera al Ministerio de Economía. Fue un error imperdonable, pero que se pagó muy caro: no sólo el gobierno, que se tuvo que ir en helicóptero, sino también los radicales, que todavía estamos haciendo el duelo y todavía se nos culpa. Sin embargo, nuestros socios del Frepa-so, hoy casi todos están ocupando lugares de gobierno con el kirchnerismo.

No tenemos problemas en hacernos cargo de la historia. Lo que debemos hacer es corregir estas cuestiones, para no volver a repetirlas. Ahora, que se hagan cargo de la historia aquellos que estuvieron acompañando todos estos procesos y estos modelos, y ahora se ponen en la vereda de enfrente y dicen que no tuvieron nada que ver. Y la verdad, que el matrimonio presidencial adhirió claramente a las políticas menemis-tas de los noventa, y siguen aplicando las mismas políticas, con diferencias de matices. (…) Siguen profundizando las mismas políticas de los noventa, y hoy la riqueza está cada vez concentrada en menos manos, y hay cada vez más cantidad de pobres.

¿Qué tan optimistas son para estas elecciones?

-Muy optimistas. En la Sección somos gobierno en Saladillo, en Bolívar, Azul, 25 de Mayo, y hemos hecho muy buenas elecciones en Roque Pérez, General Alvear y una muy buena elección 2007 en Olavarría. Yo percibo que el oficia-lismo ha tenido una enorme pérdida de caudal electoral, a partir sobre todo de las medidas que emanaban de la resolución 125. Cuando uno iba a la ruta a acompañar a productores, comerciantes y transportistas, muchos reconocían haber votado a este gobierno, pero hoy los veo en las antípodas. Nosotros estamos manteniendo nuestro caudal propio y creciendo por la claridad de nuestra postura en ese instante. Tengo la sensación de que nuestro espacio se impondrá claramente en la Séptima Sección Electoral.

¿Cree que el gobierno nacional llegará al final de su mandato?

-Nosotros vamos a hacer todo lo posible para que eso ocurra. Hay una frase de Balbín: ´hay que llegar a la renovación de las instituciones, aunque sea con muletas´, dijo en aquél momento, durante el gobierno de Isabel Martínez de Perón. Nosotros garantizaremos la gobernabilidad, no tenemos ánimo destituyente. (…) El que siembra caos, dice ´soy yo o es el abismo, la nada´, más que encarnar un proyecto democrático, encarna uno absolutamente ser autoritario, una monarquía encubierta.

Comentá la nota