"Me siento defraudado por Fredy, él me usó para hacer sus cosas"

Alejandro Sinmer dialogó en su pueblo natal con EL LIBERAL. Se refirió a los años de la infancia con sus dos primos, Julio (Fredy) y Gustavo; y del rechazo que por ese entonces le prodigaba el ex intendente. Contó detalladamente cómo fue que Alegre lo engañó para que firmara la adquisición de tres departamentos y una cochera en Córdoba. "Vivo una pesadilla", dijo.
Alejandro William Sinmer todavía

está impactado por la noticia de que su firma fue utilizada por su primo, el ex intendente capitalino, Julio Alegre, en una operación para adquirir tres departamentos y una cochera, en un edificio ubicado en una cotizada zona de la ciudad de Córdoba.

En la tranquila tarde de ayer en la ciudad de Cruz del Eje, el comisario retirado de la Policía cordobesa recibió a EL LIBERAL. Nunca pensó estar involuntariamente en medio de la causa que investiga la Justicia santiagueña por la presunta millonaria defraudación contra la Municipalidad de la Capital, en la que Alegre aparece como el principal sospechoso.

Sinmer contó que seguía los detalles de la causa por internet porque se enteró de que su primo estaba detenido y su preocupación creció cuando se anotició de que se habían realizado allanamientos en Córdoba, donde secuestraron documentación en la que constaba la adquisición de propiedades.

El comisario retirado insistió en que está dispuesto a declarar y contar todo al magistrado que impulsa la investigación para aclarar las circunstancias por las cuales está mencionado en el expediente.

Por ello, adelantó a EL LIBERAL cómo fue su último encuentro con Alegre, a quien llama Fredy, un sobrenombre que le quedó desde la infancia y que todavía lo utiliza en el ámbito familiar y entre amigos.

"El 12 de febrero de este año me llama Fredy a mi teléfono fijo como a las 7 de la tarde. Me pidió que le hiciera un favor y que viajara a Córdoba; yo le dije que al otro tenía que estar con mi madre porque debía llevarla a un médico para que continuara con su tratamiento contra el cáncer. El 13 de febrero a las 11 de la mañana, mientras estaba con mi mamá en la clínica, me llamó para decirme que me pasaría a buscar para firmar. Llegó en un taxi y viajamos 10 cuadras hasta la escribanía. Y en ese momento es cuando me dice que la firma era para la compra en comisión de tres departamentos y una cochera, de una sociedad anónima de unos amigos uruguayos", expresó.

A pesar de que no tenía su DNI, a Sinmer le aceptaron la firma. "Vos no sos responsable de nada", dijo que le expresó el ex intendente y le mostró las actas de la constitución de la sociedad anónima.

"Confío en vos", le remarcó Sinmer a Alegre, quien le había pedido el favor porque en ese momento era funcionario de la municipalidad y no podía concretar la compra. Tras registrar la firma, caminaron juntos varias cuadras hasta que se despidieron. Sinmer volvió a la clínica y después compartieron un almuerzo con Alegre.

"Lamento haber sido tan zonzo e ingenuo de caer en esta situación, pero estoy tranquilo porque he refrendado por pedido de mi primo Fredy, quien utilizó mi firma para la compra de tres departamentos y una cochera", reiteró.

Más adelante, expresó: "Yo sé que él la va a pagar y la investigación me va a dar la razón. Siento una defraudación personal con Fredy porque me ha engañado".

Reiteró que quiere presentarse ante el juez cuanto antes para decir su verdad. "Dependerá del magistrado mi participación en este hecho, si soy responsable de un mero trámite o si realmente el juez cree que he facilitado mi firma para que Fredy cometiera un hecho delictivo. Yo voy con la verdad y ojalá me crea porque no tengo nada que ocultar", expresó.

Los efectos de lo que Sinmer llama una "ingenuidad" también generaron problemas en el seno matrimonial y a lo que se suman los inconvenientes de tener a su madre bajo un tratamiento médico intenso.

Durante el encuentro con EL LIBERAL, se mostró tranquilo porque "está convencido" de que no participó de ningún hecho ilícito. También insistió en que responderá a las preguntas y requerimientos del juez, Juan Coria Vignolo, quien para él está impulsando una investigación seria.

Comentá la nota