“Me siento más cómoda hablando que peleando”

La concejal del ARI riograndense Marisa Montero destacó la necesidad de mejorar el diálogo con el municipio de Río Grande. "Yo, por mi personalidad, me siento mucho más cómoda hablando que peleando", dijo la arista, remarcando que "en realidad, esto de que somos oficialismo en la provincia y oposición en el municipio por ahí hace pensar que tenemos que amarnos u odiarnos, y el punto pasa por otro lado", argumentó la edil.

"Me siento más cómoda hablando que peleando". Así definió en diálogo con medios locales la concejal Marisa Montero a lo que pude llegar a ser el inicio de una mejor relación entre el bloque oficialista provincial en el Concejo Deliberante con el Ejecutivo municipal riograndense, declaración que se da en sintonía con lo expuesto por el secretario de Gobierno, Pablo Blanco quien habló de la necesidad de "dar una vuelta de hoja" en la relación institucional y política.

"Yo por mi personalidad me siento mucho más cómoda hablando que peleando", dijo la concejal arista, remarcando que "en realidad esto de que somos oficialismo en la provincia y oposición en el municipio por ahí hace pensar que tenemos que amarnos u odiarnos, y el punto pasa por otro lado, por el reconocimiento y la autocrítica que hagamos de algunas acciones del Gobierno provincial, y por reconocer algunos logros del Gobierno municipal, sin que esto signifique que a partir de ahora vamos a estar aplaudiendo todo", observó.

En línea con este pensamiento consideró que "de la única forma que podemos trabajar para la gente es pudiendo acordar algunas cosas y trabajando en conjunto", destacando que en el caso del presupuesto municipal y la aprobación unánime del mismo, se dio porque, "era un Presupuesto moderado y bastante bien explicado, así que nos pareció correcto votarlo", concluyó Marisa Montero.

Comentá la nota