Ya se siente la crisis en el mercado de trabajo.

Despidos: la crisis internacional y la sequía ha comenzado a dejar gente desocupada en la provincia. Por el momento no hay presentaciones formales de empresas en la Subsecretaría de Trabajo pero “a finales de enero empezamos a tener consultas por preavisos de despidos”, reveló el subsecretario Pedehontáa.
“Hay una demanda importante de gente buscando trabajo que hacía unos años había desaparecido”, reconoció el subsecretario de Trabajo, Marcelo Pedehontáa. La crisis comienza a sentirse en la provincia y aunque las cifras que miden el desempleo por ahora no lo registran todo indica que hay más gente desocupada.

Por el momento no hay empresas que hayan pedido un Procedimientos Preventivos de Crisis (PPC). Se trata de empresas que comunican a Trabajo despidos numerosos. Pedehontáa dijo que “no hemos tenido una presentación formal de empresas que tengan problemas con el personal”. Aunque admitió que “a finales de enero empezamos a tener consultas por preavisos de despidos. Son consultas individuales”.

En el tercer trimestre de 2008 la desocupación en Santa Rosa era del 4,1% y la subocupación ascendía al 9,1%, según la medición que realiza la dirección de Estadísticas y Censos de la provincia.

El subsecretario reveló que en la actualidad “hay una demanda importante de gente buscando trabajo que hacía unos años había desaparecido”. Dijo que cuando asumió en el cargo, en el año 2003, “era masiva la presencia de gente buscando trabajo pero después esto desapareció”.

“Ahora ya se empieza a detectar gente buscando trabajo y se debe a la baja en el nivel en la construcción. Aparece el de joven de 25, 30 años preguntando por trabajo”, explicó.

A pesar de esto, Pedehontáa comentó que hay un indicador que llama la atención. “En los clasificados de los diarios se busca mano de obra. Hay avisos pidiendo gente”, dijo.

Pedehontáa dijo que hay indicadores que muestran una suba en la desocupación. “Hay intendentes que llaman porque el peón de campo, el alambrador, el cosechador están sin trabajo como consecuencia de la sequía”, comentó.

Agregó que “las empresas contratistas rurales que todos tienen seis o siete empleados y que estaban en el campo se han vuelto al pueblo y ahora están con asistencia social”.

Contención

El funcionario explicó que en algunos rubros el impacto de la crisis está siendo contenido por la ayuda del Gobierno. “Tenemos un gran sector de la industria cárnica y otras industrias que los tenemos subsidiados con el Repro (Recuperación Productiva)”, aseguró. El programa consiste en que el Estado aporta dinero para cubrir una porción de los sueldos de los empleados y las empresas se comprometen a no despedir a nadie que se encuentre bajo relación de dependencia.

El subsecretario dijo que “hay una situación de incertidumbre y falta de expectativa del empresario. No se sabe bien lo que puede pasar, si esto va a desembocar en una crisis general o se estancará en una meseta para luego recuperarse”.

“Es una situación cuello de botella. Espero que no explote. Recién en marzo vamos a tener una noción del impacto que tendrá la crisis en la provincia”, concluyó.

Comentá la nota