"La 10 siempre fue para los de buen pie"

"La 10 siempre fue para los de buen pie"
INDEPENDIENTE - NEWELL´S: Arranca otra ilusión para Independiente y Ricardo Bochini, el histórico dueño de la 10, le pasó el mando a Patricio Rodríguez, el nuevo heredero, con Olé como testigo. "Hay que jugar más allá del número", responde Patito. Una charla imperdible en la que ambos apuestan por que el Rojo dejará atrás una temporada negra.
Sucedió el jueves 13, en la presentación del nuevo sponsor de Independiente. Le habían avisado que tenían que darle algo, "pero no sabía qué". Y cuando Julio Comparada, camiseta en mano, anunció que quería que la mítica 10 la usara "un chico de las Inferiores, como alguna vez fue con Bochini, Agüero o Garnero, y es para Pato Rodríguez", un escalofrío le recorrió el cuerpo. "Subí al escenario y me encontré con el regalito, je. Estoy muy agradecido. Se me está cumpliendo un sueño, sin duda. Empecé en el Rojo a los 10 años, en el 2000, y no hay nada más lindo para un chico del club llegar a esta instancia, tener una camiseta así, que la presenten adelante de tanta gente. Ojalá como fue el Bocha en su momento, o el Kun, o como fue Rolfi últimamente, se me puedan dar a mí las cosas bien", le confesó a Olé el heredero de Montenegro. Al menos, de su número. Y a horas de su estreno, ante Newell's y en el comienzo de una nueva ilusión, Pato tuvo la oportunidad de que Bochini, el 10 más lustre le sacó a la 10 roja, lo aconsejara. Un traspaso de mando. Una charla de Rey a Principito.

-Bocha: Te felicito, Pato. De corazón. Pensar que siempre hablábamos con (Néstor) Rambert y los otros técnicos de Inferiores de que tenías condiciones para jugar en Primera. ¡Y mirate ahora!

-Pato: Je, je... Sí, me acuerdo. Te agradezco. Me decías que si me lo proponía iba a llegar lejos. Ojalá tenga la chance de jugar.

-B: Entonces no jugabas tanto porque los chicos de tu misma edad eran más grandes en lo físico. Y hoy se te ve bien, en serio.

-P: Sí, me faltaban kilos de masa muscular, por suerte los pude aumentar. Cuando debuté en el verano 2008, me bautizaron Patito porque era chiquitito, de físico y de edad (17 años), parece que eso va quedando atrás, je. Hoy, en el plantel, para todos soy Pato.

-B: Ojalá que tengas continuidad para demostrar lo que podés dar. Porque jugando pocos minutos, como hasta ahora, se te va a hacer difícil.

-P: Soy consciente de que todavía no di lo mejor de mí. Aunque tal vez no tuve la suerte de que a algunos técnicos les gustara mi forma de jugar. Hay que ver qué decide el Tolo ahora, ver mi rendimiento. Que me hayan dado este número no me asegura nada.

-B: No, claro. Pero está bien que te lo hayan dado a vos. La 10 siempre fue para los de buen pie. Para los armadores del juego.

-P: Para mí y mi familia es un orgullo muy grande. No sabés cómo estaba mi abuela... Acevedo me carga: "Ojo, que viene el 10". Un personaje, je. El 10 es un símbolo en la historia del club y trataré de asumirlo como pueda. Pero en Independiente hay que jugar bien más allá del número. Es un plus. Hasta ayer era el 23, hoy es el 10.

-B: A mí me gusta que la 10 la lleve alguien de las Inferiores. Agüero se la puso y lo vendieron enseguida. Matute Morales pasó a la Sampdoria. Garnero tuvo su momento y fue campeón. Montenegro e Insúa también dejaron un sello. La 10 no se la podés poner a un jugador corredor o de marca. Es para uno que crea fútbol y que le haga hacer goles a los delanteros y a los volantes que llegan de atrás. Que tenga toque y gambeta para adelante, productiva.

-P: Tal cual. Gallego me pide justamente eso.

-B: Y... El Tolo sabe, je.

-P: Sí, él te pone y tenés que rendir... Por suerte, no estoy solo. Me rodeó de jugadores de buen pie, a los que les gusta tocar: Núñez, Busse, Gandín me encanta, se sumó Nicolás Martínez, ahora Piatti...

-B: Es que solo no podrías, porque no te podés gambetear a todos. Siempre es bueno tener uno o dos al lado para tocar corto e ir llegando. Si Gallego se anima a eso, como en el 2002, harán un buen campeonato, no tengo dudas.

-P: Es lo que queremos todos, Bocha. En lo personal, ojalá sea mi año, aspiro a eso. Pero más pienso en lo grupal, en revertir lo del Clausura jugando en equipo. Si uno solo de nosotros no juega bien, nos nos va alcanzar. Todos tenemos que ser conductores.

Comentá la nota