"Siempre hay intolerantes", le dijo Cristina a la flamante embajadora de EE. UU.

La Presidenta se refirió así al escrache de Mendoza que le impidió dar una charla.
"Siempre hay intolerantes en todas partes", le dijo ayer en un susurro Cristina Kirchner a Vilma Socorro Martínez, cuando la embajadora de los Estados Unidos, tercera en turno de un grupo de cinco nuevos diplomáticos acreditados en el país, le presentaba sus cartas credenciales. Fue en el Salón de los Científicos de la Casa Rosada. Y con sus palabras, la Presidenta buscó sentar posición y descalificar el desaire que sufrió Martínez la semana pasada cuando se aprestaba a dar una conferencia en la Universidad de Cuyo, de Mendoza, y un grupo de estudiantes la escrachó con reclamos al gobierno de Barack Obama por los conflictos en Kraft, Honduras, Irak y Afganistán.

En un muy breve encuentro con la prensa, que derivó en un desopilante duelo verbal de la Presidenta con un cronista televisivo (Ver "Bromas...), Cristina contó que se llevó la "mejor de las impresiones" de Martínez. Y también que la había invitado al "sur, a la Patagonia", sin mencionar el Calafate, cuartel central de los Kirchner. Cristina destacó la decisión de Obama de enviar a la que será la primera mujer en conducir la embajada de EE. UU. ante la Argentina en momentos en que gobierna aquí también una mujer. Y subrayó que le gustaba que fuera una "mujer muy comprometida con los derechos civiles". La Presidenta dijo que Martínez se había manifestado "contenta" de haber conocido Mendoza a donde quería "volver" y que contó que sus hijos vendrán para las fiestas.

Poco después de que Martínez y los otros diplomáticos asistieran a un vino de honor ofrecido por el canciller Jorge Taiana, la embajada de EE. UU. emitió un comunicado que apenas transcribió una frase de Martínez: "Ha sido un honor presentar mis cartas credenciales a la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien me recibió con suma calidez y amabilidad. Espero seguir trabajando en forma conjunta para fortalecer nuestra excelente relación bilateral".

Ambas abogadas, Cristina y Martínez se conocieron recién ayer. Pero conversaron pocos minutos, al igual que lo hicieron antes los embajadores de México (Francisco del Río López) y Pakistán (Naela Chohan); y después de Martínez, el de Sudáfrica (Anthony James Leon); y el de Panamá (Mario Antonio Boyd Galindo).

La diplomática llegó al país a mediados de septiembre. Cuando se aprestaba a asistir a una reunión con el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, ésta quedó en suspenso. Fue después de sus declaraciones pidiendo una "solución duradera" y el "respeto de las leyes" ante el conflicto laboral en la empresa estadounidense Kraft. Con un perfil discreto, tendrá una presencia incomparable con la sobreexposición de su antecesor, Earl Anthony Wayne. Pero si algo queda claro es que está hiper especializada en el campo jurídico y legal, en las relaciones gobierno, empresas y trabajadores. Y la Embajada siempre recuerda que en la Argentina están instaladas 500 empresas de EE. UU. que dan trabajo a unos 155.000 argentinos.

Comentá la nota