Siemens dice que ahora sólo apoya los "negocios limpios"

Afirma que luego de una depuración, dejó atrás un "capítulo negro de su historia".
El presidente de la multinacional Siemens, Peter Löscher, aseguró ayer que la compañía es "completamente diferente" tras la depuración interna que concluyó el lunes con la admisión, en los Estados Unidos, de que en el pasado pagó coimas para quedarse con contratos públicos en tres países, entre ellos la Argentina.

"Siemens ha dejado atrás un negro capítulo de su historia. Ahora sólo apoya los negocios limpios, siempre y en todos los sitios", afirmó Löscher en un encuentro mantenido con periodistas extranjeros en la ciudad de Berlín.

Y agregó: "La cúpula directiva de Siemens infringió la ley. Ya hemos condenado duramente esas prácticas, las hemos perseguido y cambiado radicalmente. Ha sido una amarga lección".

El máximo responsable del gigante tecnológico alemán evitó, sin embargo, referirse al capítulo argentino del escándalo, las multimillonarias coimas pagadas para la obtención del contrato para la confección de los documentos de identidad durante el menemismo.

Löscher también declinó comentar si hubo pagos al kirchnerismo y evitó dar detalles sobre el futuro de la demanda que la empresa planteó contra la Argentina ante un tribunal del CIADI, organismo arbitral sobre inversiones que depende del Banco Mundial.

El miércoles, el presidente de Siemens Argentina, Enrique Genzone, habia notificado al ministro de Planificación, Julio De Vido, sobre el arreglo alcanzado con las autoridades estadounidenses y le aclaró que se refería sólo a negocios de la época menemista y no a los "proyectos desarrollados por la compañía desde 2003 en adelante". El kirchnerismo gobierna desde 2003.

Según el acuerdo de "admisión de culpabilidad" firmado con las autoridades norteamericanas, Siemens asumió que en la Argentina se pagaron coimas por 105 millones de dólares entre 1997 y 2007. Estos datos surgen del acuerdo con el Departamento de Justicia y la Comisión de Valores estadounidenses.

Los documentos mencionan como receptores de las coimas --no por sus nombres sino por sus cargos-- al ex presidente Carlos Menem, al ex ministro del Interior Carlos Corach y al ex director de Migraciones Hugo Franco. Menem negó enfáticamente las acusaciones, mientras que Corach y Franco hicieron lo mismo a través de su abogado.

Estados Unidos enjuició a Siemens por la violación de normas anticorrupción para las empresas que cotizan en Bolsa. El acuerdo alcanzado en Washington, como así también ante la propia Justicia alemana, implica el pago de una multa total de casi mil millones de euros. Medio millón de dólares debieron ser aportados por Siemens Argentina.

El acuerdo de "admisión de culpabilidad" se basa en una auditoría interna realizada por la propia compañía a través de una consultora. Este informe es el que la Justicia argentina pretende obtener para incorporarlo como prueba a la investigación judicial abierta en el país.

El contrato de los DNI fue firmado en 1998 pero anulado tres años después por el Gobierno de Fernando de la Rúa. Pese a ello, en la acusación de la Comisión de Valores estadounidense se afirma que se pagaron 6 millones de dólares a funcionarios de la administración de la Alianza.

Comentá la nota