La siembra de trigo 2009-2010 está por pasar de largo: sería la menor en la historia

Se implantarían de 15 a 17.000 hectáreas. Las expectativas están puestas para la última semana de este mes y julio para la siembra de los ciclos cortos. El difícil escenario climático previsto para los próximos meses, las proyecciones de rindes y las políticas agropecuarias atentan contra el cultivo.
Las siembras de trigo en la zona núcleo se detuvieron a poco de empezar. Según datos de la Bolsa de Comercio de Rosario la superficie sembrada es prácticamente insignificante y la sequía está instalada. En cuanto a lo económico, no existe un panorama coyuntural claro a corto y mediano plazo, y con las actuales proyecciones de rindes no se cubrirían los costos.

Las condiciones hídricas que se observan van desde regulares a sequía. La semana se caracterizó por la ausencia de precipitaciones significativas y por temperaturas mínimas bajas, con la consecuente formación de heladas en varias localidades de la región.

Para el Partido de Pergamino "la siembra viene muy tranquila porque se ha sembrado una parte de los trigos de ciclo intermedio a largo y en estos momentos las labores están detenidas por falta de humedad superficial para asegurarse una buena germinación y una buena emergencia", analizó el ingeniero agrónomo Daniel Lavezzari.

A la hora de tomar un parámetro para definir el avance de la siembra de trigo surgen dificultades dado lo atípico de la campaña. Si el avance se refiere con respecto a la intención de siembra, podría hablarse de que ya se lleva implantado más de un 50% de la superficie y el restante porcentaje se sembraría sólo si se revierte la sequía. Sin embargo, esto nada dice para entender el panorama, ya que si se toma como referencia la superficie implantada promedio de las últimas campañas, no se llegaría siquiera al 10% de la misma. Varios productores que contaron con algunos milímetros sembraron, según la zona, pero superficies mínimas más que nada para mantener la semilla para la campaña que viene.

Sólo en determinadas zonas se pudo expandir la siembra, que es donde las precipitaciones pasadas dejaran más de 25 milímetros. De todas maneras las expectativas están puestas para la última semana de este mes para la siembra de los ciclos cortos. Como en otros lugares, "se pide por agua" ante la falta que hay en profundidad en los suelos, "apenas pasando los 40 centímetros es donde empieza a notarse la sequedad".

Los ingenieros aclaran que "para sembrar con 20 milímetros alcanzaría, pero para asegurar una buena implantación se necesitarían por encima de 50 milímetros o más". Con respecto a la tecnología usada, los lotes se realizarán como las campañas anteriores, habiendo una firme convicción de que antes de bajar las dosis de fertilizantes directamente prefieren no sembrar.

"Hay una caída significativa en el área de siembra de alrededor del 40 al 50% respecto al año pasado, caída que podría ser mayor en el caso que en los próximos días no ocurra una precipitación, genere humedad y permita sembrar los ciclos cortos. Hay productores con intención de sembrar ciclos cortos siempre que haya precipitaciones importantes, de 20 milímetros hacia arriba. Pero hay muy poco entusiasmo por el trigo", enfatizó el consultor privado Daniel Lavezzari.

Si esa superficie se reduciría a las estimaciones del profesional y de otros pares consultados por este medio, se sembrarían de 15 a 17.000 hectáreas en todo el Partido de Pergamino. Por lo tanto esta sería la campaña triguera con menos superficie en la historia agrícola del Partido de Pergamino. "El trigo es un cultivo que en Pergamino viene perdiendo superficie en forma bastante importante, pero sin lugar a dudas esta incertidumbre que hay en lo político-económico respecto del cultivo, la incertidumbre de un escenario climático mejor que el año pasado pero complicado hace que el productor esté con mucha cautela. Sobre todo después de salir muy ‘herido’ de una campaña gruesa 2008-2009. Esto lo ha logrado la política instrumentada por el Gobierno nacional hacia el campo. Esto es histórico porque nunca cayó tanto un área de siembra", opinó Daniel Lavezzari.

Si en el Partido de Pergamino la superficie triguera se reduciría entre un 50 y un 60% respecto de la anterior campaña, cabe preguntarse si esas hectáreas las destinarán a soja productores y contratistas: "Seguramente que esas hectáreas irán a soja, no a maíz. Los costos del cereal están mucho más altos que los de la soja".

Cerradas las ventanas de siembra

Según el informe semanal de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, exceptuando el nordeste de Santa Fe y Entre Ríos, las lluvias continuaron ausentes en el resto de las regiones trigueras. Están casi o totalmente cerradas las ventanas de siembra, sea por pasadas ya las fechas óptimas de siembra o por la no utilización de variedades de ciclo corto en gran parte del centro-norte de la región triguera, "por lo que la superficie a implantar con trigo de todo tipo a nivel nacional ha sido recalculada transitoriamente en 2.960.000 hectáreas, un 7,5% inferior a la proyección que sosteníamos dos semanas atrás", dice el informe. De confirmarse, disminuiría un 35% respecto de la zafra pasada y sería la menor desde que se tienen registros históricos del cultivo en el país.

"Todavía hay tiempo para sembrar las variedades de ciclo corto, cuya implantación comienza la última semana de junio y durante todo julio, así que en Pergamino todavía hay tiempo para completar la intención de siembra", agregó Lavezzari.

La prolongada falta de precipitaciones desde hace varias semanas en Córdoba, Santa Fe, La Pampa, en el oeste, sudoeste y en el norte de Buenos Aires ralentizan las coberturas de modo tal que sólo se ha sembrado el 41,3% de lo implantado a similar fecha del año anterior, según los datos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Más significativa es la reducción del progreso de la implantación al vincularla con la del ciclo agrícola 2007/08, que asciende al 62 por ciento. En los últimos siete días se adicionaron 200 mil hectáreas provenientes de la mayor actividad en las siembras del sudeste de Buenos Aires y en Entre Ríos debido a un mejor nivel de humedad en los suelos.

Este escenario origina una disminución de siembra menor a la estimada inicialmente. Si bien la superficie ocupada con el cereal no tiene un peso muy importante en el contexto nacional, las lluvias que vienen recibiendo el extremo nordeste de Santa Fe, además de mantener un buen ritmo en las coberturas y estado del cultivo, impulsaría un aumento de la extensión cultivada en esta región. Sin embargo la actividad es casi nula en las restantes zonas trigueras.

Córdoba ha registrado un escaso nivel de implantación, limitada solamente a lotes con riego o provenientes de un barbecho prolongado. No escapan a esta situación el oeste y sudoeste de Buenos Aires con persistencia de suelos muy secos. Las escasas coberturas realizadas en estas regiones carecen en muchos casos de una aplicación tecnológica apropiada. Las perspectivas climáticas para los próximos días no son promisorias: los modelos climáticos indican que las precipitaciones se concentrarán en el extremo nordeste y sudoeste del área agrícola nacional, siendo nulas en el resto acentuando el déficit hídrico. Si el pronóstico no es equivocado y la seca persiste hasta fines de este mes, es probable que la superficie triguera de la actual campaña agrícola pueda sufrir un recorte mayor al estimado en el presente informe.

En el núcleo sur la actividad es casi nula. Hacia Junín sólo se ha cubierto un 5% sobre una intención de siembra reducida a la mitad de la zafra precedente. Siembras puntuales se realizaron en el corredor Capitán Sarmiento, Arrecifes, Pergamino dotado de algo más de humedad que en Rojas, Salto, General Viamonte, General Arenales, Bragado, Chivilcoy. Con unos 20 milímetros la implantación se impulsaría aunque para una buena implantación y primeros estadios evolutivos las necesidades hídricas son mayores. Se evalúa muy bien la humedad del lote antes de arriesgar la siembra. Hasta el momento se perfila una reducción para toda la región del 46%.

Maíz

Por otra parte, la precampaña de maíz continúa en "stand by". El cultivo se encuentra en desventaja con respecto a la soja de primera y los productores evaluarían las condiciones al momento de la siembra para decidir. Igualmente debido a la importancia que tienen las gramíneas en la rotación, en especial el maíz, se espera que se mantenga al menos una superficie de mínima, más aún considerando la baja en el área de trigo.

Es más, según palabras de Daniel Lavezzari la precampaña maicera viene "muy tranquila", lo que tampoco avizora el mejor futuro para el cultivo en la campaña 2009-2010.

Comentá la nota