"Ha sido un año muy difícil, que cerramos con equilibrio"

El jefe comunal ofreció una conferencia de prensa para brindar un saludo navideño y resumir lo realizado durante 2009.
Al cabo de un 2009 al que calificó como "muy difícil en conflictividad y problemas", el jefe comunal repasó los principales acontecimientos que enfrentó en el año, desde la complicada crisis que desató la epidemia de la gripe A, pasando por la fuerte politización por las elecciones legislativas y concluyendo con varias situaciones y problemas a resolver.

"Ha sido un año de mucho ruido, en el que hemos tenido la posibilidad de encarar temas estructurales y comenzar a transitar un camino de soluciones", explicó.

Asimismo, mencionó a la crisis hídrica como uno de los problemas emergentes, más allá de reconocer que proviene "desde hace mucho", junto a la implementación del nuevo modelo del transporte público de pasajeros y, en estas últimas semanas, a una serie de situaciones relacionadas con el cuidado del medio ambiente.

También consideró que se ha trabajado "muy bien" en materia de obras públicas e infraestructura sanitaria, volcando gran parte de esos beneficios en barrios marginales.

"Hemos inaugurado, además, una peatonal céntrica y mejorado el Parque de Mayo y varias plazas. También terminamos la ampliación del aeropuerto y avanzamos en la concesión de la terminal de ómnibus", agregó.

En materia de seguridad, estimó que se han registrado "índices interesantes", con una reducción en la cantidad de robos y homicidios y un aumento en el número de delincuentes aprehendidos.

"De todas formas, en este tema nunca se está en una condición ideal, porque existen complicadas carencias de base. Por otra parte, la operatividad policial sigue condicionada por normas que aparecen como razonables pero que, muchas veces, impactan contra la protección del vecino", remarcó.

Por último, Breitenstein agradeció a los vecinos que "con su comportamiento como contribuyentes, sus críticas y su trabajo solidario ayudaron a completar un ejercicio equilibrado económicamente".

"Ahora tenemos que enfatizar el tema social y trabajar responsablemente para hacer progresar a la ciudad, que es el objetivo final de todos", finalizó.

"Deseo ser parte de la renovación política"

"Mi objetivo primordial hoy es gestionar por Bahía Blanca, con la complejidad propia de una de las ciudades más importantes del país", aseguró ayer el intendente Cristian Breitenstein, en respuesta a los insistentes rumores que lo señalan como parte de un armado político con proyección provincial, del que también participaría el actual titular del municipio de Tigre y ex jefe de Gabinete, Sergio Massa.

De esta manera, Breitenstein negó la existencia de esa alianza con vistas a 2011, y remarcó que su prioridad es representar a los bahienses, sin integrar un grupo político determinado.

"Tengo la responsabilidad de gestión y creo que el 2010 tiene que ser eminentemente un año de trabajo. No podemos demorarnos ni un día en temas electorales", insistió.

El jefe comunal reconoció, sin embargo, que algunos sectores vienen manifestando su intención de renovar a ciertos referentes tradicionales y, en ese sentido, no dudó en mostrarse partidario de "toda renovación que se genere en la clase política".

El jefe comunal y un salto al vacío

El último sábado, el intendente Breitenstein juntó valor y, tras aceptar la invitación del instructor de paracaidismo Guillermo Gorg, un especialista en la materia, saltó desde 3.000 metros de altura.

Breitenstein realizó el ejercicio atado a Gorg mediante un arnés, ensayando una caída libre durante 30 segundos, a una velocidad de 200 km/h, para posteriormente abrir el paracaídas a 1.500 metros del suelo y sobrevolar la ciudad durante poco más de 10 minutos antes de tocar tierra.

Gorg aseguró que el jefe comunal disfrutó la experiencia y se comportó "demasiado bien", teniendo en cuenta que era su bautismo en la materia.

Comentá la nota