El shopping antes que la escuela

La empresa estaba obligada a construir nuevos edificios comunitarios en Saavedra, en compensación por la aprobación de su proyecto. Después de ocho años de incumplimiento, un asesor tutelar de menores responsabiliza a la empresa y al gobierno porteño.
Hace ocho años, la empresa que construyó un hipermercado en el barrio de Saavedra se comprometió con el gobierno porteño a construir un jardín de infantes y un centro de salud, como condición para el permiso que le permitió su negocio. Ahora, después de que ese predio fue adquirido por uno de los grupos inmobiliarios más importante del país, está a punto de inaugurarse allí el shopping más grande de la ciudad, pero ni el jardín ni centro sanitario han comenzado siquiera a construirse. El reclamo de los vecinos de Villa Mitre y Saavedra llegó hasta el asesor tutelar de menores, Gustavo Moreno, quien presentó un recurso de amparo por el cual se reclama el cumplimiento del convenio. “Al menos, cuando se inaugure el shopping, las obras deberían estar comenzadas”, dijo Moreno a Página/12. Desde IRSA, aseguran que la obra no se inició aún “porque el gobierno de la ciudad todavía no designó en qué lugares van a levantarse el jardín y el centro de salud”, afirmó Carolina Lascano, vocera del grupo.

El nuevo Dot Baires Shopping abrirá a fines de abril. Está ubicado sobre la avenida General Paz, a la altura de Panamericana, pero del lado porteño. Sin contar el dinero que pondrán allí sus locatarios, la construcción demandó una inversión de 160 millones de pesos. Tendrá cuatro plantas superiores y tres subsuelos, diez salas de cines Hoyt’s, tres pisos para las tiendas Falabella y un amplio espacio para el hipermercado Wal-Mart.

Según reveló días atrás la publicación Noticias Urbanas, el asesor tutelar Gustavo Moreno decidió tomar cartas en el asunto ante el reclamo vecinal por el incumplimiento por parte de la empresa y del gobierno porteño, del convenio que obligaba a la primera a construir un nuevo jardín de infantes y una sede para el Centro de Salud Nº 27 ubicado en Tronador al 4100.

“En la década del ’90 hubo un escándalo por la escuela shopping. Ahora hay un shopping pero sin escuela”, ironizó el asesor tutelar. Moreno presentó en diciembre una acción de amparo ante los reclamos de los vecinos, ya que “las obras del shopping estaban muy avanzadas y aún ni se sabía dónde iban a construir el jardín y el centro de salud”.

La obligación de la empresa surgió de un convenio firmado en el 2000 por el entonces propietario del terreno, el supermercado Auchan y el gobierno porteño, durante la gestión de Aníbal Ibarra, por el cual se le otorgaba el permiso para la construcción del comercio con la condición de construir un nuevo edificio para el jardín Infantil Nº 3 Caminito y el Cesac Nº 27. En rigor, la Legislatura había aprobado una nueva zonificación al terreno para uso comercial a la vez que disponía la construcción de dependencias para salud y educación. El convenio, entonces, venía a rubricar la ley.

“Los dos edificios no eran suficientes en esa época para atender a la población del barrio y ahora están desbordados: el jardín tiene todos los años una lista de espera de 80 chicos”, advirtió Moreno. Para el asesor tutelar, tanto la empresa como el gobierno violan el derecho a la educación y a la salud de los niños que viven en villa Mitre, un asentamiento del barrio de Saavedra.

El predio donde se levanta el shopping tiene su historia. Según publicó el diario Ambito Financiero, perteneció a Franco Macri, quien se lo vendió a Auchan para la construcción del supermercado mayorista. Cuando Auchan se retiró del mercado local, IRSA compró el predio y decidió la construcción del shopping. Con el proyecto, heredó la obligación de cumplir con el convenio.

“Estamos esperando que el gobierno de la ciudad defina la ubicación de los edificios para el jardín y el centro de Salud, y que el Ministerio de Desarrollo urbano nos entregue los planos”, dice la vocera de IRSA. “Venimos hablando con los vecinos, tenemos un buen diálogo con ellos, y nos consta que el gobierno está trabajando en el tema”, agregó.

Según Moreno, el terreno para la construcción de los edificios ya está asignado en Avenida Parque y Besares. Lo cierto es que probablemente el negocio comience a funcionar cuando los edificios comunitarios no sean más que un proyecto. “Pasaron ocho años, tres administraciones, y al Estado nunca se le ocurrió pedirle a la empresa que haga la obra, ni a la empresa pedirle al Estado que le entregue los planos”, se quejó Moreno, que estudia una nueva presentación ante el juez Roberto Gallardo, quien está a cargo de la causa. Por lo pronto, Gallardo realizará el 26 de este mes una inspección al jardín y al Cesac, para verificar en qué condiciones funcionan, y luego adoptará una decisión.

Comentá la nota