Shell y Esso no venderán gasoil subsidiado al transporte.

Ambas petroleras adoptaron esta medida por lo que les adeuda la Nación. Alerta de empresarios del transporte local.
Ya son dos las petroleras que no venderán gasoil subsidiado a las empresas de colectivos urbanos, interurbanos y de larga distancia. Primero Shell y ahora Esso tomaron esta decisión porque aseguran que el Gobierno nacional les adeuda varios millones de la diferencia que debe pagar entre el precio de mercado del combustible y el que pagan las firmas transportistas en las estaciones de servicio.

Shell tomó esta decisión hace menos de una semana y luego de que venciera el acuerdo firmado con la Secretaría de Transporte. “No podemos seguir operando en esta situación”, explicó el director de Asuntos Públicos de la compañía y reclamó que el Estado le adeuda unos 19,1 millones de dólares desde el año pasado.

La disposición rige desde el pasado 16 de enero. Shell es la segunda proveedora del país.

Ahora, es Esso, filial en Argentina de Exxon Mobil y tercera proveedora de combustibles del país, la que adoptó igual decisión. La medida comenzará a regir a partir de febrero y afectará al 9% del volumen de combustible subsidiado que recibe el transporte público, según datos oficiales.

“Los deteriorados márgenes de rentabilidad” son consecuencia de que el Estado argentino llegó a adeudar a la firma más de 20 millones de dólares, que comenzaron a ser saldados en el último cuatrimestre del año pasado.

Las medidas rigen “para todo el país”, aseguró a “época” el referente de la Cámara de Propietario de Estaciones de Servicio, Frank Ercolani. Así, las empresas de transporte locales no obtendrán gasoil subsidiado en las playas correntinas de estas banderas.

“Eso seguro va a impactar en el porcentaje de ganancia del sector, en un grado importante”, dijo al respecto el asesor legal de las empresas del transporte urbano de pasajeros, Ricardo Harvey. “De pagar el gasoil subsidiado a 60-70 centavos, a pagar 2 pesos y pico”, comparó en diálogo con este medio.

“Nos perjudica directamente pero no podemos hacer mucho”, dijo.

Estacioneros negocian con Nación

Luego de las amenazas de paros durante el fin del 2008, los propietarios de las estaciones de servicio del país mantienen conversaciones con funcionarios del Ministerio de Planificación y Obras de la Nación.

“Se está hablando, no se si se llegará a un acuerdo, pero se está negociando”, dijo el referente local de Shell, Franck Ercolani, ante la consulta de “época” sobre la realidad del sector que reclama mayor rentabilidad.

“No sabemos cómo van, pero las conversaciones existen”, remarcó.

Desde el sector reclaman una mejor redistribución de los recursos. “El Estado se lleva 70% del valor del litro de combustible y las petroleras se quedan con el 23%, mientras que nosotros sólo con el 7%” restante, explicó el presidente de la Asociación de Estaciones de Servicio Independientes (AESI), Manuel García.

Comentá la nota