El sexteto mayor

El gobernador sigue obstinado con que el Consejo Asesor de la Magistratura es tan plástico -y manipulable- que se le puede dar cualquier conformación, porque, en los hechos, sólo importa que la Legislatura sancione este o aquel espejismo institucional. Aunque no hacía falta, ayer quedó de manifiesto el exacto grado dmandatario, como: e sinceridad que revestían expresiones lábiles del
"que la oposición me diga cómo quiere que integre el CAM" o "estoy dispuesto a consensuar todo". ¿Con quién habrá acordado esta composición bipolar y estrecha del CAM que sólo tiene cabida para representantes de la Legislatura y del Poder Judicial?

Lo que distingue a una república -entre otras cosas- es la fundabilidad y razonabilidad de las decisiones que se adoptan. Pero aquí el gobernador anuncia que al CAM lo formarán tres legisladores y tres jueces (dos de ellos vocales de la Corte Suprema, algo inédito) sin explicar por qué el estamento de los abogados ha quedado excluido, pese a que -en teoría- se lo admite en el Jurado de Enjuiciamiento.

Al parecer, lo que la propia Justicia ha dicho sobre el CAM no tiene la menor relevancia. Poco importa que la Sala II de la Cámara en lo Contencioso Administrativo haya concluido que, por su composición pluriestamental (no bipolar), el CAM "tampoco puede identificarse con los juzgados u órganos jurisdiccionales del Poder Judicial", lo que ya basta para descalificar semejante cuota-parte asignada a la Corte. Este CAM sugiere un acuerdo entre las cúpulas de los tres poderes, porque la supuesta exclusión del PE revive -y vaya cómo-, por el hecho de que el CAM le elevará al gobernador un quinteto de postulantes por cargo (y no una terna, como en el resto del país), para que su discrecionalidad no sufra mengua.

Comentá la nota