Sesma reclamó internas en el socialismo

El sector partidario, liderado por la actual diputada nacional, pidió la convocatoria a elecciones internas para el próximo 16 de mayo. En la contienda, pretenden enfrentar al oficialismo del PS, encabezado por Eduardo Cañas e informalmente por Eduardo García, dirigentes menos críticos con el gobierno nacional. Promueven pacto con UCR y el Frente Cívico.
El próximo 16 de mayo, el Partido Socialista de Córdoba realizará elecciones internas de congresales y autoridades de Centros Socialistas.

La contienda, comunicada y mentada por el sector que responde a Laura Sesma, pone en evidencia dos posturas antagónicas puertas adentro, protagonizadas por la propia diputada nacional y por la cúpula del partido, encabezada por Eduardo Cañas e informalmente por Eduardo “Pato” García.

Desde 1983 hasta la fecha, el PS no celebró elecciones internas ya que las listas siempre se definieron por consenso. En esta oportunidad, las diferencias políticas coyunturales tanto a nivel provincial como a nivel nacional, son demasiado notorias para poder continuar con la costumbre de consensos.

Por un lado, Laura Sesma y su entorno sostienen una alianza PS-UCR-Frente Cívico, siguiendo la línea antikirchnerista que vienen trazando nacionalmente Elisa Carrió, Rubén Giustiniani y Gerardo Morales. Y esto a pesar de que localmente la diputada siempre se declaró como una férrea antijuecista.

Por el otro lado, la conducción partidaria está menos alineada con la posición nacional del PS, máxime siendo que el influyente Eduardo García es uno de los principales funcionarios de la gestión municipal de Daniel Giacomino (presidente de Córdoba Recicla SE), con lo que encuentra más difícil expresar su oposición a la gobierno de los Kirchner.

Es de esa manera como el PS cordobés viene a desmitificar aquella lógica de que los dirigentes locales privilegian sus distritos electorales a la política nacional: la línea de García y Cañas, cercana al juecismo, desestima una alianza del PS con el Frente Nuevo y la UCR; mientras que el sector de Sesma, a pesar de su vocación opositora frente a Juez aprueba un frente donde se incluye como figura principal al mediático abogado penalista.

Los argumentos

Un duro documento fue difundido por el grupo de afiliados y dirigentes del Partido Socialista de la Federación Córdoba que se reu-nieron el pasado sábado -convocados por Sesma- para debatir la política de alianzas para las elecciones legislativas y para definir la presentación de listas opositoras al oficialismo partidario en las internas.

La misiva comienza negando la legitimidad del presidente del partido, Eduardo Cañas. “La actual conducción partidaria no representa el pensamiento y voluntad de la mayoría de los afiliados al PS en Córdoba (...), no es la expresión de votación interna alguna ni incluye a todos los sectores partidarios puesto que desde 1983 hasta la fecha no hubo elecciones internas ya que las listas se definían por consenso”.

Luego, carga sobre la vocación kirchnerista de Eduardo García, culpándolo de llevar al PS a la ambivalencia política por la indefinición luego de la pelea entre Giacomino y Luis Juez. “Ese sector ha colocado al PS de Córdoba en una situación de ambigüedad inaceptable, sin otra definición tras la ruptura del Frente Cívico -del que el PS forma parte- que la participación de Eduardo García como funcionario de la gestión del intendente Giacomino quien a todas luces forma parte del proyecto kirchnerista y que, junto con el actual gobernador, serán los encargados de aportar legisladores nacionales al gobierno para evitar la muy posible debacle que sufrirá el kirchnerismo en las elecciones de octubre”.

En el comunicado, posteriormente se afirma la vocación del socialismo por conformar un armado nacional antikirchnerista. “La línea política nacional del PS, sintetizada en sus máximos referentes Hermes Binner y Rubén Giustiniani, es la construcción de un frente progresista que sea una verdadera alternativa a las pretensiones hegemónicas del kirchnerismo así como a otros sectores del peronismo aliados con Macri. La compulsa electoral de octubre reviste importancia nacional ya que están en juego las características que asumirá el Congreso Nacional: mera escribanía del gobierno nacional o cuerpo que construya desde el consenso y la inclusión de todos los sectores una Argentina para superar la deuda social e institucional”.

De esa manera, finalmente queda justificada una alianza distrital. “Que en Córdoba, esa confluencia programática y electoral debería incluir al PS, la UCR, el Partido Nuevo, la Coalición Cívica y otros sectores políticos y sociales afines”, reza el texto.

Comentá la nota