En una sesión tumultuosa, se suspendió la suba del boleto

Los estudiantes de la FURC coparon el recinto y el Concejo decidió no tratar el ajuste que pidió la empresa de transporte urbano. Tampoco se trató el aumento de taxis. Hubo momentos de alta tensión
Todo estaba listo: el aumento del boleto de transporte urbano salía sí o sí. Pero la presión de unos 100 estudiantes universitarios, que empezaron a gritar y cantar ni bien empezó la sesión, provocó ayer que los concejales decidieran suspender la aprobación de la suba y dejaran la decisión en manos de la comisión evaluadora de precios del transporte. Tampoco se trató el aumento del 26% que esperaban los taxistas y ese retraso provocó momentos de discusión y alta tensión entre los choferes, los estudiantes y los concejales.

Fue una sesión tumultuosa, caótica. Ni bien arrancó, poco después de las 5 de la tarde, el presidente de la Federación Universitaria (FURC), Lucas Dobrusín, interrumpió a los concejales y, dirigiéndose a sus compañeros, reprochó que el aumento del boleto se haya tratado con rapidez mientras la propuesta de boleto estudiantil lleva cuatro meses de indefiniciones. En el mismo recinto estaban los representantes de la empresa de transporte Ciudad de Río Cuarto.

El oficialismo había acordado con una parte del PJ que ayer se votaría la suba del boleto. El peronismo permitiría, por lo menos, el tratamiento aunque el costo de la aprobación quedara en manos del Frente Río Cuarto para Todos. La propuesta consensuada contemplaba que el boleto común se iría de 1,30 a 1,70 peso, el abono pasaría de 1 peso a 1,25 y el abono escolar se quedaría en 30 centavos.

Pero ese esquema se cayó a pedazos en 5 minutos. Enrique Novo, del FreGen, tomó la palabra y pidió que la discusión pasara a la comisión evaluadora. Cualquiera que hiciera otra propuesta era abucheado. Víctor Núñez, del PJ, apoyó la moción. Y el oficialismo, presionado, terminó aceptando que el aumento fuera analizado por la comisión formada por la FURC, la CGT, la CTA, la empresa, el Ejecutivo y representantes de los cuatro bloques. El compromiso es que la evaluación se haga el fin de semana y el aumento se apruebe el jueves.

Cuando terminó la sesión hubo discusiones entre los taxistas y los estudiantes. El ajuste del 26% en la tarifa de los taxis no tenía nada que ver con el boleto urbano pero los concejales pusieron las dos subas en un único expediente y, por lo tanto, también se suspendió el reajuste para los taxis.

Hubo cruces a los gritos entre los representantes de Taxistas Unidos y los concejales. Eduardo Gho, del sindicato, los acusó de no tener agallas para aprobar la suba que arrojó la fórmula polinómica pactada hace 4 meses. Sin embargo, los concejales aclararon que el pedido de aumento ingresó hace sólo 7 días.

La discusión promete continuar la próxima semana.

Repercusiones

Alberto Semprini

Empresa de Transporte

“Esperábamos que la suba se aprobara; todo estaba dado para que así fuera. Había un compromiso porque habían analizado la situación económica y el problema de la empresa. Los concejales saben que la situación es difícil. Si no hay una solución rápido, vamos a tener que sacar créditos para pagar sueldos y aguinaldos. La verdad, no puedo ni opinar de lo que ha pasado porque estos chicos no consideran la situación de la empresa, no les interesa el servicio”.

Lucas Dobrusín

Presidente de la FURC

“No nos vamos conformes porque nos piden definir el tema en un fin de semana pero, por ejemplo, el boleto estudiantil no se trató de la misma manera ni con la misma rapidez. En el boleto de transporte, nunca se hizo un análisis real de los números de la empresa, algo que siempre pedimos. El año pasado presentó un balance con una ganancia de 200 mil pesos y entendemos que una empresa monopólica no puede ganar esa cifra. No debe haber ningún aumento”.

Eduardo Gho

Taxistas Unidos

“La sensación que me queda es que, primero, hicieron caso omiso a la fórmula polimónica que se hizo hace 4 meses y que había arrojado un aumento de sólo el 26% para todo un año. ¿Qué pasó acá? Para mí, no hubo agallas para votarlo. Vinieron 80 chicos que no tienen idea de lo que es trabajar y amenazan con hacer quilombo. Si hay que venir con gente, la semana que viene traemos a los 1.000 trabajadores y no sé qué va a pasar acá. Nos estamos fundiendo”.

Comentá la nota