EN SESION ORDINARIA DE PRORROGA Por mayoría, el Concejo aprobó el Presupuesto 2009

Se rechazó un artículo que autorizaba al Ejecutivo comunal a realizar reasignaciones de partidas. Serias disidencias de la oposición con la forma en que se gastará el dinero de los juninenses el año que viene.
En la mañana de ayer se realizó la sesión ordinaria de prórroga donde se trató el presupuesto 2009, el cual quedó aprobado por 10 votos contra 6 (concurrieron 16 ediles, con la ausencia de dos) pero fue rechazado por 11 votos contra cinco una cláusula que disponía facultades al Departamento Ejecutivo para reasignar partidas presupuestarias.

El monto presupuestario es de casi ochenta millones de pesos. Pablo Petraglia, presidente del Concejo Deliberante, dijo a este diario que la cláusula rechazada “es solamente un artículo administrativo que permite compensaciones internas, que lo tienen los 134 municipios bonaerenses. La oposición lo tomó como político, y lo relacionó con super-poderes, por desconocimiento”.

Vale mencionar que finalmente el aumento de tasas para el año que viene será de 27,5% en forma escalonada a lo largo del año, prorrateado en un 18%, y dos incrementos más de 4% acumulativo al anterior.

Figgini Bava:

“Trabajamos dos meses junto al Ejecutivo”

El presidente del bloque de concejales oficialistas “Con-certación Junín por todos”, Renato Figgini Bava, dijo que “el resultado de la sesión donde se trató el presupuesto, es un reflejo de algunas situaciones que se van registrando. Vemos que partidos antagónicos se alían para tener una voz más fuerte. Desde el oficialismo estamos convencidos de lo que es el presupuesto y la rendición de cuentas ya que lo hemos venido trabajando desde hace dos meses, junto a la secretaría de Hacienda en lo que hace a las tasas. Es la primera vez que el Ejecutivo pide ayuda y hace una comisión para llegar a un consenso generalizado. En otras gestiones eso no se veía y me parece que es importante”.

Precisamente destacó Figgini Bava en diálogo con DEMOCRACIA, que “vemos reflejada en la votación nuestra postura, la del MID y la del concejal Abel Vera ya que el presupuesto está bien, programado como corresponde. Estamos de acuerdo cómo se fue distribuyendo por rubros”.

“La oposición –agregó- puede llegar a votar negativamente para hacer oposición por la oposición misma ya que muchos ni siquiera habían leído el presupuesto. Eso me preocupa. Si bien hay una oposición ideológica respecto a un modelo de ciudad y de gestión, lo importante es el compromiso de trabajar en pos de la ciudadanía y respecto a los concejales que no piensen igual”.

En cuanto al rechazo de una disposición por la cual se facultaba al Departamento Ejecutivo para reasignar partidas, Figgini Bava expresó que esta cláusula “está permanente en todos los presupuestos elaborados por los 134 municipios de la provincia de Buenos Aires, reconocido y amparado por la Ley Orgánica Municipal (LOM) y el reglamento del RAFAM, sistema de administración que aplica el municipio de Junín”.

El edil explicó que “hay reasignaciones de partidas que se deben hacer en el momento indicado y preciso. Muchas veces los concejales, por el hecho de hacer oposición, se demora el tratamiento debido a la discusión en comisiones. Esto ata un poco de manos al Ejecutivo”.

“Es un instrumento técnico y legal, avalado por la Ley Orgánica de Municipalidades y el reglamento del RAFAM. Creo que se trata de buscar una mancha al presupuesto o una justificación para no votarlo. Respeto la opinión de los concejales y la decisión popular porque así se ha votado”, dijo el concejal Figgini Bava.

Ricchini: “No

estamos de acuerdo

en cómo se gasta”

A su vez, la concejal de la Coalición Cívica Magdalena Ricchini sostuvo que “trabajamos con el presupuesto ya presentado anteriormente, atada a la ordenanza fiscal impositiva que establecía un 40% de aumento de tasas, que luego fue reducida. El presupuesto es el mismo pero existe un mayor compromiso desde el Ejecutivo para lograr una mayor recaudación”.

En diálogo con DEMOCRACIA indicó Ricchini que “no estamos de acuerdo en cómo se gasta y la distribución de partidas”.

Mencionó que “observo que la mitad del presupuesto municipal, un 46% se va en pago de sueldos, pero por otro lado en el libro de decretos existe una cantidad de susbsidios importante a personas carentes, por doce meses, de enero a diciembre” ante lo cual estimó que “existen “empleados encubiertos””.

Sostuvo que “hay muchas cuestiones que tienen que ver con gestión. No podemos disponer de poco dinero para obras sanitarias cuando existe una planta depuradora que no funciona”.

En cuanto al aumento de tasas cuestionó el hecho de que “se haya aumentado la tasa vial un 25% de una sola vez y que esto haya sido acompañado por gente que en su momento apoyó al campo”.

Posición del

Frente para la Victoria

La concejal Gabriela Troilo fundamentó el voto negativo del Frente para la Victoria al decir que “el proyecto de presupuesto original, aparentemente prevé un incremento de los recursos presupuestarios municipales del 40 % y la ordenanza fiscal impositiva, aprobada este lunes, define un incremento menor ( 27.5 ). Esta in-consistencia debe ser salvada con la variación del presupuesto, tanto por el lado del cálculo de recursos como por el lado de una nueva reasignación de los gastos . De no ser así estaríamos vulnerando lo nor-mado por la LOM y por la ley de contabilidad provincial, que establece en forma taxativa la armonización de recursos y gastos en función de los recursos arbitrados”.

Consideró Troilo que “debería haberse asignado menores gastos en las distintas jurisdicciones y programas, es decir nosotros no podemos convalidar una notoria incompatibilidad técnica que seguramente puede ser impugnada por el tribunal de cuentas de la provincia”.

“La segunda observación que tenemos es respecto a la utilización de los recursos en las distintas acciones de gobierno municipal. Nuestras objeciones en este aspecto, se basan fundamentalmente en una merma notoria en el plan de trabajo público y en los servicios sociales , favoreciendo la pretendida acción de un avance desmedido de los gastos operativos”, indicó.

La edil expresó que “en este presupuesto se le da prioridad a todas las dero-gaciones que no tienen un carácter económico más productivo y por lo tanto más efectivo para la comunidad. Es dable destacar que se prescinde de gastos en obra pública y en mayores prestaciones de servicios sociales, como salud y acción social directa y se destina en su mayor parte a gastos improductivos”.

Señaló la edil opositora que “juntando el aspecto técnico y el aspecto de asignaciones de los recursos, nuestro bloque de concejales no está dispuesto a avalar a ciegas un plan de acción para el 2009, que no tenga en cuenta la mejor utilización de los recursos que se obtengan para favorecer a la comunidad. Y lo que pedimos es saber bien el destino de cada peso que se recaude”.

“Nosotros queremos, y en esto creo que nadie va a estar en desacuerdo, que exista la mayor de las transparencias en el uso de los caudales públicos”, concluyó la edil.

A su vez, el presidente del bloque de concejales Frente para la Victoria, Andrés Rosa dijo que “rechazamos el presupuesto porque el que se votó tenía un aumento de tasas de más del 40%. Para nosotros era votar un dibujo en función de que no estaban reasignadas la partida a pesar de que se nos informó desde la Secretaría de Hacienda que se iba a buscar mejorar la cobrabilidad, lo cual nos parece una irrealidad”.

Otra objeción planteada es la disminución de la obra pública, mientras que el gasto de personal es del 46%, un diez por ciento más que el presupuesto anterior, mientras que el noventa por ciento se va en gastos corrientes y de funcionamiento por lo que creemos que no acompañará el desarrollo de la ciudad que nosotros aspiramos”.

Comentá la nota