Una sesión con escándalo: Gritos e insultos de los vecinos para los concejales, sin distinción de sus pertenencias políticas

Un verdadero escándalo se vivió ayer en el Concejo Deliberante, cuando el grupo de vecinos que concurrió a la sesión –y colmó la barra más algunos que quedaron fuera- repudiaron de hecho con todo tipo de planteos, gritos y en algunos casos insultos, a trece de los catorce concejales, que no aprobaron el proyecto de repudio a los diputados que votaron la división territorial, al ex legislador Julio Alfonsín y al gobernador Scioli.
La iniciativa presentada por César Echeverría –el único a salvo del enojo de los vecinos- fue pasada a la comisión de reglamento.

Los manifestantes, habituales concurrentes a las asambleas que se han generado en los últimos días, esperaban también un posicionamiento de los ediles sobre las polémicas declaraciones del jefe departamental Raúl Hipólito Nievas. Sobre ese tema, ningún edil dijo una sola palabra; tampoco se presentó proyecto alguno.

La sesión explotó como tal tras un inicio calmo, producto de que se destinó su primera parte al tema presupuesto municipal 2010.

El proyecto que generó la reacción vecinal fue primero votado (trece a uno se aprobó su pase a comisión) y luego defendido por el edil autor. Tras la palabra de Echeverría, Pertusi de la UCR lo cruzó duramente, calificando la iniciativa de demagógica, muchachista, poco seria y algunas otras afirmaciones del mismo tenor.

Algunos concejales se acercaron a la barra tratando de calmar a los vecinos, aunque sin gran éxito. En vano fueron los intentos de Laura Moujan y Adolfo Aldabe. El presidente del cuerpo Javier Gastón fue uno de los que más reclamos recibió, así como el propio Pertusi. En definitiva, no se salvó nadie…

Comentá la nota