Una sesión sin debates ni proyectos relevantes

Este miércoles, en una sesión casi efímera -su duración fue menor a una hora-, el Concejo Deliberante trató temas poco controvertidos.

El primer proyecto expuesto fue la modificación de la ordenanza que avala el convenio entre el Municipio y la Nación para adherir al "Fondo Sojero". Este expediente fue aprobado con la crítica explícita de la Coalición Cívica.

Como segundo punto, el concejal Oscar Negrelli (CC) pidió el rápido tratamiento de un proyecto presentado en el 2006 que trata sobre la regulación del acceso a la información que puede obtener cualquier vecino. "Un municipio que quiera ser transparente tiene que tener una regulación. El expediente tiene que salir de comisión y ser votado", sostuvo el edil.

Consultado sobre el tema una vez finalizada la sesión, Negrelli amplió: "Pasó una año y las cuestiones más importantes del municipio se terminan votando por el solo hecho de que tiene que ver con la mayoría: ‘Como somos más, tenemos razón’".

"La ordenanza acerca del acceso a la información pública se queda durmiendo en los cajones desde el 2006, cuando debería ser un instrumento que realmente estaría marcando que hay una voluntad política y una gestión distinta. Se repite un modo de gestión de decisiones cerradas donde algunos aspectos aparecen como participativos pero, en realidad, no lo son", completó el edil.

Sobre el final de la sesión, Sebastián Tangorra (FpV), solicitó una corrección al expediente presentado por la oficialista Teresa Razzari que trata sobre un concurso de afiches en homenaje a Rodolfo Walsh denominado "Un grito de libertad". El pedido concreto fue que la iniciativa se denomine "Un acto de libertad". (www.agencianova.com)

Comentá la nota