Los servicios privados y los alimentos impulsan la inflación

Los servicios privados y los alimentos impulsan la inflación
Alertan que las renegociaciones provocarán subas en colegios, prepagas y expensas
Los servicios privados y los alimentos son las dos mayores amenazas en materia de aumentos de precios para lo que resta del año. De acuerdo con las estimaciones de economistas y analistas privados, estos dos rubros serán los principales motores de la inflación en el segundo semestre de 2009, que pese a la desaceleración cada vez más profunda de la economía se mantendrá en torno al 1% mensual.

En el caso de los servicios privados, las principales preocupaciones están puestas en las cuotas de los colegios privados, la medicina prepaga y las expensas, que sufren una alta incidencia de las alzas salariales en sus costos. "La principal causa de los aumentos que se avecinan hay que buscarla en las negociaciones salariales, que tarde o temprano se trasladarán a los precios al consumidor final. En estas negociaciones, el trabajador está viendo lo que pasó y cómo recomponer su poder de compra, mientras que el empresario mira hacia delante y cualquier suba en sus costos lo traslada a los precios", señaló María Castiglioni, economista del estudio C&T, que proyecta para todo 2009 una inflación de entre el 13 y el 15 por ciento.

Los analistas advierten sobre nuevos aumentos en algunos servicios privados, más allá de los últimos esfuerzos oficiales para frenar o por lo menos postergar las subas, como ocurrió en el caso de las cuotas de la medicina prepaga.

"Se esperan subas específicas en algunos servicios con un alto componente laboral en sus costos, de la mano de una segunda ronda de aumentos en los salarios", explicó Marina Dal Poggetto, economista del estudio Bein, que trabaja con una proyección de inflación anual de entre el 13 y el 14 por ciento.

Sin barreras para exportar

La otra gran amenaza para la inflación hay que buscarla en los alimentos. "La inflación en el rubro de alimentos y bebidas no es la misma que la que se venía registrando a principios de 2008, cuando la suba internacional en los precios de las commodities tenía un impacto muy fuerte en el mercado local. Aunque se mantiene en la dinámica del 1% mensual y no se ven signos de cambios", explicó Rodrigo Alvarez, economista de Ecolatina, la consultora fundada por el ex ministro de Economía Roberto Lavagna.

Alvarez destaca que el proceso de desaceleración de la inflación que se había iniciado en el segundo trimestre del año ya llegó a su piso y que el costo de vida está estancado en torno al 14% anual. Para la segunda mitad del año, precisa que los productos que hay que seguir con mayor detenimiento son las carnes y los lácteos. "Son los rubros que hay que seguir, no sólo por el impacto que puede tener el efecto del tipo de cambio en los precios locales, sino también por los problemas que pueden surgir con la eventual apertura de las exportaciones. Hoy el consumo de carne en la Argentina está en torno a los 60 kilos anuales por persona, lo que implica un nivel difícil de sostener en el tiempo, con lo cual no se puede descartar que se produzca un ajuste por precios", señaló Alvarez.

Servicios públicos

En la misma línea, Dal Poggetto también alerta sobre lo que puede ocurrir con algunos cortes de carne en los próximos meses. "Con la anunciada apertura de las exportaciones, los cortes más caros deberían subir", advirtió la economista.

El gran interrogante en materia de precios es lo que puede ocurrir con las tarifas de servicios públicos, en particular con las de luz y gas. El Gobierno decidió, la semana pasada, suspender hasta octubre la aplicación de los aumentos en las tarifas de ambos servicios y nadie se atreve a pronosticar qué puede pasar después de esa fecha. Igualmente, los analistas sostienen que el nivel actual de subsidios (necesarios para no volver a ajustar las tarifas) será muy difícil de sostener en el largo plazo.

"Es difícil pensar cómo se pueden mantener este nivel de subsidios, no sólo en materia de servicios públicos, como la luz y el gas, sino también en los precios de los combustibles y en las tarifas del transporte", señaló Alvarez.

14%

Inflación anual

* Es la tasa promedio proyectada para todo el año por distintas consultoras privadas.

1%

Aumentos en alimentos

* Es la tasa a la que vienen aumentando los alimentos y bebidas, a pesar de la menor demanda interna.

Comentá la nota