Los servicios inyectan inflación al inicio de 2009

El alza del transporte ubica encima de 1% a la inflación de enero. Aumentaron peajes, celulares, luz y expensas. Seguirán cigarrillos, gas, prepagas, colegios privados y quizás telefonía fija, con una economía que frena
Las facturas de luz, su rebote en las expensas, los peajes, transporte urbanos de pasajeros y celulares ya aumentaron. En pocas semanas será el turno de las prepagas y colegios privados; podrían sumarse a la lista los cigarrillos y la telefonía fija, mientras comenzará a notarse el nuevo esquema tarifario del gas cuando su consumo crezca, en invierno. Por primera vez en muchos años, los precios no suben por una demanda en expansión presionando sobre la oferta, sino debido a los precios regulados o semirregulados por el Estado.

El resultado es que, con la economía argentina en brusca desaceleración, 2009 comenzó inflacionario. Todavía no hay estanflación, pero los aumentos y despidos recién empiezan. “Sólo el aumento en el transporte urbano de pasajeros le pone un piso de 1% a la inflación de enero, aunque el Indec dirá otra cosa. Además, su impacto es más grave entre las clases baja y media baja”, señaló a El Cronista Ernesto Kritz, de Sel Consultores.

Según las ponderaciones del Índice de Precios al Consumidor (IPC), el ciudadano promedio gasta 6,30% de su presupuesto en el rubro Transporte Público de Pasajeros. La proporción es mayor entre los ciudadanos de menores recursos. Desde este lunes, rigen subas superiores al 20% en colectivos y subtes, mientras que en las líneas ferroviarias hay incrementos de hasta 25%. Además, para que se note más en el bolsillo de los usuarios y la recaudación de las empresas, los colectivos volvieron al sistema de secciones (ver aparte).

A diferencia del transporte, el aumento en las facturas de luz –de 100% a 400% en iguales consumos, hasta 1100% si se prendieron más artefactos– afectará más a los segmentos medio/medio y medio/alto. Muchos usuarios se sorprendieron estos días con facturas superiores a $ 1000, lo que originó planes de pagos en las distribuidoras Edenor y Edesur (ver aparte).

Los aumentos de luz y transportes se notan en el bolsillo, pero no fueron ni serán los últimos. La catarata de incrementos, la mayoría de ellos en servicios que difícilmente puedan resignarse (“inelásticos a la baja”, según los economistas), puede ponerle un freno al consumo y el crecimiento económico. Son los siguientes:

n Peajes: desde el 6 de enero, los accesos a Capital Federal (Norte y Oeste), así como la Autopista Ricchieri –todavía no instrumentado–, valen alrededor de 50% más en horas normales y hasta 112% en los momentos picos de entrada y salida a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Rigen sólo para automóviles particulares, excluyendo micros, camiones, taxis, colectivos, remises y motos.

n Celulares: la compañía líder, Movistar, subió los precios 10% desde este mes. Se espera que los competidores Personal y Claro la sigan en los próximos días.

n Colegios privados: habrá subas de 10 a 22% en las cuotas. Lo más probable es que el incremento empiece a cobrarse desde febrero.

n Aumentos de febrero: las prepagas subirán 10% (quizás 5% y otro tanto más adelante), los cigarrillos 4% o más en sus segundas marcas.

n Para el resto del año: las empresas de telefonía fija esperan que el Gobierno les autorice 15%, la respuesta oficial podría ser que ganan con celulares y banda ancha. Por eliminación de subsidios, ya subieron las tarifas de gas desde septiembre, pero comenzará a notarse en las facturas cuando llegue el frío y con él su mayor consumo.

Comentá la nota