Servicios deficientes: el municipio y los bancos mantienen su deuda pendiente

El municipio capitalino y las entidades bancarias cierran el año sin haber podido dar solución a problemas de vieja data, que con el correr del tiempo se fueron agudizando, dejando en evidencia que no existen propuestas o alternativas ni siquiera de mediano y largo plazo. En este sentido, Resistencia sigue siendo la capital de las calles en mal estado, el descontrol del tránsito y la improvisación a la hora de prestar servicios esenciales.

El servicio de recolección de residuos está muy lejos de ser eficiente, en la cual numerosas barridas denuncian que no se respetan los horarios propuestos y las frecuencias habituales, reclamo que durante el año no avizoró una salida. A esto se le suma el mal estado de las calles, especialmente las de tierra (predominan en Resistencia) las cuales no tienen un correcto abovedado para que en temporada de lluvia el agua escurra de manera correcta, algo que no se produce y provoca enormes dificultades.

Pero así como en las calles de tierra no hay un buen arreglo, lo mismo ocurre en las de ripio, las cuales no tienen mantenimiento alguno y por la circulación de vehículos de gran porte como son los colectivos, se forman cráteres enormes que impiden la circulación, tal es el caso de calle 11 entre avenidas Sarmiento e Italia.

Otras de las quejas frecuentes de los vecinos es el riego de las calles, las que no se producen en todas las zonas y se prioriza arterias muy transitadas o avenidas que aún no están asfaltadas. Más allá que entienden que estas deben ser las prioridades, sostienen que la frecuencia del regado no es la ideal, por lo que enormes zonas de la ciudad están permanentemente envueltas en una nube de polvo, por tal razón de manera recurrente solicitan mayores frecuencias de riego, porque sostienen que no alcanza pasar dos veces al día, cuando las altas temperaturas evaporan rápidamente el agua arrojada.

Si bien el municipio tiene la mayor responsabilidad en los diferentes problemas que se plantean, los vecinos no se quedan atrás y a través de distintas medidas desesperadas provocan más inconvenientes, arrojando residuos en las esquinas, tapando pozos con elementos no aptos.

Los vecinos de la zona residencial lindante al barrio Los Troncos, señalaron la necesidad de que el municipio deje de patear los problemas hacia delante y comience a darle soluciones.

Largas colas

Los bancos en la provincia tampoco han podido darle una solución a la gente que debe esperar y hacer largas colas para acceder a su sueldo u otros beneficios. Siguen pasando los años y todavía no aparece una solución para el calvario que deben atravesar miles de personas mes a mes en distintas situaciones climáticas, ya sea frío, lluvia o altas temperaturas. Haber inaugurado más cantidad de cajeros automáticos tampoco fue determinante a partir de que muchos de ellos en forma inmediata se quedan sin recursos y quedan inhabilitados, llevando a la gente a que vuelva a amontonarse en los cajeros de pleno centro. A pesar de ser un viejo problema, hasta el momento no se dio un corte definitivo.

Comentá la nota