El servicio de ómnibus se normalizaría tras el receso.

Si vuelven las clases y retoman su actividad las oficinas públicas, las frecuencias del transporte se regularizarían después de las vacaciones. El boleto subirá a 1,70 pesos este lunes.
La reanudación de las actividades escolares y de organismos públicos prevista, en principio, para el término de las vacaciones de invierno, también traería aparejada el restablecimiento de las frecuencias del transporte público de pasajeros, que habían sido restringidas como medida paliativa ante la emergencia sanitaria motivada por la gripe A.

La secretaria de Gobierno de la comuna, Diana Larraburu, expresó ayer que después del receso se normalizará el servicio, tal cual había sido previsto.

"Más allá de que la medida está supeditada a la gripe A, el comienzo de las clases generará una onda de causa efecto que obligará a acompañar la demanda de la población", opinó.

Por su parte, el secretario de Economía, Hugo Borelli, reconoció que la comuna está monitoreando el sistema de transporte, para determinar cuál es su comportamiento sobre la base de los actuales recorridos, diferentes a los que el Ejecutivo había propuesto al Concejo Deliberante, en una primera instancia.

En tal sentido, afirmó que las empresas no elevaron ninguna queja al municipio sobre cuestiones que pongan en riesgo la sustentabilidad del sistema.

En tanto, el concejal oficialista Fabián Lliteras manifestó que el recorte de las frecuencias se debió a que la población procura no salir de sus viviendas y a evitar la aglomeración de personas. Además, agregó como causalidad, al alto ausentismo por enfermedad de parte de los choferes.

"El comité de médicos que está trabajando en el tema en la ciudad, desaconseja las reuniones de mucha gente. Por tal razón, el Comité de Crisis deberán expresarse acerca de si es conveniente o no modificar ese período de restricción que hoy afecta el servicio", sostuvo el edil.

Acerca de las manifestaciones realizadas por el médico Esteban Obiol, concejal del Frente para la Victoria e integrante del Comité de Crisis frente a la gripe A, en el sentido de que el recorte en las frecuencias no responde a ninguna medida sanitaria, Lliteras afirmó que "la pandemia no debe politizarse".

Obiol también elaboró un pedido de informes al Ejecutivo, pidiéndole explicaciones sobre la decisión de reducir la prestación del servicio de transporte, que fue rechazado por los concejales oficialistas.

"Obiol es presidente del Comité de Crisis, que es donde se explicó la medida restrictiva de las frecuencias. Sucede que algunos participan de los encuentros, no opinan y después toman decisiones que exceden el marco de seriedad con el que se tiene que manejar este tema. Nosotros tratamos que no se politice una situación tan delicada como es la pandemia", dijo Lliteras.

"La decisión de restringir el horario de los micros es una decisión que tomó el Comité de Crisis, que es presidido por Obiol", agregó.

Gerardo Veroli (UCR), integrante de la comisión de Tránsito y Transporte del Concejo Deliberante, dijo que las restricciones en el servicio respondieron a cuestiones económicas y no sanitarias.

"Los entendidos en materia sanitaria son los que tendrían que haberse expresado acerca de si era conveniente la reducción en el servicio, pero, por el contrario, dijeron que no participaron cuando se decidió esa medida.

"Por tal motivo, está claro que la decisión fue adoptada por razones netamente económicas", opinó.

Veroli también comentó que en el CD se planteó un pedido al Ejecutivo para que deje sin efecto las restricciones de las frecuencias, aunque el oficialismo no permitió que prosperara la solicitud.

En este sentido, reclamó que Juan Leiva, presidente de la citada comisión, convoque a reunión a los demás integrantes, hecho que registra una importante demora.

La espera de la UTA

La Unión Tranviarios Automotor (UTA) anticipó que esperará a analizar el cuadro de situación que se vaya a dar tras las vacaciones de invierno, para fijar su posición ante la normalización del sistema.

Entre las variables que el gremio tendrá en cuenta, está el número de choferes enfermos y el presentismo que se registre en los establecimientos públicos y educativos de la ciudad.

El servicio de pago está garantizado

En otro orden, Larraburu manifestó que las compañías prestadoras del servicio deben asegurar el suministro de las tarjetas magnéticas descartables hasta que se produzca el recambio por las plásticas y recargables.

"Tarjebus --firma que suministra el servicio de tarjetas actualmente-- tendrá que hablar con los representantes de las empresas Plaza y Rastreador Fournier para ver cómo van a seguir, de común acuerdo", afirmó Larraburu.

El titular de Tarjebus, Horacio Mulvihil, dijo que la demora evidenciada en el cambio del sistema de pago era previsible.

"La realidad es que no se puede instalar un sistema en 90 días. Por eso sabíamos que, de alguna manera, esto se postergaba, aunque no esperábamos que la licitación sufriera tres postergaciones", resaltó.

El contrato entre Tarjebus y las prestatarias se extiende hasta el 1 de agosto próximo, mientras que la licitación fue fijada para el 3 de ese mes.

"Pensemos en todos los plazos que comienzan a partir de la licitación: período de impugnaciones, elección del sistema, la adjudicación y la puesta en marcha. Es posible que el cambio recién se producta en el segundo trimestre del año que viene", señaló Mulvihil.

Finalmente, aseguró que el usuario no va a resultar afectado por las cuestiones derivadas de la modificación del sistema de pago.

"No se tienen que dar cuenta de lo que está pasando, porque no deben faltar tarjetas en las calles. No hay nada para alarmarse. Seguimos trabajando normalmente ", concluyó.

Incremento del boleto

De acuerdo con lo estipulado en la ordenanza que dio marco al último aumento de la tarifa del transporte público de pasajeros, a partir del lunes venidero, el boleto pasará a costar diez centavos más. De tal manera, los usuarios tendrán que abonar 1,70 pesos.

El incremento es inversamente proporcional al ahorro que se le generará a la comuna respecto del subsidio que abona a las empresas Plaza, Mayo y Rastreador Fournier. El municipio aporta actualmente 20 centavos por pasaje, cifra que, a partir del lunes, se reducirá a 10 centavos.

Los empresarios continuarán recibiendo, en todo concepto, 1,80 pesos, cifra que continuará vigente, al menos, hasta enero.

Los usuarios del sistema deberán absorber otros dos aumentos, previstos para octubre, cuando el boleto pasará a costar 1,75 por viaje, mientras que los restantes 5 centavos serán aportados por la comuna, y otro en diciembre, cuando los pasajeros paguen la totalidad de la tarifa: 1,80 pesos.

Comentá la nota