Por el mal servicio, los micros ya recibieron 730 reclamos este año.

Los usuarios no encuentran respuestas a sus reclamos sobre deficiencias del servicio. La gente dice que no hay respuestas del Estado. Frecuencias, el no cumplimiento de los horarios y la contaminación son las quejas principales que se reciben tanto en el 0800 como en Prodelco. Suman 150 por mes.
La cantidad de denuncias que se reciben en Prodelco son similares que las que se realizan en el 0800. Esta entidad tiene, cada mes, alrededor de 60 reclamos referidos a los micros, mientras que al 0800 se hacen entre 60 y 90 mensuales. De esta manera, los reclamos suman 730 en los seis primeros meses de este año.

Las quejas sobre el servicio de transporte que recorren el microcentro y el conurbano mendocino son constantes: los vehículos contaminan demasiado (hasta llegan a ocultar con el humo los carteles que indican dónde denunciarlos si contaminan), el cumplimiento de los horarios es muy poco frecuente, en especial el de los colectivos que cruzan el centro, y los choferes, muchas veces, no tienen un trato muy ameno para con los usuarios. La Dirección de Vías y Medios de Transporte (DVMT) dispuso, hace poco más de un año, una línea gratuita (el 0800-999- 2001) para que la gente denuncie estas irregularidades. Cada mes se reciben entre 60 y 90 quejas, la mayoría referidas al humo que emanan los micros, en especial los del Grupo 2. El número, sin embargo, es minúsculo en relación con la cantidad de usuarios del servicio (unos 200 mil por día). La causa, según Protección del Consumidor (Prodelco), es bastante sencilla: el Estado no da soluciones a los reclamos efectuados por los usuarios. "Denuncian y después ven que todo sigue igual", explica la titular de Prodelco, Susana Yellich.

El 0800 recibió, en los primeros 5 meses del año, 365 reclamos, la mayoría de los cuales apuntaron a la contaminación que generan los coches que circulan por la ciudad. El mayor porcentaje de estas quejas apunta al Grupo 2, que todos los meses genera cerca de la mitad del total de llamados. "Evidentemente hay problemas de uso, porque nosotros obligamos a revisiones técnicas trimestrales", apuntó Andrés Da Rold, titular de la DVMT.

En tanto, desde la oposición, responsabilizaron a la falta de mantenimiento de las unidades como la causa de este problema. "En esta gestión ha habido un gran debilitamiento del estado de las unidades", dijo la diputada Amalia Monserrat, titular de la comisión de Urbanismo y ex directora de la Empresa Provincial de Transporte Mendoza (EPTM).

Las frecuencias es otro de los puntos conflictivos del sistema. Los empresarios acusan al caos vehicular del centro. "Hacen falta carriles exclusivos", dijo Monserrat. "Las frecuencias no se respetan", remarcó tajante Yellich. En el año se recibieron 39 denuncias al 0800 por este problema.

La evasión disminuyó un 60%

Cuando la administración de Celso Jaque asumió, uno de los aspectos en los que primero se puso la lupa fue en la recaudación, debido a la sospecha de taquilla liberada con la que se acusó a la gestión de Julio Cobos. El año pasado, desde la DVMT anunciaban que los boletos que no se pagaban, por día, eran entre 30 y 35 mil, lo que producía una pérdida de alrededor de un millón de pesos mensuales. Según Da Rold, esta situación se ha normalizado, y la evasión ha disminuido 60%. "Estos últimos 4 meses se les ha podido abonar a las empresas el pago por kilómetro recorrido, sin recurrir al fondo compensador del transporte, es decir, sólo con la recaudación", dijo el funcionario.

Otro de los aspectos que según el Gobierno provincial ha ayudado es que las máquinas de Siemens se rompen menos. La recaudación va a un fondo común, y tras corroborarse el cumplimiento de los kilómetros, Vías y Medios realiza el pago a las empresas.

Comentá la nota