El Servicio de Hemodinamia realizó la primera arteriografía digital a un paciente pediátrico.

El estudio permite un mapeo de la circulación cerebral intracraneana para detectar malformaciones y avanzar en el diagnóstico. Profesionales que intervinieron en el procedimiento manifestaron su satisfacción por haber realizado “esta práctica en Pergamino”.
Ayer en horas de la mañana los profesionales del Servicio de Hemodinamia, recientemente instalado en el Hospital Interzonal de Agudos San José, concretaron por primera vez en Pergamino una arteriografía digital a un paciente pediátrico. Se trata de un estudio de diagnóstico de alta complejidad que pudo realizarse con el equipamiento con el que cuenta el Servicio y que posibilita detectar malformaciones congénitas e identificar lesiones que afecten el funcionamiento neurológico.

Minutos después de finalizado el procedimiento, en diálogo con LA OPINION, el doctor Ricardo Garasa, jefe del Servicio de Anestesiología del Hospital San José, describió que “había un paciente de 8 años que se sospechaba tenía una malformación arterial cerebral por el cuadro neurológico que presentó”.

“En este marco me contactaron los profesionales del Servicio de Hemodinamia para ver si era posible realizarle una arteriografía digital con la aparatología que tiene el Hospital”, relató y señaló que “luego de hacer algunas adecuaciones a las funciones del equipo de anestesia con el que contamos, finalmente hoy – por ayer- pudimos realizar este estudio de alta complejidad, trasladando nuestro equipamiento hacia el sector de Hemodinamia”.

En la opinión del doctor Garasa, la significación que tiene esto es que “es el primer estudio de referencia de este grado de complejidad que se realiza desde el Servicio de Hemodinamia y el primero de estas características que se concreta en Pergamino”.

Abundando en las características del procedimiento y siempre concentrado en los aspectos que hacen a su especialidad, el jefe del Servicio de Anestesiología explicó que “la arteriografía digital es un estudio de diagnóstico en el que se canalizan por medio de un catéter la arteria carótida externa e interna, incluso las vertebrales, con el propósito de hacer un mapeo de toda la circulación cerebral intracraneal del paciente para determinar si existe algún tipo de malformación genética, alguna lesión o una aneurisma”.

Con respecto a los requerimientos de anestesia para la realización de este tipo de exámenes, el doctor Garasa hizo la salvedad de que “en este caso se trataba de un paciente pediátrico, lo que siempre importa tomar recaudos específicos” y explicó que “desde la anestesia, en este tipo de estudios resulta fundamental que el paciente no tenga ningún tipo de dolor, que esté realmente quieto y que no mueva su cabeza ante la inyección de los medios de contraste, todas cuestiones que son las que permiten llevar adelante el estudio y controlar todas las funciones vitales en forma permanente”.

Mayor caudal de trabajo

Por último y consultado respecto del caudal de trabajo que impone al departamento de Anestesiología el funcionamiento del Servicio de Hemodinamia, el profesional aclaró que “no todos los estudios que se realizan necesitan anestesia”, pero planteó que “a medida que se vayan afinando muchas prácticas, vamos a tener que acrecentar nuestro volumen de trabajo porque hay casos especiales, como el de este paciente de 8 años, que necesitó ser anestesiado para someterse al examen”.

Alentado

Visiblemente conforme con el funcionamiento del Servicio de Hemodinamia y con la coordinación que tienen todos los sectores del Hospital para asegurar su buen funcionamiento, respondiendo a la consulta de LA OPINION el director ejecutivo del Hospital San José se mostró “alentado por cómo estamos funcionando con el Servicio y agradecido al compromiso que los profesionales que intervienen en los distintos estudios asumen para atender cada uno de los casos que se presentan”.

“Es una enorme responsabilidad para un Hospital público contar con un servicio de esta naturaleza, que se pone a disposición de la comunidad evitando onerosos y complejos traslados”, confluyó.

El Servicio de Hemodinamia del Hospital San José se habilitó el mes pasado con la presencia en Pergamino del ministro de Salud, Claudio Zin. El equipo cuenta con monitores, una camilla especial, un arco en C y completo instrumental para desarrollar estudios diversos. Por ser el único de estas características que funciona en la zona, y en función de ello atender las necesidades de una amplia región, para su habilitación fue necesario efectuar las previsiones necesarias en materia de recursos humanos a fin de dotar al Servicio de un plantel profesional altamente calificado para poder realizar prácticas de diagnóstico de alta complejidad.

Comentá la nota