Serios disturbios en Córdoba

Serios disturbios en Córdoba
Hubo 23 presos y destrozos en la sede comunal por un recorte salarial
CORDOBA.- Otra vez la violencia se hizo presente en una manifestación de empleados del municipio de esta capital, que atacó su sede central con piedras, bulones y bombas de estruendo, y causaron cuantiosos daños en el edificio.

La policía actuó con energía para controlar a los revoltosos y además de disolverlos, usando por momentos disparos de balas de goma, procedió a la detención de 23 municipales. Entre ellos figura una mujer. Una persona fue hospitalizada. Tres policías sufrieron lesiones leves. Familiares de uno de los apresados aseguran que no es empleado comunal.

El enfrentamiento que tuvo su pico de violencia ayer lleva seis semanas, desde que el intendente Daniel Giacomino, ex juecista que se pasó al kirchnerismo, anunció un recorte de la masa salarial, al anular adicionales, prolongaciones horarias y horas extra. Argumentó que los números no cerraban, que no se podía destinar más del 70 por ciento de los recursos a salarios y que había que rebajar ese concepto al 50 por ciento.

El desorden de ayer estalló cuando pasada media mañana llegó al lugar una columna de empleados de las llamadas "áreas operativas". Grupos belicosos, cuyos integrantes se cubrían el rostro y disparaban con hondas, morteros y bombas de estruendo. Los proyectiles impactaron en los ventanales de la planta baja y del primer piso, donde se hallaba el intendente Giacomino.

El Palacio quedó envuelto en una densa humareda. No obstante, la lluvia de piedras y de bulones, no hubo heridos en el interior. Los policías destacados para proteger la sede avanzaron sobre los manifestantes disparando gases lacrimógenos y balas de goma. Fue entonces que hubo detenciones y que se logró disolver la columna.

Lejos de cesar, la tensión se trasladó para hoy y mañana, ya que el secretario general del sindicato de empleados municipales, Rubén Daniele, proclamó la continuidad del plan de lucha.

Hoy habrá una deliberación en el área de Salud y mañana, una asamblea general. No se descartan nuevos desbordes.

El conflicto explotó en medio de la campaña electoral. Giacomino acusó a su antecesor, Luis Juez, de haber dejado una calamitosa situación financiera. Habló de una alianza Juez-Daniele. Desde el juecismo, se sostuvo que fue una maniobra kirchnerista para dañar las chances electorales del líder del Frente Cívico, que ganó una banca de senador por sólo cuatro puntos.

Hubo varias manifestaciones violentas. Pasado los comicios, pareció que se encaminaba una solución, pero el viernes las negociaciones volvieron a punto muerto.

El secretario de gobierno comunal, Guillermo Luque, dijo anoche a LA NACION que la intendencia seguía abierta al diálogo, pero no bajo el "marco de violencia que pretende imponer el gremio".

Las autoridades municipales pidieron la lista de detenidos; instruirán sumarios administrativos y los suspenderán en sus tareas. Los daños en los ventanales fueron valuados en $ 100.000. También hubo serios daños en muebles y en instalaciones.

Comentá la nota