"Hay serio riesgo por el dengue hemorrágico"

| El especialista dijo que la gente tiene que saber que no es una enfermedad benigna.
Desde la incursión en el país de cuatro serotipos de dengue el año pasado, hay una situación de riesgo constante sobre la presencia del dengue hemorrágico, especialmente en la zona que fueron consideradas críticas por la cantidad de casos. El crítico panorama fue planteado por el doctor Juan Bisset, director nacional de Vectores, de Cuba, quien visitó Santiago en el marco de las jornadas internacionales de chagas.

En diálogo con Nuevo Diario, el especialista explicó que "el dengue pasa de formas inaparentes hasta las graves y éstas se producen básicamente en los individuos que han tenido una previa exposición a un serotipo de dengue".

A esta situación, "hay que sumarle que el dengue no es una enfermedad de la cual las personas sean conscientes. Yo diría que hay poca percepción del riesgo, porque la gente no está pensando en que puede contraer la enfermedad, pero una vez que la tiene seguro se acuerda para toda la vida, porque la persona siente sensaciones muy feas", explicó el especialista del Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí (IPK), quien colabora con la Organización Mundial y Organización Panamericana de Salud para el estudio del Aedes y su vector.

"La gente tiene que saber que el dengue sí mata y que no es una enfermedad benigna y hay que ponerle en la conciencia que es un riesgo que está presente y que tienen que prevenirse y protegerse", reafirmó con cierta preocupación, ya que se trata de un país que ha sufrido más de seis epidemias en los últimos veinte años.

Explicó que América Latina es el único continente que ha logrado erradicar en dos oportunidades al Aedes, cuyas campañas fueron hechas sobre una base de saneamiento ambiental profundo de un control del vector. "Aquella época obviamente no existían los problemas actuales, como es el caso de la urbanización desorganizada de megaciudades que tienen más de diez millones de habitantes, como es Buenos Aires y de la velocidad con la que se pueden mover las personas, gracias a que el transporte aéreo te lleva en horas de un extremo a otro. Todas estas cosas han hecho que la velocidad del dengue sea mucho mayor, por lo cual se han realizado controles dentro de los aviones, ya que las personas pueden llevar una carga de virus mucho más grande y más rápido de un lugar a otro y un claro ejemplo fue la pandemia reciente de gripe A", puntualizó.

Instó al trabajo en conjunto

El especialista dijo que el control más eficiente es el que se realiza de abajo hacia arriba, o sea desde "la población al Estado y a la inversa". "Esto se logra con un compromiso entre las partes, donde el dinero y los recursos humanos son elementales sumados a la participación de la gente que facilite una interacción más efectiva".

Comentá la nota