Sería inminente el lanzamiento del nuevo canje de la deuda

La oferta a los bonistas en default se conocería la semana próxima; avances en la revisión del FMI
ESTAMBUL.- Todo parece estar preparado para que el Gobierno se lleve hoy dos buenas noticias de esta cautivante ciudad: la posibilidad de anunciar en forma inmediata la oferta para los bonistas en default y la de realizar antes de fin de año una revisión del Fondo Monetario Internacional (FMI), pasos previos para volver al mercado internacional de capitales.

Esa fue la principal conclusión de las reuniones que mantuvieron ayer el ministro de Economía, Amado Boudou, y el presidente del Banco Central, Martín Redrado, con autoridades del FMI e inversores sedientos de recuperar posiciones en los ascendentes bonos argentinos.

Por un lado, Redrado mantuvo un encuentro con el director gerente del FMI, Dominique Strauss-Kahn, en el que se acordó, según fuentes argentinas, que la misión demorada desde 2006 se concentre en cuestiones técnicas, sin opinar sobre las políticas y con el más bajo perfil posible, al punto de que no participaría el jefe del Departamento del Hemisferio Occidental, Nicolás Eyzaguirre. Por el otro, Boudou se encontró con Eyzaguirre para "aclarar diferencias", luego de que el funcionario chileno afirmó que la Argentina mantuvo un rumbo fiscal errático y que el Gobierno no puede limitar los alcances de la revisión del artículo IV.

Cuando el ministro partía a una cena con sus pares en el deslumbrante Palacio Dolmabahçe -que sirvió como sede del gobierno otomano hasta la instalación de la república, en 1922-, de la que también participó Redrado, apareció Eyzaguirre en la puerta del hotel y le aclaró que no había querido condicionar la negociación.

Nada dijo en cambio sobre sus críticas a las cuestiones fiscal e inflacionaria de la Argentina. Por eso, Boudou expresó después a un grupo de periodistas: "Ellos tienen una visión diferente de la nuestra, y por eso se les pasó por delante de las narices la peor crisis desde 1930, mientras la Argentina tenía su sistema financiero fortalecido por la política económica y monetaria que se vino llevando adelante de 2003 a la fecha".

Parte de su buen ánimo se basaba en los encuentros que tuvo previamente con las calificadoras de riesgo Standard & Poor´s y Moody´s; la primera ya adelantó que subirá la nota del país si se hace el canje con los holdouts.

Hoy, a las 15 hora local, Boudou se reunirá con Strauss-Kahn para ratificar los términos de este intercambio informativo que deje lo más conforme posible a ambas partes: al FMI, porque la Argentina cumpliría con un requisito pendiente desde 2006, y al Gobierno porque le allanará el camino para volver a emitir deuda en el mercado, a una tasa más baja, y podrá renegociar la deuda con el Club de París. De esta manera, los técnicos analizarían la evolución fiscal, la inflación, la deuda, el sistema financiero y la cuestión monetaria, para emitir luego un informe crítico, pero desde Washington.

Después de la ley de medios

Como Boudou adelantó su viaje un día, se especuló con la posibilidad de que, luego de reunirse mañana con la Presidenta, anuncie la oferta de los bancos para salir del default, pero al parecer podría postergarse hasta la sanción de la ley de medios audiovisuales.

En todo caso, Boudou podrá transmitirle a Cristina Kirchner el buen ánimo de los inversores, que hasta hace un mes ni siquiera observaban a la Argentina. Fuentes oficiales explicaron a LA NACION que con una quita cercana al 65%, un bono a 7 años para los intereses que no se pagaron desde 2005 y el aporte de otro título de los inversores institucionales que ingresen, a quienes se les daría un Discount a 25 años con una emisión de US$ 7000 millones, los bancos que trabajan en la oferta afirman que la aceptación podría rondar el 75%.

Inversores que tienen esos títulos y otros que quieren comprar nuevos instrumentos expresaron al ministro y al secretario de Finanzas, Hernán Lorenzino, su alegría por la decisión argentina. Muchos fondos grandes habían vendido su cartera de bonos argentinos y ahora "ven la posibilidad de un alza fuerte que ya no existe en muchos otros mercados emergentes", se explicó.

Como nadie quiere quedarse fuera de esta "minifiesta", los inversores apenas preguntan sobre la manipulación de las estadísticas oficiales -que antes tanto los amargaba- y cada tanto hacen alguna consulta sobre la sensible cuestión política. "Hay mucha, pero mucha plata", sintetizó un ejecutivo de un banco, con toda crudeza. La respuesta de los funcionarios es que hay aval político para la normalización financiera, que permitiría salir al mercado internacional de capitales por primera vez desde el default, a fines de 2001, sin temor a un embargo, mientras se cocina a fuego más lento la renegociación con el Club de París.

En cifras

US$ 20.000

Millones

* Es el capital original de la deuda en default en manos de bonistas.

US$ 29.000

Millones

* Es la suma de la deuda en default más los intereses atrasados.

* Quita. La propuesta casi definida contempla una quita cercana al 65% en el valor presente y no incluye el bono ligado al PBI ofrecido en 2005. También contempla un bono a siete años para los intereses que no se pagaron desde el canje de 2005.

* Nuevo bono. Incluye la entrega por parte del Gobierno de un bono Discount a 25 años de plazo, con una emisión de 7000 millones de dólares.

Feletti pidió más crédito multilateral

* ESTAMBUL.- En la asamblea del FMI, Amado Boudou y su viceministro, Roberto Feletti, pidieron ayer "aumentar la participación de los países emergentes en los foros económicos internacionales". Feletti también enfatizó que "hay que ampliar el financiamiento de los bancos multilaterales".

Comentá la nota