Sería inminente el aumento del boleto

Desde la Cetach piden que el pasaje suba a $2,20. Un estudio de costos realizado por el municipio

y el Gobierno fija un costo mínimo a $1,85. Los choferes reclaman un aumento salarial del 12,5%.

La exención del pago de patentes por parte de la Municipalidad de Resistencia no alcanzaría a las empresas de transporte público de pasajeros, para soportar el incremento salarial que reclaman los choferes.

La semana que se inicia sería clave para las conversaciones que mantendrán los empresarios del sector, el municipio y el Gobierno, para tratar esta cuestión. Aunque ya se sabe que la única solución que tiene es incrementar el precio del boleto. Así lo aseguró el director de Transporte de la provincia, Marcelo López, quien a su vez anticipó que cuando el gobernador Jorge Capitanich regrese de su viaje, mantendrá una reunión a fin de decidir la suba del precio del boleto.

En este sentido, el funcionario provincial explicó que la decisión sería en razón a la crisis financiera por la que están atravesando, sumado al reciente incremento salarial que la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (Fatap) le dio a los choferes de la Unión Tranviarios del Automotor (UTA).

LA SITUACION

A nivel nacional las empresas de transporte público incrementaron a $3.325 el sueldo básico de los trabajadores, mediante el blanqueo de $400, sumado a $250 no remunerativos hasta diciembre, más $2 que los choferes exigieron que vayan a los viáticos.

Este reclamo a nivel nacional, más las presiones de la UTA local para que los empresarios abonen sueldos atrasados, como también el pago de la obra social, bajo amenaza de paro, fueron los motivos por los cuales la Cámara de Empresas de Transporte y Afines del Chaco (Cetach) salió decididamente a pedir explícitamente un incremento en el boleto de colectivos.

En el mes de abril de este año la Cetach presentó un estudio a la Comisión de Seguimiento de Transporte, donde se expresaba la necesidad de cobrar un pasaje de $2,20 para poder cubrir los costos de funcionamiento, sin embargo, la decisión nunca se concretó. Incluso, las autoridades municipales y provinciales presentaron un estudio que fijaba el costo mínimo del boleto en $1,85.

Si se quisiera evitar el aumento del pasaje, la provincia tendría que recibir más subsidios de la Nación, pero eso no sucede.

Otra alternativa podría ser que se disminuya el precio de los repuestos, pero las empresas se niegan a eso. Por lo tanto la única salida que al parecer encuentran, tanto empresarios del transporte como el municipio y el gobierno provincial, para atender el reclamo salarial de los choferes, es que el usuario pague más caro por viajar en colectivo.

Comentá la nota