"Sería hipócrita negar que existen tensiones internas en el Gobierno"

Claudio Miranda, secretario de Obras Públicas, reconoce que hay divergencias en el seno de la gestión Jure. No obstante, enfatiza que está la decisión política de cumplir los objetivos trazados. Entre ellos, destaca la existencia de un amplio proyecto de obras para la ciudad, muchas de ellas inminentes
De­jan­do ma­ni­fies­ta­men­te de la­do la hi­po­cre­sía, Clau­dio Mi­ran­da ad­mi­te que den­tro del go­bier­no mu­ni­ci­pal hay ten­sio­nes.

Pe­ro ade­más de atri­buir­las a la faz con­flic­ti­va in­he­ren­te a la to­ma de de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas, des­ta­ca que exis­te un acuer­do pa­ra que la ges­tión de Ju­re sea exi­to­sa.

En el es­pa­cio de en­tre­vis­tas se­ma­na­les rea­li­za­das por los usua­rios del si­tio web de PUN­TAL, el se­cre­ta­rio de Obras Pú­bli­cas tam­bién re­mar­ca que hay un pro­yec­to pa­ra do­tar a Río Cuar­to de obras tan es­pe­ra­das co­mo in­dis­pen­sa­bles.

En ese mar­co, anun­cia que en los pró­xi­mos me­ses la Mu­ni­ci­pa­li­dad lle­va­rá a ca­bo 15 fren­tes de tra­ba­jo.

- ¿Cuá­les son los pro­yec­tos que se van a con­cre­tar en un pla­zo me­dia­to?

- En los pró­xi­mos 6 me­ses va­mos a es­tar lle­van­do ade­lan­te por lo me­nos 15 fren­tes de obras pú­bli­cas. Mu­chos es­tán en pro­ce­so de con­tra­ta­ción. Al­gu­nas de es­tas obras son el Ali­via­dor en ca­lle 25 de Ma­yo; cloa­cas en ba­rrio Las Quin­tas; cor­dón cu­ne­ta y ba­de­nes en la ve­ci­nal Alem. Tam­bién va­mos a re­fun­cio­na­li­zar el Re­gis­tro Ci­vil, se ter­mi­na­rá la Ca­sa del Sol y cons­trui­re­mos ba­ños pú­bli­cos en el cen­tro. Ade­más ha­re­mos obras pre­ven­ti­vas, co­mo el man­te­ni­mien­to y en­san­cha­mien­to de los ca­na­les que ab­sor­ben los ex­ce­den­tes hí­dri­cos que pro­du­cen las llu­vias im­por­tan­tes y va­mos a cons­truir la can­cha de hoc­key sin­té­ti­ca. Hay un im­por­tan­te avan­ce en la do­ta­ción de gas al Par­que In­dus­trial. Es­tá en eje­cu­ción la obra de gas en el Cen­tro de Sa­lud. Y con­ti­nua­re­mos con la pa­vi­men­ta­ción de ba­rrio Ro­que Sáenz Pe­ña, con dos blo­ques de en­tre 15 y 20 cua­dras an­tes de fin de año.

- Mu­chas de es­tas obras ya han si­do anun­cia­das y lue­go pos­pues­tas. ¿Exis­ten fon­dos que ga­ran­ti­cen que se con­cre­ta­rán?

- Sí, por­que en rea­li­dad no han si­do pos­pues­tas. He­mos es­ta­do lle­van­do ade­lan­te los pro­ce­di­mien­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos pa­ra los lla­ma­dos a con­cur­so. Ade­más el in­ten­den­te to­mó la de­ci­sión de que to­das las obras se ha­gan por li­ci­ta­ción, lo cual lle­va un pro­ce­so. Ade­más es­tas obras es­tán cal­za­das con re­cur­sos pro­ve­nien­tes del Fon­do Fe­de­ral So­li­da­rio, que lle­ga por las re­ten­cio­nes a la so­ja, y con el ex­ce­den­te del fon­do de obras pú­bli­cas.

- Se atri­bu­ye el dé­fi­cit de obras de la pri­me­ra par­te de la ges­tión Ju­re a los ex­ce­si­vos gas­tos de la ges­tión an­te­rior.

- El dé­fi­cit ope­ra­ti­vo que pue­da te­ner la ges­tión na­da tie­ne que ver con las obras pú­bli­cas, por­que Río Cuar­to tie­ne en­crip­ta­dos los fon­dos vin­cu­la­dos con la obra pú­bli­ca. Los rio­cuar­ten­ses, con sus im­pues­tos y ser­vi­cios, pa­gan un 10% ex­clu­si­va­men­te des­ti­na­do a tal fin. Y el Fon­do Fe­de­ral So­li­da­rio lle­ga só­lo pa­ra obras nue­vas. Por en­de, los pro­ble­mas fi­nan­cie­ros que pu­die­ren exis­tir en la ge­ne­ra­ción de ren­tas ge­ne­ra­les no com­pli­can el de­sa­rro­llo ni el pa­go de la deu­da vin­cu­la­da con la obra pú­bli­ca. Son fon­dos que es­tán es­truc­tu­ra­dos de ma­ne­ra di­fe­ren­te y hay una or­de­nan­za que pro­te­ge los que co­rres­pon­den a obras.

- ¿Cuán­do van a pa­vi­men­tar en Ban­da Nor­te?

- Ha­ce dos se­ma­nas pre­sen­ta­mos, a ni­vel na­cio­nal, un pro­yec­to por 100 cua­dras de pa­vi­men­to en­tre las que es­tá com­pren­di­do Ban­da Nor­te. Es­ta­mos a la es­pe­ra de fir­mar un con­ve­nio. Pa­ra los pró­xi­mos 3 años te­ne­mos un gran plan de de­sa­rro­llo de pa­vi­men­ta­ción, por­que Río Cuar­to tie­ne un dé­fi­cit im­por­tan­te: so­lo el 40% de las ar­te­rias de la ciu­dad es­tán pa­vi­men­ta­das o con cor­dón cu­ne­ta.

- ¿En­tre esas obras es­tán las ca­lles Ro­ma y Rei­nau­di?

- Es­tán en la pla­ni­fi­ca­ción ge­ne­ral, no en lo in­me­dia­to.

Te­rre­nos y vi­vien­das

- Se ha co­no­ci­do la in­ten­ción del Mu­ni­ci­pio de ven­der 700 te­rre­nos pa­ra la cons­truc­ción de vi­vien­das pa­ra la cla­se me­dia. ¿Ya hay avan­ces so­bre as­pec­tos for­ma­les co­mo pla­zos, re­qui­si­tos, fe­chas, etc.?

- Exis­te la de­fi­ni­ción po­lí­ti­ca del go­bier­no de de­jar de te­ner te­rre­nos in­mo­vi­li­za­dos en po­der del Mu­ni­ci­pio. Si hay un dé­fi­cit de al me­nos 6 mil vi­vien­das, que­re­mos trans­fe­rir esos te­rre­nos pa­ra pro­yec­tos fa­mi­lia­res de cons­truc­ción, a pre­cios ra­zo­na­bles y con re­qui­si­tos trans­pa­ren­tes y jus­tos. Por eso el pro­yec­to re­quie­re del con­sen­so po­lí­ti­co y he­mos in­vo­lu­cra­do a los blo­ques de la opo­si­ción. Los re­qui­si­tos y con­di­cio­nes van a ser par­te de lo que se de­fi­na en el Con­ce­jo De­li­be­ran­te.

- La opo­si­ción ha ma­ni­fes­ta­do des­con­fian­za so­bre el des­ti­no que po­drían lle­gar a te­ner los fon­dos que se ob­ten­gan. Pi­den ga­ran­tías.

- For­ma par­te de la dis­cu­sión. Con la opo­si­ción de­be­mos de­fi­nir los re­qui­si­tos y el des­ti­no de los fon­dos.

- Se­gún un in­for­me, un 50% de la in­ver­sión en la cons­truc­ción se des­ti­nó a la edi­fi­ca­ción de to­rres, mien­tras que só­lo el 21% fue a vi­vien­das. Por en­de, el pro­ble­ma del dé­fi­cit ha­bi­ta­cio­nal si­gue tan vi­gen­te co­mo an­tes del boom edi­li­cio. ¿Cuál es su re­fle­xión?

- Es­to ha si­do pro­duc­to de la de­ci­sión de co­lo­car en la ciu­dad los ex­ce­den­tes fi­nan­cie­ros de la re­gión. Es al­go le­gí­ti­mo. En to­do ca­so, lo que te­ne­mos que ha­cer es pen­sar al­ter­na­ti­vas pa­ra esos ex­ce­den­tes fi­nan­cie­ros. De­be­mos ser in­ge­nio­sos pa­ra pro­po­ner op­cio­nes con sen­ti­do so­cial a quie­nes ten­gan la ca­pa­ci­dad eco­nó­mi­ca de in­ver­tir. Por eso tam­bién pen­sa­mos en el Ban­co Re­gio­nal, que pue­de ser una he­rra­mien­ta no só­lo pa­ra el sec­tor pú­bli­co, si­no tam­bién pa­ra el sec­tor pri­va­do.

As­pi­ra­cio­nes y ca­pi­tal

- ¿Obras Pú­bli­cas es la pla­ta­for­ma pa­ra una as­pi­ra­ción ma­yor?

- Uno siem­pre quie­re cre­cer. Pe­ro hoy ten­go a mi car­go un área es­tra­té­gi­ca, que com­pren­de la obra pú­bli­ca, los ser­vi­cios pú­bli­cos y el trans­por­te, y quie­ro cum­plir con esa res­pon­sa­bi­li­dad. Soy tri­bu­ta­rio de la ges­tión del in­ten­den­te y quie­ro que sea exi­to­sa.

- ¿Por qué se fue del ra­di­ca­lis­mo y por qué quie­re vol­ver?

- Aun­que ten­go mi fi­cha de afi­lia­ción sus­pen­di­da, en rea­li­dad no me fui del ra­di­ca­lis­mo. Yo creí, jun­to a mu­chos ra­di­ca­les, que en el 2007 la al­ter­na­ti­va al mo­de­lo del pe­ro­nis­mo en Cór­do­ba era la fór­mu­la Juez - Rins. Ade­más en­ten­día­mos que Ma­rio Ne­gri era fun­cio­nal a los ob­je­ti­vos del go­bier­no pro­vin­cial. Y Ne­gri arras­tró a mu­chos ra­di­ca­les de bue­na fe, que de­fen­dían la iden­ti­dad par­ti­da­ria, a ser fun­cio­na­les a la con­ti­nui­dad del go­bier­no pro­vin­cial. Un año des­pués, el pro­pio Ne­gri era el prin­ci­pal im­pul­sor de una alian­za con Juez por­que iba a ser can­di­da­to a di­pu­ta­do na­cio­nal. Y en la cam­pa­ña a la in­ten­den­cia, que con­sa­gró a Ju­re, Ne­gri nos tu­vo has­ta cin­co mi­nu­tos an­tes del cie­rre de las lis­tas pa­ra fir­mar­nos la alian­za en Río Cuar­to. Es­tos he­chos me han da­do la ra­zón. Hoy quie­ro vol­ver al ra­di­ca­lis­mo, con to­da hu­mil­dad. Me sien­to ra­di­cal, me sien­to re­pre­sen­tan­te de sus prin­ci­pios li­mi­na­res y he pre­sen­ta­do for­mal­men­te al par­ti­do mi pe­di­do de rein­gre­so.

- Des­de que asu­mió Ju­re se ha­bla de ten­sio­nes den­tro del go­bier­no y se lo se­ña­la a us­ted co­mo re­pre­sen­tan­te de una de las co­rrien­tes in­ter­nas, jus­ta­men­te vin­cu­la­da al ex in­ten­den­te Rins.

- Las ten­sio­nes in­ter­nas, por la pro­pia di­ná­mi­ca de un go­bier­no, siem­pre exis­ten. Se­ría hi­pó­cri­ta ne­gar­las. Pe­ro exis­te, de par­te de to­dos, una cla­ra de­fi­ni­ción po­lí­ti­ca de tra­ba­jar por la ges­tión, por el in­ten­den­te, que es de to­dos. Ya ven­drán tiem­pos en los que se to­ma­rán otras de­ci­sio­nes vin­cu­la­das con el de­ve­nir po­lí­ti­co pre­ci­sa­men­te. Pe­ro exis­ten ob­je­ti­vos por los que tra­ba­ja­mos to­dos jun­tos.

- ¿Tie­ne mu­chos ene­mi­gos?

- Gra­cias a Dios ten­go mu­chos ami­gos. Mi ca­pi­tal es el res­pe­to, aun el de los que pien­san dis­tin­to.

- Ha­blan­do de ca­pi­tal, le pre­gun­tan có­mo hi­zo pa­ra cons­truir su ca­sa y com­prar­se un Re­nault Sce­nic con el suel­do que ga­na.

- A mi ca­sa la ten­go gra­cias al Cis­pren y al IPV. Es una ca­sa del IPV, que fue el úl­ti­mo plan de cla­se me­dia que se hi­zo en Río Cuar­to. Y la he me­jo­ra­do con mi es­fuer­zo per­so­nal y el de mi fa­mi­lia.

Un proyecto innovador

- El pro­yec­to de cons­truir co­che­ras en pla­za Ol­mos ya re­ci­be crí­ti­cas. Al­gu­nos por su rea­li­za­ción, otros creen que no ayu­da­rá a re­sol­ver el pro­ble­ma del trá­fi­co en el mi­cro­cen­tro.

- Es un pro­yec­to in­no­va­dor pa­ra una ciu­dad mo­der­na. Ge­ne­ra una co­che­ra sub­te­rrá­nea, con dos plan­tas pa­ra 200 co­ches, con una plan­ta por en­ci­ma que ten­drá el mis­mo con­cep­to de la re­mo­de­la­ción del mi­cro­cen­tro, y que da­rá prio­ri­dad al pea­tón. Por cier­to, de­be ser un pro­yec­to de in­ver­sión pri­va­da. El pro­ble­ma del trán­si­to de­be­mos re­sol­ver­lo en­tre to­dos. Aun­que el Ede­com es­tá cum­plien­do el rol de pre­ve­nir y con­tro­lar de ma­ne­ra ri­gu­ro­sa y sin pri­vi­le­gios, la úni­ca so­lu­ción se­rá un cam­bio de con­duc­tas.

Los ex

Durante la entrevista, Mi­ran­da brindó una breve opi­nión so­bre los in­ten­den­tes que ha te­ni­do Río Cuar­to des­de el re­tor­no de la de­mo­cra­cia.

» Abe­lla: una ra­re­za, un po­lí­ti­co al que quie­re la gen­te y en quien con­fía la gen­te.

n Can­te­ro: por fal­ta de ges­tión per­dió la opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca de go­ber­nar bien la ciu­dad.

» Rins: un po­lí­ti­co que sa­be go­ber­nar, un ha­ce­dor

» Ju­re: el in­ten­den­te con ma­yor pro­yec­ción po­lí­ti­ca de la pro­vin­cia de Cór­do­ba.

Comentá la nota