Sergio Saracco: "No es fácil trabajar con el cuñado del gobernador"

Sergio Saracco: "No es fácil trabajar con el cuñado del gobernador"
El ministro de Salud dijo que el subsecretario Ricardo Landete fue responsable para gastar el presupuesto y que no piensa en cambiar la medicina por la política.
A dos años de asumir la titularidad de la cartera de Salud, Sergio Saracco evaluó que su gestión incrementó en cantidad y calidad las prestaciones y la infraestructura de la salud pública provincial. El ministro que desembarcó en el gabinete de Celso Jaque sin experiencia política previa no escondió la compleja relación que mantiene con Ricardo Landete, subsecretario de Gestión y Control de la cartera de Salud.

"No es fácil trabajar con el cuñado del gobernador", admitió el ministro después de las diferencias que fueron ventiladas públicamente en el último tramo de la administración. De todos modos, ratificó que su intención es quedarse en al frente del ministerio hasta que termine el mandato de Jaque.

Saracco dialogó con Diario UNO en su despacho, distendido y dispuesto a contestar sobre todos los temas que atañen a la cartera que conduce. La entrevista se produjo el viernes a la mañana mientras el traslado del cantante Sandro a Mendoza para someterse a un doble trasplante concitaba la atención de los medios de todo el país. Aunque el tema toque al área Salud, la cartera estuvo prácticamente al margen del operativo.

–¿Cómo está la situación presupuestaria del ministerio?

–Es acotada, porque sabemos que los recursos provinciales tienen un límite y en lo que hay que trabajar es en incrementar los ingresos.

–¿Cómo se siente usted en la disputa por los recursos entre los ministros del gabinete?

–Nosotros tenemos necesidades para poder avanzar mucho más rápido. Nosotros nos pusimos como meta brindar servicios de calidad con equidad, porque para equilibrar el presupuesto nosotros podíamos bajar el número de camas y acotar las prestaciones para no tener problemas con la plata.

–En la distribución presupuestaria Seguridad ha logrado incrementar los recursos. Tomando esa área cómo referencia, ¿cómo le fue a Salud?

–Cuando asumimos el presupuesto ya estaba votado, por lo que tuvimos que pelear por refuerzos. Para este año se lo planteé directamente al gobernador y, dentro de las posibilidades, atendió nuestra situación.

–En 2009 tuvo $770 millones y no le alcanzó. ¿Cómo viene la proyección para 2010?

–Estamos esperando que nos den un parámetro desde Hacienda.

–¿Pero cuánta plata necesitan para mantener el nivel de actividad actual del ministerio?

–Por arriba de los $800 millones, pero te lo doy exacto una vez que lo tengamos. Acá tenemos que ver lo que hace a las prestaciones, porque hemos llegado hasta esta altura del año por el manejo responsable de los recursos. Además de los gastos de las prestaciones, desde el ministerio tenemos que subsidiar programas que tienen financiamiento del Casino porque no alcanza con ese aporte.

–¿Cómo puede ser que los aportes del Casino sean insuficientes cuando esa entidad promociona mejoría de la recaudación?

–Los aportes del Casino a la salud son insuficientes porque la Legislatura aprueba nuevos programas para financiar con la misma caja. El que no está en esta parte específica no alcanza a comprender los costos de las nuevas prestaciones.

–¿Proyecta una carrera política o piensa volver a la medicina?

–Nunca he dejado la medicina.

–¿Existió el conflicto político dentro del ministerio?

–Sí, pero es como en todas las gestiones.

–¿Influyó en la gestión?

–No y lo demostramos trabajando. Por delante están los pacientes.

–¿Cómo es tener abajo en la estructura a Landete?

–No es fácil trabajar con el cuñado del gobernador.

–¿Por qué?

–(Titubea) Por todos los temas que a veces pueden dificultar el entendimiento, no específicamente en lo que hace a tener distintas visiones a desarrollar.

–Mientras el gobernador estuvo en Francia (hace tres semanas) hubo una fuerte versión respecto de que usted presentó la renuncia.

–Eso lo trato personalmente con él y siempre está a su disposición la renuncia. Siempre impera cumplir los objetivos planteados, si yo veo que esas situaciones no se pueden dar o no me encuentro capacitado, daré un paso al costado.

Buenas y malas de la gestión

–Está cumpliendo dos años de gestión. ¿Qué balance hace?

–Hemos trabajado en todos los aspectos que denunciamos en un principio en lo que hace a la emergencia del sistema sanitario que estaba con serios problemas. Empezamos a trabajar para seguir prestando los servicios que estaban comprometidos y a partir de ahí ampliar la cobertura y la cantidad de servicios. En ese sentido tuvimos que empezar reparando el sistema eléctrico de los hospitales, algo básico que no estaba en condiciones. Hemos mejorado los centros de salud y puesto en funcionamiento dos hospitales.

–¿Puede resaltar cinco realizaciones concretas de la gestión?

–Mejoramos la infraestructura. Otro elemento fundamental es el recurso humano: incrementamos 50porciento las residencias pasando de 105 a 154, al mismo tiempo que se redujeron las concurrencias. Las residencias son rentadas y las concurrencias no. También ampliamos 220 camas en el sistema sanitario. Extendimos las bases del Servicio de Emergencia Coordinado y salimos con la salud a la calle.

–¿Qué acciones que estaban planificadas no pudo concretar?

–Principalmente en las cosas por hacer se nos dificultó la concreción de las escaleras del hospital Schestakow. No pudimos iniciar la Maternidad del Lagomaggiore; es posible que la empecemos el año que viene. Tenemos pendiente el equipo de hemodinamia del Central, que quedó relegado frente a otras prioridades del hospital, pero ya está en licitación vía Nación.

Comentá la nota