SERGIO MASSA, SOBRE LA SITUACIÓN LABORAL “Hay que prestar mucha atención”

El jefe de Gabinete, Sergio Massa, admitió que por la crisis internacional en el país “aparecen algunas situaciones a las que hay que prestarles la debida atención”.
Aunque insistió en que se trata sólo de “hechos puntuales” y circunscribió el impacto al sector automotor, Massa prometió que se van a articular medidas desde el Ministerio de Trabajo y la Secretaría de Industria para frenar los despidos. El Sindicato de Mecánicos (SMATA) advirtió que “la situación es bastante complicada” en la industria, donde señaló que “la crisis está instalada”.

En declaraciones radiales, Massa dijo que “el Gobierno viene trabajando desde hace un mes” con dirigentes gremiales y empresariales para “mantener el nivel de actividad económica y de empleo”. De todos modos, resaltó que, “a pesar de la situación internacional”, se registró “una mejora en los indicadores de desempleo”.

Massa habló frente al recrudecimiento de la crisis laboral en la industria exportadora, que se extiende a las curtiembres, frigoríficos, metalúrgicas y aserraderos.

También a algunas cadenas de comercios minoristas. Dijo que el Gobierno tendrá “especial cuidado en las industrias sensibles”, pero pidió “no generar sensación de zozobra en la gente y transmitir tranquilidad”.

El secretario de prensa de SMATA, Leonardo Almada, aportó un baño de realismo. Calificó la situación de “bastante complicada” y habló de “una crisis instalada” en el gremio.

“Estamos tratando de acceder a alguna negociación con las empresas para que no se produzcan desvinculaciones y que se mantenga el trabajo”, dijo Almada a un canal de noticias. “Hay cierta esperanza en lo que negocian el secretario de Industria, Fernando Fraguío, y el ministro de la Producción de Córdoba, Roberto Avalle, respecto de algunos trámites para mejorar el comercio con Brasil”, agregó.

El senador socialista Rubén Giustiniani, en tanto, exhortó al Gobierno a convocar a un “pacto social” para enfrentar la ola de despidos y suspensiones. En Santa Fe, su provincia, la CGT local dispuso ayer el estado de alerta y movilización ante el avance de los despidos y suspensiones de obreros.

Los dirigentes kirchneristas Carlos Heller y Edgardo Depetris, en cambio, advirtieron sobre supuestos intentos empresariales para condicionar al Gobierno mediante las amenazas de despidos.

Comentá la nota