Serenísimo que perdió la serenidad.

Dicen sus allegados que ayer "Don Pascual" perdió la calma. Aseguran que no podía salir de su asombro cuando vio el trascendido que lo hacía aparecer cerrando una operación de venta de su empresa a Danone y Arcor, asociadas, luego de "rechazar la oferta" que le habría realizado el gobierno nacional, anticipada por el ex presidente Néstor Kirchner en su visita a la planta, el martes último.
"Don Pascual" es Mastellone. Su empresa, La Serenísima. Sus allegados, los que ayer se comunicaron con Página/12, para "desmentir" la versión de que la operación estaba cerrada. Negociaciones hay, admiten, pero primero quieren escuchar la propuesta del Gobierno, que podría llegar esta misma semana.

Mastellone no se quiere enquistar con Néstor Kirchner, ni que lo utilicen políticamente por las necesidades de su firma para perjudicar al ex presidente. "Don Pascual se quedó muy preocupado; hubo una buena sintonía y se generó una muy buena relación a partir de la visita a la planta", comentó un vocero del empresario. "Por supuesto, don Pascual quiere conocer lo que le puede acercar el Gobierno como propuesta; se había previsto una reunión para la próxima semana, que también podría hacerse la siguiente. Hay conversaciones con distintas empresas, eso se sabe, pero no hay nada cerrado", sostuvo el portavoz de La Serenísima y de su titular. La firma francesa Danone ya expresó su interés en la firma líder en el mercado de leche fluida. Para concretar la operación, iría asociada a Arcor, con la cual comparte la propiedad de Bagley Latinoamericana. Danone cuenta con el antecedente de haberse quedado con todo el negocio de yogures, postres y quesos envasados de La Serenísima en 1996, echando mano así a la parte más rentable del negocio.

Pero el saneamiento al que aspiraba Mastellone con aquella operación no se logró. El año pasado, la firma volvió a exhibir niveles de quebranto y de deuda históricos: 250 millones de pesos de pérdida en el último ejercicio, y 230 millones de deudas acumuladas. Ahora busca comprador o socio capitalista para seguir en pie.

Ante la perspectiva de "desnacionalización" de una de las mayores empresas de la alimentación, el Gobierno buscaría alguna alternativa que retuviera la firma en manos argentinas. De esto querían hablar con "Don Pascual", pero después de las elecciones. Frente a los rumores, el empresario se apuró a aclarar que no cerró las puertas a una eventual propuesta oficial.

Comentá la nota