Serena: la Williams menor, pero la más grande

En una final furiosa, superó a Venus por 7-6 (7-3) y 6-2, logró el título e ironizó por su segundo lugar en el ranking
LONDRES.- La campeona, como ya se sabía, fue Williams, pero no Venus, como parecía más probable, sino Serena, su hermana, la menor. En una final intensa, violenta por momentos -por cómo le pegan a la pelota-, Serena volvió a emerger, hegemónica, por encima de todas, incluida su hermana, aunque en este último caso en menor medida. En una hora y 27 minutos, la chica terminó por demoler por 7-6 (7-3) y 6-2 a una Venus a la que le costó cargar con algunos problemas en la rodilla izquierda, aunque luego no lo puso como excusa. Así Serena pasó de estar match point abajo en la semifinal ante Elena Dementieva a llevarse el título con un arrebato de furia y obtener, en el último año, tres de los cuatro Grand Slams.

No se vio gran cosa en la cancha. Por potencia, ambas son hoy ampliamente superiores al resto de las tenistas del circuito. Y eso mostraron sobre el poco césped sano que queda en el Court Central del All England. Palo y palo, se diría en el club. Y fue como Serena cargó con el plato de la triunfadora, obtuvo su undécimo título de Grand Slam y le dio paso al verdadero -y por momentos discutible- show, con su aparición ante la prensa tras la ducha de rigor.

Si su fornida figura impacta e intimida, el atuendo estuvo a tono con Serena Jameka Williams. Una remera blanca con una inscripción en rosa y un juego de palabras en forma de pregunta que hacía alusión a su busto: "Are you looking at my titles?" ("¿Estás mirando mis títulos?"), decía, con una copa debajo.

"Bueno, esta remera está disponible en los locales de Nike (empresa a la que también había nombrado en la premiación, momento en el que sonó realmente desubicado) si ustedes, muchachos, quieren ir. Si querés una, podés conseguirla", fue el comentario que generó las risas de todos, ella incluida. "Cuando arreglaba mi bolso anoche para el partido dije si gano me voy a poner ésta . Serán 11 títulos... Yo no sé muchachos si estaban mirando mis títulos o la botella de Gatorade?", siguió generando risas la norteamericana que nació hace 27 años en Saginaw, Michigan, donde vivían sus padres Richard, entrenador de ambas, y Oracene Price, quienes también les dieron tres hermanas más: Lyndrea, Isha y Yetunde, que murió.

Venus tiene un tono de voz suave, casi sensual por momentos; Serena luce más activa, más animada. Ambas comparten cierto aire de superioridad. Defienden un circuito femenino donde se sienten las mejores. Y ayer Serena fue decididamente irónica con la actual N° 1, Dinara Safina, cuando llegó la hora de hablar de ese tema. Por momentos intentó mostrar un respeto que no fue tal. "No estoy súper motivada por volver a ser la número 1. Pienso que si tenés tres Grand Slams deberías ser la N° 1, pero no es así en la WTA, obviamente? Mi motivación probablemente sea ganar otro Grand Slam y seguir como la N° 2, supongo", dijo ante las risas generales.

-¿Eso te desagrada?

-No. Si fuera así, me volvería loca, no podría. Es llamativo, pero de cualquier manera, es lo que es. Definitivamente prefiero ser la N° 2 y tener tres Grand Slams en el último año que ser la N° 1 y no tener ninguno.

-¿Te ves como N° 1?

-Me veo como N° 2. Es lo que soy. Dinara hizo un gran trabajo para llegar al N° 1. Ganó en Roma y en Madrid.

Luego de eso, Serena, riéndose, agachó la cabeza para esconder su cara detrás de la visera de la gorra. Hubo que esperar varios segundos para retomar el hilo de las preguntas, aunque ya no quedaba mucho porque debía ir a prepararse para jugar la final de dobles con Venus. Aún así, quedó tiempo para una frase más: "No sé qué se podría cambiar. Siento que fue una jugadora muy consistente en el último año. No perdí muy temprano en los torneos. Tuve una alguna lesión y lo superé. Pero no sé qué tengo que hacer para ser la número 1. Ya ni siquiera me importa. Sólo estoy feliz de estar acá".

Siempre campeonas

Reinas por separado y juntas. Venus y Serena Williams se llevaron el título de dobles: derrotaron a las australianas Renee Stubbs y Samantha Stosur por 7-6 (7-4) y 6-4. Ahora, las hermanas Williams sumaron su cuarto trofeo en Wimbledon (2000, 2002, 2008 y 2010) y nueve títulos de torneos de Grand Slam.

Comentá la nota