Serán en abril los apagones de 10 horas

Entre el 18 y el 20 de abril, Transener S.A. realizará finalmente los cortes generales que por razones de “fuerza mayor” suspendió en noviembre del año pasado.
Durante 10 horas diarias, entre las 6 y las 16 horas, el aprovisionamiento eléctrico a Bariloche será interrumpido para posibilitar en la estación transformadora Alicura que opera la citada empresa, la revisión del interruptor de 500 kV que alimenta a San Martín de los Andes y Bariloche y a su vez efectuar tareas de mantenimiento en el transformador de 150 MVA y equipos complementarios de 132 kV.

El desabastecimiento eléctrico que sufrirá Bariloche obligará a la CEB a poner en funcionamiento su Reserva Fría de las usinas Pechón y Casadío de Puerto Moreno, a las que se sumará el aporte de la central Emilio Frey de Mascardi. Pese a que coinciden días y horarios de menores consumos con el momento del año donde se registra una caída de la demanda, la capacidad de generación de la CEB, como se advirtiera reiteradamente, resultará insuficiente para cubrir todo el área de prestación, estimándose que sólo un 50 % de la ciudad podrá ser alimentada con la generación propia. Esta limitación impedirá efectuar cortes rotativos como los que se implementaban años anteriores durante las emergencias, ya que la totalidad de la energía eléctrica generada se utilizará para garantizar la continuidad de los servicios esenciales, como el abastecimiento al Hospital Zonal y a otros centros asistenciales de salud ubicados en la zona céntrica, a la Planta Depuradora y al bombeo de agua potable del DPA.

En consecuencia, se verificarán importantes restricciones en el Alto, Este y Oeste de la ciudad, con cortes prolongados que afectarán a un considerable número de usuarios que no dispondrán de electricidad durante las diez horas de cada día.

Teniendo en cuenta que la energía que proveerá la CEB alcanzará solamente para un sector limitado del casco urbano, se recomienda a los restantes usuarios usar racionalmente el agua potable ya que los bombeos de las juntas vecinales quedarán desactivados, considerar que las estaciones de servicio situadas fuera de la zona céntrica no podrán expender combustible y adoptar recaudos para conservar alimentos en viviendas, supermercados, despensas y establecimientos hoteleros.

Aunque la provisión de electricidad estará sujeta al comportamiento de la demanda, se estima inicialmente que se podrá cubrir un área acotada por el arroyo Ñireco en el este hasta el Km. 1 en el oeste y por la calle Albarracín hacia el sur. En caso de disponer de un excedente de generación se priorizará el suministro a los bombeos de los barrios de los Kilómetros y de Dina Huapi.

Gestiones

Esta contingencia resalta una vez más la debilidad de San Carlos de Bariloche desde el punto de vista eléctrico al depender de una sola fuente de abastecimiento (Línea de 132 kV Alicura-Pilcaniyeu-Bariloche) que evidencia signos de saturación por el crecimiento de la demanda o que cuando falla o debe ser mantenida compromete el aprovisionamiento.

“Preocupada por encontrar una respuesta de fondo a este serio problema”, según se indicó a través de un comunicado, la CEB “ha insistido ante los estamentos gubernamentales provinciales y nacionales que tienen competencia en el tema, sobre la necesidad de acelerar los estudios para concretar el proyecto de una segunda línea de abastecimiento”. En tanto se concrete este imprescindible emprendimiento y teniendo en cuenta que obras eléctricas de tal envergadura requieren decisión política para su financiamiento y un tiempo prolongado para su ejecución, se ha solicitado a las autoridades provinciales el inicio de las gestiones pertinentes ante la empresa Enarsa para la provisión de un equipo de generación térmica de 20 MW, cuya instalación, a la espera de la solución definitiva, descomprimiría la apremiante situación eléctrica actual.

Comentá la nota