Será el primero genuino de José Eseverri La semana que viene se eleva al Concejo el Presupuesto para 2009

Será el primer cálculo de recursos y gastos que José Eseverri confeccionará en su mandato. El anterior fue copia del de su padre. Si el país da, desde el año que viene podría comenzar a ensayar un presupuesto participativo.
Antes de fin de mes tiene que estar elevado el presupuesto municipal con vistas al año que viene, para que se presente "en tiempo y forma", aquello de lo que se jactaba Helios Eseverri. No será un año más: el Intendente deberá afrontar su primera elección legislativa y construirá el primer Presupuesto a su gusto y con sus componentes filosóficos. El del año pasado fue una copia del que había presentado el padre doce meses antes. En el Presupuesto es donde se ven las diferencias concretas y objetivas: es ahí donde se define la asignación de recursos y las prioridades de un gobierno. Es, en realidad la médula de una gestión.

La idea de Eseverri José parece ser abrir la confección del Presupuesto. En principio, lo hizo con su gabinete. Cada secretaría realizó su propio cálculo de recursos y propuso en qué gastar el dinero. El minigabinete de cada área analizó necesidades, dispuso prioridades y calculó qué debería gastarse y cómo el año que viene. La decisión política final estará en manos del Intendente, sobre la base de los números que reciba. La idea es que "todos los funcionarios estén involucrados en forma directa", explicó el jefe de Gabinete, Héctor Vitale. Esa tarea "se terminó de realizar en la semana anterior" y "todos los informes ya están en manos de José Eseverri".

Ahora el Intendente y su mesa chica tienen la decisión definitiva en sus manos para que el Presupuesto pueda ser elevado antes de fin de mes al Concejo Deliberante. El proceso inflacionario y la crisis internacional que inexorablemente golpeará en estas tierras son puntos que se tuvieron en cuenta y cambiaron algunas iniciativas tomadas antes del contexto actual.

Si la realidad nacional se mantiene más o menos equilibrada para el año que viene -cosa que es imposible de prever-, Eseverri planea comenzar a aplicar un esbozo de presupuesto participativo. Así lo confirmó a EL POPULAR días atrás, cuando habló de convocar a barrios y a entidades para confeccionar el cálculo de los recursos y las prioridades del gasto. Es una experiencia piloto que pensaba comenzar en 2009 pensando en 2010. Pero todo depende de lo que suceda de aquí en más.

Primera vez

Esta es la primera vez que José Eseverri piensa y confecciona su propio Presupuesto. Todo este año, que terminará en poco tiempo, su gestión estuvo regida por una copia del cálculo de recursos 2007 de su padre. El año pasado, el Presupuesto se presentó a fines de octubre, apenas días después de las elecciones generales. Lo llevó al Concejo dejando en claro que el futuro intendente podía hacer modificaciones. Eran casi 10 millones de pesos más que el anterior: 104.500.000 pesos.

Las modificaciones se hicieron y levantaron polémicas: el intendente electo decidió un aumento de tasas no anunciado en campaña y provocó el primer conflicto fuerte con asamblea de vecinos en el barrio Roca Merlo. La sesión del Concejo Deliberante donde se trató la ordenanza fiscal e impositiva y el presupuesto fue escandalosa pero todo quedó aprobado, con la vieja composición del cuerpo deliberativo. Los 104 millones se transformaron en 107.800.000 pesos. Es decir, trece millones más que el año anterior.

La movida comunitaria, que había juntado vecinos y dirigentes opositores, rurales y empresarios, se diluyó al poco tiempo. El expediente pasó como un rayo: llegó al Concejo a las 9 de la mañana y se lo trató a las 12. No hubo muchas posibilidades de análisis.

"Fue muy difícil verlo", dijo en su momento el concejal curista Gustavo Alvarez. "Fue presentado en un modelo de planillas que es totalmente distinto de lo que se hacía; es el sistema Rafam que la Provincia obligó a implementar al Municipio". El presupuesto de 2008, que ejecuta en sus tramos finales José Eseverri es "copiado del anterior", es decir, igualito al de Helios Eseverri.

Ahora es la oportunidad para que el Intendente defina realmente las diferencias, las claves filosóficas y la ideología en su gestión. Toda esa carga pasa por determinar cómo se gastan los recursos y cuáles son las prioridades. No es lo mismo hacer cloacas y agua corriente que pavimentos y puentes. No es lo mismo contención social, proyectos laborales, cultura y trabajo en los barrios que un anfiteatro en la plaza. Es definitorio para la gestión de un intendente en qué decide gastar los recursos. Y quiénes serán los beneficiarios principales de las políticas públicas a desarrollar.

Lamentablemente, ahora no existe una oposición que esté preparada para analizar profundamente cada ítem presupuestario y criticarlo con fundamento. El concejal Gustavo Alvarez difícilmente vuelva a cumplir ese rol fundamental. De hecho ya ha dejado de hacerlo a partir del acuerdo del curismo con el eseverrismo.

Comentá la nota