Será para uso público el cordón umbilical congelado

Lo guardan para tratar futuras enfermedades. Lo decidió el INCUCAI, que regula los trasplantes. En la Argentina ya hay 8 bancos privados. Hasta ahora sólo los que pagaban para preservarlos podían acceder a ellos. El único estatal es el del Garrahan.
Las células madre provenientes de la sangre del cordón umbilical que se conserven a partir de ahora, podrán ser utilizadas para trasplante por cualquier paciente de la Argentina o del exterior. Así lo establece la resolución 69/09 del INCUCAI, que regula la actividad de los bancos de células progenitoras hematopoyéticas (CPH, el nombre científico) tomadas del cordón del recién nacido.

Clarín reveló el domingo que en el último año se duplicó el número de unidades crioconservadas, que ya llega a 20.000. En su mayoría se encuentran en bancos privados, pese a que las sociedades científicas más prestigiosas del mundo recalcan que no existen evidencias de que puedan servir como "seguro biológico" del bebé y su familia, para curar otras enfermedades fuera de las oncohematológicas (ver infografía). Aún en este caso, la cantidad es tan pequeña, que sólo puede utilizarse en niños y adultos de bajo peso. Para el resto de los pacientes hay que recurrir a donantes de CPH de médula ósea.

La reglamentación del INCUCAI cubre un vacío legal y se asienta en una resolución del Ministerio de Salud y en las leyes sobre trasplantes. Además se basa en recomendaciones de la World Marrow Donor Association, el Grupo Europeo de Ética, la Academia Americana de Pediatría, la legislación española y francesa, la Sociedad Argentina de Hematología, y el Comité de Bioética del INCUCAI.

Según la nueva norma, todas las unidades que se guarden para uso autólogo eventual -es decir, de la propia familia y en caso de necesitarlas- deben ser inscriptas en el Registro Nacional de Donantes de Células Progenitoras Hematopoyéticas. Como el registro argentino está integrado a un registro mundial, ampliará las posibilidades de hallar CPH histocompatibles para un trasplante. En cuanto a las unidades ya conservadas, los padres podrán optar por incorporarlas o no al Registro.

Su director técnico, Gustavo Piccinelli, señaló a Clarín que el número de pacientes que necesitan un trasplante va en constante aumento. Este año ya se recibieron 170 pedidos de búsqueda que, a lo largo de unos meses, se resuelven en un 70% de los casos.

La resolución regula la práctica de los bancos privados, y les da 180 días corridos para adecuarse a los requisitos. Entretanto, no podrán difundir ni realizar esa actividad. "Estamos totalmente en contra, porque a partir de hoy no podemos seguir trabajando hasta que el INCUCAI no nos habilite", protestó el doctor Claudio Chillik, presidente de ABC Cordón, la cámara que agrupa a los bancos privados.

"Hace seis años que venimos pidiendo una regulación, pero ésta, sin consultarnos, es totalmente arbitraria —agregó—. Si alguien necesita en el futuro sus células y ya fueron utilizadas, no las va a tener". Chillik anticipó que el sector está preparando un recurso de amparo "para frenar esta locura".

El doctor Pablo Argibay, director del Instituto de Ciencias Básicas y Medicina Experimental del Conicet, aprobó "que el INCUCAI regule el uso del cordón, pero no la propiedad. Yo estoy de acuerdo con que haya bancos públicos, no privados; pero el Estado no puede expropiar el material biológico de una familia. Se debe fomentar el banco público, sin tomar medidas coercitivas sobre el privado".

El INCUCAI, por su parte, se apoya en el afianzamiento del principio de solidaridad que sustenta la ética de los trasplantes, y en la igualdad de acceso a la salud.

Comentá la nota