Será muy limitada la baja de las retenciones

El fin de semana previo al anuncio del nuevo paro del campo, las principales figuras del Gobierno se encerraron dos días en la tranquilidad de la residencia de Olivos para pensar un "plan agropecuario".

No abarcará a todo el saldo exportable

De esas reuniones, encabezadas por la presidenta Cristina Kirchner, participaron el jefe de Gabinete, Sergio Massa; el ministro del Interior, Florencio Randazzo; los secretarios de Comercio Interior, Guillermo Moreno, y de Agricultura, Carlos Cheppi, y el presidente de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca), Ricardo Echegaray.

Allí se definieron las líneas generales de los anuncios que la primera mandataria haría pasado mañana, durante un foro de agricultura familiar en Moreno, en pleno conurbano bonaerense. El eje del plan sería una baja de las retenciones para trigo y maíz, pero esa reducción no alcanzará a toda la cosecha sino solamente a un remanente de exportación que definirá la Oncca.

Para el campo, grande o baja, la reducción de retenciones no tendrá ningún impacto productivo este año: el trigo -se sembró en pleno conflicto por las retenciones móviles y padeció una fuerte sequía- comenzará a cosecharse a mediados de noviembre, y el maíz, que se está terminando de sembrar, registraría un caída del 15% del área implantada respecto de la campaña anterior. Así, la producción de ambos cereales sería significativamente menor que la de los ciclos anteriores. De allí que surjan dudas sobre la efectividad de esta baja de retenciones, que en principio sólo alcanzaría a los volúmenes que superen los 22 millones de toneladas de maíz y los 16 millones de toneladas de trigo, ambos logrados en la campaña 2007/2008.

Anuncio presidencial

Para Echegaray, el volumen de mercadería que será alcanzado efectivamente por la baja de alícuotas será anunciado por la Presidenta. En los últimos días, técnicos del Ministerio de Economía, organismo que no participó de la definición del "plan", hicieron el cálculo del costo fiscal de la baja de retenciones, que no fue difundido. "Todo este programa se ejecuta a través de la Oncca y tiene un punto de partida: para acceder a él hay que estar en regla", dijo el presidente de la Oncca a LA NACION. El secretario de Agricultura no respondió a las consultas de este diario.

En el sector agropecuario una versión que circuló ayer indicaba que el Gobierno también estudiaba una suba del 2% en los derechos de exportación del complejo sojero, pero el presidente de la Oncca lo desmintió. "No está para nada previsto", dijo Echegaray.

Además de las medidas sobre retenciones, la Presidenta también hará algunos anuncios sobre el precio de la leche cruda, la emergencia por la sequía y la producción de carne. Se reasignarían más partidas presupuestarias para las zonas afectadas por la escasez de lluvias. También habría financiamiento a tasa subsidiada del Banco Nación. En el caso de los tambos, la mandataria anunciaría un precio del litro de leche de un peso, lo que encuentra resistencia en la industria láctea.

El gobierno nacional también anunciará dos medidas para incrementar la producción de carne. Se subsidiaría a los feedlots para que engorden terneros machos de la raza Holando Argentina que actualmente, dado su escaso precio, se regalan o sacrifican al nacer. Una medida similar venía siendo estudiada por la Subsecretaría de Asuntos Agrarios bonaerense.

La administración Kirchner, mediante un mecanismo que no fue adelantado por las fuentes consultadas, también prevé que los frigoríficos paguen a los feedlots un precio mayor por los novillos de un peso superior. Así, se fomentaría la mayor producción de carne.

La Presidenta anunciará estas medidas durante el acto de presentación de la Subsecretaría de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar, un organismo que el ex secretario de Agricultura Javier de Urquiza le había prometido a la Federación Agraria en octubre de 2007, tal vez en el último intento oficial de recomponer la relación con el campo.

Comentá la nota