“Será difícil que se cedan fondos a las provincias”

Son las 16.15. La insistencia del teléfono pone nervioso al funcionario. Claudio Moroni, el administrador federal de Ingresos Públicos (AFIP), atiende la llamada.
Es Kirchner, aunque sus allegados no aclaran si se trata del ex presidente de la Nación o de su esposa, Cristina Fernández. La evolución de la recaudación es una cuestión de Estado en tiempos de crisis financiera internacional. Amablemente, Moroni contesta las preguntas de los periodistas de Salta y de Tucumán que lo visitaron en la sede central de la AFIP, ubicada justo al frente de la Plaza de Mayo.

Ante las consultas periodísticas, el funcionario le resta dramatismo a la situación. “No vemos un efecto de la crisis mundial en el nivel de ingresos”, comenta.

Con los casi $ 25.000 millones que se recaudaron en octubre (la cifra se anunciará oficialmente el lunes), la pauta presupuestaria de este año ya fue superada. No obstante, inquieta 2009. Moroni insiste en que los $ 322.000 millones de recaudación proyectada para el año que viene “es una pauta prudente y creíble”. Y, ante la consulta de LA GACETA, advierte: “sacarle fondos a la Nación será un problema, porque el presupuesto está equilibrado en función de ciertos recursos previstos”. De esta manera se atajó frente algunos planteos de diputados nacionales de la oposición y de economistas respecto de coparticipar el impuesto al cheque o de sacarle recursos a la Anses para transferirlos a las provincias en el marco de la estatización integral de las jubilaciones. “En las provincias que aún tienen cajas de jubilaciones, la relación entre jubilados es de un estatal contra nueve de la Anses”, justifica el funcionario que, antes de llegar a la AFIP, fue administrador del organismo previsional.

Las medidas que se vienen

Moroni no cree que la recaudación de la AFIP baje abruptamente por efecto de la caída de los precios de los commodities. “En realidad, los derechos de exportación no constituyen la principal fuente de ingresos tributarios. Ocupa el quinto lugar y nunca llegamos a recaudar con la soja a un precio de U$S 600”, indica. Y agrega: “los ingresos se dieron en un promedio de U$S 400 la tonelada y a una alícuota del 29% (y no del 35%) y, frente a eso, no tenemos una situación de caída fuerte de la recaudación por los derechos de exportaciones”.

Frente a la necesidad de ingresos, la AFIP pondrá sus ojos en otros dos sectores: la actualización del valor de las propiedades (para mejorar los ingresos del impuesto a los Bienes Personales) y una mayor fiscalización en la intermediación financiera no bancaria, es decir, los movimientos financieros de las mutuales y cooperativas.

Moroni adelanta que el organismo que encabeza lanzará un programa de asistencia financiera para que las provincias actualicen los catastros y los registros inmobiliarios. “En muchas provincias no hay vinculación entre esas dos áreas e incluso se mantiene los viejos folios reales de la época de la colonia, cuando la tierra es un factor importante en la determinación de la riqueza”, plantea el funcionario. La intención oficial es contribuir con recursos para que las jurisdicciones del interior instrumenten sistemas de actualización catastral y administrativa, de tal manera de cruzar datos con la AFIP para determinar el grado de riqueza real de los contribuyentes.

En Tucumán, ese programa está avanzado. El Gobierno reactualizó, el año pasado, los valores catastrales de las 367.000 propiedades que hay en toda la provincia, incluyendo las 72.000 parcelas rurales. “El Censo Nacional Agropecuario (que lleva adelante el Indec) no nos brindará los datos de titularización de los inmuebles, sino información económica agregada. Creo que es conveniente que muchas provincias muden sus sistemas manuales a otros más sofisticados para seguir la titularidad de las propiedades”, señala Moroni. La procesión va por dentro. El gran interrogante que se plantea es establecer un esquema fiscal que garantice el cobro de impuestos por $ 322.500 millones que necesitará el Gobierno nacional en 2009, un año electoral.

Comentá la nota