Será más caro para las empresas financiarse a través de fideicomisos

La Comisión Nacional de Valores dio a conocer una normativa que encarece el uso del fideicomiso como medio de fondeo. Las empresas chicas serán las más perjudicadas
Con el objetivo de dar más información a los inversores, esta pasada la Comisión Nacional de Valores (CNV) lanzó al mercado una regulación que generó cierta polémica en bancos y financieras. Se trata de la Resolución 522 que, según señalan por su parte en el mercado, volverá más caro y más burocrático el uso del fideicomiso como medio de fondeo.

Concretamente, desde ahora la CNV establece que los programas globales de fideicomisos deberán prever la actuación de un único fiduciario financiero –esto es, el banco o la entidad que organiza la operación– y se individualice a cada uno de los fiduciantes –empresas que salen a buscar la financiación– que podrán actuar en las series a constituirse en el marco del programa.

“El actual contexto, derivado de la crisis generada en el orden internacional, torna determinante el suministro de información veraz, detallada, eficaz y suficiente sobre aquellos sujetos que resultan parte esencial del contrato de fideicomiso financiero a los fines de excluir la posibilidad de erradas interpretaciones por parte de los consumidores financieros”, explica la CNV en un comunicado publicado ayer en su sitio web.

Esta norma afecta principalmente a los programas globales como el Secuval de Banco de Valores, o el Equity Trust, de Banco Comafi. Esos programas funcionan como “contratos marco” que suelen incluir bajo su ala a más de un fiduciante y a más de un activo. “El cliente chico se beneficiaba al entrar a un programa multifiduciante, porque accedía más rápido y de forma más barata a la financiación. Desde ahora, el proceso se encarecerá y se hará más burocrático para esos clientes. Para los grandes jugadores no cambia demasiado”, indicaron desde un banco privado.

Así, los organizadores deberán informar cada vez que se incluya a un cliente nuevo en un Programa Global y, además, se deberá pagar a la CNV una comisión adicional. “La nueva normativa puede llegar a encarecer el producto, pero no es significativo”, dijeron desde otra entidad privada.

Más allá de las quejas del mercado, en la CNV defienden la nueva norma, ya que se trata a su juicio de un paso más hacia un régimen de mayor transparencia, que proteja ante todo los derechos del inversor. En este caso, el organismo que preside Eduardo Hecker apunta a que los responsables de armar un fideicomiso no tengan la posibilidad de esconder dentro de programas ya prestigiosos (hay muchos programas de fideicomisos que ya llevan decenas de series emitidas) para colocar en el mercado activos que no necesariamente cuenten con la misma calidad crediticia.

Desde la crisis de 2001 que los fideicomisos financieros se destacan como uno de los instrumentos más seguros y sólidos del mercado, con un escasísimo historial de impagos y de fraudes. En la city, de hecho, las colocaciones sobreviven con estoicismo la malaria financiera. De ahí la importancia para la CNV de que la calidad del instrumento no se vea perjudicada.

Comentá la nota