Por sequía, las reservas turísticas caen 25%

El año pasado eran del 55% en esta época; ahora son del 40% / Lo atribuyen a las noticias sobre la falta de agua que llegaron al resto del país / "No se justifica", aseguran, porque la situación ya se normalizó / Confían en que será una buena temporada.
La sequía y los incendios que complicaron a Córdoba en los últimos meses hacen notar sus efectos. A las consecuencias ambientales, económicas y las restricciones en el agua potable que una parte de Córdoba sufrió, se suma ahora una prolongación: los turistas de otras provincias que tienen dudas sobre si esos efectos se mantienen y hacen más flacos los niveles de reservas de alojamiento para el verano.

Operadores turísticos de los distintos valles admiten que las reservas son, en promedio, del 40 por ciento, mientras que en años anteriores eran del 55 al 60 por ciento para esta época. Son las cifras que manejan ciudades como Villa Carlos Paz, Villa General Belgrano y Santa Rosa de Calamuchita. Y la adjudican a una sola razón: el impacto de las noticias sobre ríos, lagos y pueblos con escasa agua en Córdoba.

De todos modos, hay confianza. La mayoría cree que, al final, será una buena temporada aunque suponen que la mayoría de los visitantes reservará recién unos días antes de su viaje.

"La gente de otras provincias cree que el problema del agua pasó en toda Córdoba, aunque fue sólo en partes. Además recibió la noticia del problema pero no de que ya pasó y que está todo normal", señaló una hotelera de Traslasierra. Casi un calco de los comentarios aportados por gente que vive del turismo en otras zonas cordobesas. Desde el área municipal de turismo en Villa General Belgrano se admitió que inquieta esa cuestión. Tanto, que están lanzando una campaña en medios para mostrar que "todo está normal", y que no hay efectos de la sequía en esa zona.

En la página web oficial de Mina Clavero apelaron a titular "Así se ven nuestros ríos", con una foto ilustrativa. "Estamos largando una campaña en Buenos Aires para mostrar que será un verano normal", señaló Irene Tomas, de ese municipio.

"Si en Traslasierra no hubo problemas con el agua un mes atrás, mucho menos ahora. Pero los medios de afuera agigantaron la cuestión y después no aclararon que ya pasó", señaló Tomas.

En Traslasierra hubo quienes debieron devolver señas para reservas que turistas cancelaron cuando la sequía era noticia. En otros destinos cuentan situaciones similares.

Dudas y confianza. "La gente llama, pero como asustada. Muchos preguntan si se solucionó lo del río", planteó Graciela, de las cabañas El Rodeo, en Calamuchita, tras señalar que la toma de reservas marcha algo más lenta que otros años. Oscar Rodríguez, del hotel Arcos del Río, de Santa Rosa de Calamuchita, fue más optimista que los demás. "Enero viene bien, ya tenemos reservado el 70 por ciento de las plazas", precisó. Contó que la gente consulta sobre la sequía y si las piletas están con agua. "Eso es infundado, todo está normal", señaló.

Alberto Paradiso, del complejo La Campiña, marcó que "enero se perfila bien", con un 80 por ciento de reservas.

Desde la Dirección de Turismo de Santa Rosa, indicaron que para la primera quincena de enero las reservas en promedio alcanzan el 40 por ciento. Es algo menos que el año anterior (55 por ciento). Carina Torres, supervisora del área, marcó que un mes atrás todas las consultas apuntaban a la situación por los incendios y la sequía, pero que el panorama ya es más auspicioso.

En Carlos Paz comenzaron a moverse las reservas tras la merma inicial con la que partió, a partir de las imágenes del lago San Roque casi vacío. Según la Asociación Hotelera, las reservas para enero rondan el 40 por ciento. Jorge Pomponio, presidente de esa entidad, confió en que se recuperarán a último momento. "La gente no pregunta ya casi sobre la sequía, como semanas atrás. Y en los últimos días crecieron las consultas", remarcó. Darío Ramato, de la Cámara de Turismo de Carlos Paz, aseveró que las reservas recién se activaron desde la semana pasada. "Aunque no es como años anteriores en los que un mes antes teníamos vendido todo enero, la temporada 2010 será de todos modos buena", pronosticó. "Es evidente que las notas de la sequía que el país vio por televisión nos perjudicaron", subrayó.

Con aumentos. Un informe publicado el pasado sábado por este diario mostró que el aumento de tarifas promedio para alojamiento en las sierras rondaría el 14 por ciento. La cifra surgió al comparar los valores de una serie de hoteles, cabañas y campings de distintas localidades, entre enero de 2009 y enero de 2010. Hay establecimientos que incrementaron un tres por ciento sus tarifas, mientras otros rozan el 30 por ciento.

Lejos del récord. Varios operadores turísticos no creen que el verano 2010 mueva menos gente que el de 2009, que fue más que aceptable. "Aunque no llegará al récord que tuvimos en 2007", marcó la directora de Turismo de un municipio serrano.

Comentá la nota