Por la sequía ya se quemaron 14 mil hectáreas de campo en Balcarce

La ola de calor y la falta de lluvia propagaron las llamas en esa zona del interior bonaerense. Los bomberos lograron controlar el fuego, pero mantienen el alerta por las condiciones climáticas.
La temperatura no da respiro y los efectos de la sequía se agravan cada vez más. La ola de calor y la falta de lluvias, además de arruinar cosechas y diezmar al ganado vacuno, provocan importantes incendios en todo el país. En el interior bonaerense, en la zona de Balcarce y Sierra de los Padres, el fuego ya afectó 14 mil hectáreas de campo. Y si bien ya pudo ser dominado, los bomberos mantienen el alerta.

El capitán Jorge Núñez, jefe de los bomberos de Mar del Plata, aseguró que las llamas en Balcarce y Sierra de los Padres lograron ser controladas. Pese a ello, aclaró que todavía deberán permanecer en alerta porque el viento y la sequía podrían reavivar los incendios en cualquier momento.

Núñez precisó que los incendios afectaban la zona del cerro "La Vigilancia", a la altura del kilómetro 48 de la ruta 226, entre Mar del Plata y Balcarce. En ese lugar se quemaron 14 mil hectáreas de árboles, arbustos, uva negra y vegetación silvestre, aunque no hubo pérdidas materiales ni heridos.

También explicó que las llamas que afectaban a 300 hectáreas en la zona de Mar Chiquita pudieron ser dominadas. Para ello, los bomberos utilizaron "un helicóptero que recoge unas bolsas de 1000 litros de agua" y "un avión hidrante" del Plan de Emergencia de Buenos Aires.

Durante todo enero, consecuencia del calor y la sequía, se produjeron incendios en distintos puntos del territorio bonaerense que –según estimó el jefe de bomberos- en la mayoría de los casos "son provocados por la gente, muchas veces involuntariamente" y que cobran mayores dimensiones por las condiciones climáticas. "La gran sequía más los fuertes vientos enseguida hacen correr las llamas de manera incontrolable", agregó.

Comentá la nota