Sequía y precios en baja hacen caer 30 por ciento los contratos de arrendamiento

Sequía y precios en baja hacen caer 30 por ciento los contratos de arrendamiento
Los caída de los precios de los commodities y la gran sequía que acecha a diversas regiones productoras de la Argentina modifican el escenario de la empresa agropecuaria de cara a la nueva campaña agrícola que arrancará tras la cosecha de los granos gruesos. La primera expresión de este cambio rotundo de tendencia se expresará en el mercado de los arrendamientos, que según prevén los analistas, registrará una baja en los precios cercana al 30 por ciento, lo que generará que se repacten algunas cláusulas en los contratos para evitar efectos indeseados como la morosidad.
Aunque aún no llegó la época de fijar nuevos contratos de alquileres agrícolas —en general se pactan en los meses de marzo-abril— ya comienzan a vislumbrarse algunas tendencias en este mercado que en general marca pautas sobre cómo se comportará la actividad, que en los últimos años se mostraba muy activa, no sólo en cuanto a precios (que habían crecido exponencialmente) sino además en cuanto a oferta, por la ausencia de campos disponibles para arrendar.

Sin embargo, en la campaña que arrancará con la siembra fina en 2009, el panorama no se vislumbra con la misma tendencia. "La curva pasó de ascendente a descendente en función del nuevo escenario de precios y la sequía que acompaña a regiones productoras", subrayaron los especialistas del mercado inmobiliario dedicado al sector.

"En materia de arrendamientos el mercado está muy expectante", indicó Fernando Botta, titular de la consultora Agrobrokers y explicó que, por ejemplo, en la zona de Hughes—que si bien no está demasiado afectada por la sequía— empezaron a aparecer algunos contratos a 18 quintales de soja, cuando hasta ahora se negociaban a 22 quintales".

"De todos modos viene retrasado, no es época. No obstante va a ver un gran reacomodamiento de precios ya que hay zonas donde perdieron la cosecha fina y también el maíz, por lo cual no van a poder alquilar", auguró el consultor.

Para Botta, "en los últimos tiempos hubo dos cuestiones que estuvieron descolocadas en el campo, por un lado el tema impositivo y por otro, el precio de los alquileres" con lo cual estimó que "si no se acomodan se van a correr serios riesgos de morosidad".

Aunque el analista aclaró que hasta ahora no se detectaron inclumplimientos de contratos, alertó sobre el tema. "Hay que estar atentos porque hay mucha deuda dando vuelta".

Tendencias. El secretario de Sistemas Agroalimentarios de la provincia, Carlos Sartor, reconoció que "a partir de la distancia en los precios y los rendimientos, se están haciendo planteos con respecto a los nuevos contratos, sobre todo por los niveles de producción", dijo.

"Estimo que los arrendamientos pueden bajar entre 20 y 30 por ciento, según la zona y en lugar de hablar de cifras fijas se van a hablar de porcentajes de producción", indicó el funcionario santafesino.

Sondeo. En tanto, Néstor Roulet, vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentina (CRA), sostuvo que hay personas que ya están haciendo "tanteos" para la próxima campaña y haciendo una quita de lo que van a perder.

"Si se suman los valores a los que se compraron los insumos, a los que se pagó el alquiler y los rendimientos de los cultivos, seguro que se pierde plata", dijo pero estimó que "es seguro que el productor no quiere dejar de cumplir, por lo cual este año se pagará lo convenido y el que viene se pagará menos", razonó el reconocido dirigente rural.

La referencia que dio el vicepresidente de CRA fue que en el sur de Córdoba, campos que se alquilaban a 16 quintales por hectárea de soja, ahora se alquilan a 14 quintales. "Estimamos que las bajas serán de alrededor del 30 por ciento", anunció Roulet.

Por su parte, Juan Carlos Furigo, de la inmobiliaria con el mismo nombre, aseguró que todavía no se habla de valor de alquileres porque no es época de renovación. "Siguen en vigencia los contratos de mayo del año pasado. Los que rigen no han entrado en incumplimiento porque se pagan por adelantado, antes se vendió soja y fueron pactados", explicó el empresario y agregó: "La realidad es que cuando se habla de alquilar, todos salen a hacerlo".

Jorge Minteguiaga, productor de Asociación de Consorcios de Experimentación Agrícola (Aacrea) del sur santafesino, indicó que hay muchas renovaciones de contratos que se están tratando de renegociar porque se trata de acuerdos a valores adelantados que hoy no se pueden pagar. "Es probable que para la próxima campaña haya una tendencia a la baja aunque todavía no se habla mucho del tema", dijo el productor.

Comentá la nota