La sequía obliga a que provincias busquen más recursos hídricos

Al planteo realizado por Santa Fe, hace tiempo atrás, ayer se sumó el de Córdoba. En ambos casos piden a Santiago renegociar cupos de agua. A través de sucesivas reuniones tratan de hallar un equilibrio para cubrir parcialmente las necesidades.
La sequía obliga a que provincias busquen más recursos hídricos

La falta de agua, un problema recurrente en distintas provincias.

La problemática de la sequía que afecta a gran parte del país está generando discusiones cada vez más frecuentes respecto al manejo de los cupos de agua, y el reclamo de provincias miembro de las cuencas Salí-Dulce y Juramento-Salado, en especial las que están aguas abajo en el cauce, que piden renegociar convenios suscriptos hace muchos años.

Al ya conocido planteo de Santa Fe a Santiago del Estero de mayor cupo de agua para soportar los drásticos efectos de la seca en Tostado, en el marco de las relaciones interjurisdiccionales de la cuenca Juramento-Salado, se sumó ayer el de Córdoba, también para con Santiago, en este caso por el agua del Dulce.

Es que el ámbito del Comité fue escenario ayer de una reunión de representantes de estas dos últimas provincias.

Al respecto, el director de Medio Ambiente, Juan Carlos Targa, informó a Nuevo Diario que frente a la escasez de agua, buscan la forma de optimizar el uso del recurso hídrico, por el "grave problema" de la sequía.

Targa dijo que si no existen "lluvias grandes en la zona de recarga de los acuíferos o la cuenca, podemos llegar a tener problemas más adelante".

En el caso de Córdoba, solicita que se le envíe más agua por la cuenca Salí-Dulce; en tanto, desde Santiago se defendió el consumo que se está haciendo.

"Hay un problema general de falta de agua, ya que la sequía es generalizada, entonces se está tratando de consensuar para hacer unos estudios más adelante y recién se comenzaría a estudiar en forma más minuciosa, buscando el beneficio para todos los habitantes de la cuenca", indicó Targa.

En el caso de Córdoba propone una revisión del tratado que tiene más de 40 años.

En el caso del Dulce, y según convenio, Santiago debe dejar pasar un 22% del agua que ingresa al embalse de Río Hondo, aunque "su capacidad de regulación no alcanza para tanto".

Targa dijo que cuando existe exceso de agua y llueve lo suficiente, el volumen total que pasa "supera mucho más del 30%".

El convenio lleva mucho tiempo y cambiaron los escenarios, los usos de agua y la hidrología en general.

"Vale la pena hacer un estudio científico para ver si se propone o no un cambio de convenio, aunque si está bien, quedará como hasta hora", agregó. Para avanzar se estima que debe haber un grupo de trabajo interdisciplinario integrado por los gobiernos provinciales y la Nación, las universidades y las poblaciones ribereñas.

Targa negó que exista un plazo establecido para modificar el convenio sino que se trata de una propuesta que después será analizada por la comisión técnica del Comité de Cuenca.

En el caso del Salado, habrá una reunión clave entre el 28 y 29 del mes en curso, en Tostado, en donde funcionarios de Santiago y Santa Fe unirán sus voces para hacer saber a sus pares de Salta su descontento por el manejo del agua desde El Sauzal y Cabral Corral, ya que entienden que en este caso se cuenta con el recurso suficiente como para hacer una mejor distribución a la actual.

Comentá la nota