La sequía mete miedo en Claromecó

La persistente sequía que sufre Claromecó y que se ha extendido a lo largo de los últimos meses en la localidad no ha hecho otra cosa que aumentar los temores por posibles incendios en dos puntos neurálgicos de la localidad como lo son la Estación Forestal y el barrio parque Dunamar.

Así lo dejó ver con alto tono de preocupación la directora delegada del Organismo Descentralizado Claromecó Servicios Turísticos, María Angélica Souto, al decir que: "La mayor preocupación que tenemos en este momento es la sequía. Nos preocupa muchísimo porque en la localidad hace meses que no llueve".

El comentario lleva impreso el temor que quedó en suspenso tras varias experiencias vividas, una de ellas ocurrida durante el último verano.

La funcionaria dijo a la Voz del Pueblo que si bien se han dispuesto tres tanques australianos, en el también conocido como vivero, y que se han tomado medidas preventivas con maquinaria y personal municipal local a los efectos de dar respuesta ante cualquier siniestro. "Estamos preparados con bastante anticipación porque tenemos miedo tanto en la Estación Forestal como en Dunamar, dos posibles focos. Por eso hemos hecho el famoso tanque australiano de la calle 40, y en estos días se estaría llenando, ya se probó que no hay pérdidas. Más allá de eso hay tres tanques australianos en el vivero que están con agua, tenemos topadores, palas. Estamos bien preparados para un caso así", reveló.

Souto puso especial énfasis en detalles cotidianos, para extremar los cuidados de parte de todos los pobladores y turistas de Claromecó al precisar que le genera especial preocupación "los fumadores".

Según estimó "la persona que va a en vehículo no tira el cigarrillo en el cenicero, lo arroja por la ventanilla". Por último pidió tener "precaución" con ese tipo de actitudes, porque "quizá no se dan cuenta y lo hacen sin querer. Es automático, no lo hagan".

No habrá vuelta atrás con las bajadas

Mary Souto, en diálogo con La Voz del Pueblo, no dudó en ratificar que las bajas entoscadas son hasta ahora el "único sistema que ha dado resultado".

Agregó que "Claromecó es elegido por esa particularidad. Nosotros no hemos hecho nuevas bajadas, y hemos reacondicionado las existentes. Estamos dentro del marco legal al no hacer nuevas".

Asimismo sostuvo que la tosca que se está utilizando "es degradable, se hace prácticamente talco", ejemplificando que si se toma un montículo y se lo coloca dentro de un balde con 20 litros de agua, la piedra "se desarma". "No es contaminante", subrayó.

La entrevistada reveló que "antes de que ocurriese un accidente, este domingo pasado, hubo varios problemitas. Casi pisaron a dos criaturas, no las vieron en la arena. Fue un señor que venía con mucha velocidad porque no se podía pasar realmente por la bajada de troncos". En este sentido insistió con la frase "vamos a tapar el pozo antes de que se caiga el chico, para dejar conforme a una gran mayoría, a todos no se los puede dejar conformes".

Comentá la nota