Por la sequía: Mercedes, a un paso de la emergencia

Ayer se realizó una reunión entre la Sociedad Rural, el INTA y las autoridades comunales donde se habló del daño de la sequía • Selva elevará una nota solicitando la declaración de emergencia al Ministerio de Asuntos Agrarios.
Aún no se tiene dimensión del daño. Pero se sabe que en términos económicos es mucho. A tal punto es así que los representantes de la Sociedad Rural Regional de Mercedes se reunieron con el intendente comunal Carlos Selva a fin de solicitarle que se arbitren los medios necesarios para que el partido de Mercedes todo sea declarado en emergencia agropecuaria por la sequía.

En la reunión –a la cual también asistió el presidente del HCD, ingeniero Marcelo Denápole, Héctor Barocella del INTA y el director de producción, agrimensor Oscar López- se explicó “el gran problema que estamos sufriendo todos los productores agropecuarios por la sequía”, explicó el gerente de la Sociedad Rural Hugo Ayerbe.

La última vez que se pidió al gobierno provincial esta declaración fue en el año 2003, cuando una tormenta de granizo afectó parte del partido. En aquella oportunidad se decretó la emergencia y desastre agropecuario solo para los productores del Cuartel XIX entre el 1 de febrero y el 31 de julio de ese año. Ahora, la medida alcanzaría todo el partido.

Beneficios

Ayerbe aseguró que la medida no ofrece ningún beneficio “hay paliativos que se logran en estos casos, como por ejemplo postergar el pago de los impuestos, que en realidad no es ningún paliativo porque si yo con este problema me fundo no voy a poder pagar los impuestos ni al día, ni dentro de seis meses, ni dentro de un año”, opinó.

En tanto señaló que la “receptividad de Selva fue total, se firmó un acta y se va a mandar al Ministerio de Asuntos Agrarios a La Plata, ya hay otros partidos a los que le han declarado la emergencia, este es un problema de prácticamente toda la provincia de Buenos Aires”, afirmó.

Cuadro de situación

Según fuentes del INTA el maíz del partido ya está perdido y la soja con agua inminente “se podría llegar a salvar”. El tomate, la berenjena y el zapallito, entre otros productos característicos de la zona, sufren la falta de agua. Y el pasto –necesario para el engorde del ganado- también escasea.

Desde el mes de julio del año pasado comenzó a llover menos. A lo largo de todo el 2008 se registraron 574 milímetros de agua caída, la medida más baja en los últimos 50 años y lamentable fue menor a la medida más baja registrada que fue la del año 2005 cuando cayeron 690 milímetros de agua.

Obviamente, nadie recuerda una sequía tal en la zona. A tal punto fue así que la media histórica del mes de diciembre era de 120 milímetros y muchos especulaban con que de cumplirse la situación actual hubiese mejorado. En el mes de noviembre se anunciaba que si llovía 30 milímetros por semana, la situación del campo cambiaba. Lamentablemente a lo largo del último mes del año solo cayeron 15 milímetros de agua.

Comentá la nota