La sequía inventó una playa en el centro de Villa Carlos Paz

Se formó en un sector del río San Antonio que habitualmente estaba cubierto por el agua / Dispusieron guardavidas para que la gente pueda disfrutar sin necesidad de ir más lejos.
Villa Carlos Paz. Arena, playas, un torrente de agua que corre y la gente que busca un respiro en el río San Antonio. Hasta aquí la imagen parece la de cualquier balneario pero en este caso se trata de lo que sucede durante esta temporada en la costa de lo que habitualmente es parte del lago San Roque.

Por la bajante tras la sequía de este año, en ese sector de la principal ciudad turística de la provincia ya no hay lago, sino río. Y eso dio lugar a una nueva playa que los turistas han hecho suya.

Entre los puentes Central y Uruguay, los bañistas repletan las playas en lugares que deberían estar tapados por el agua del embalse.

Los turistas, algunos de ellos visitantes habituales de Carlos Paz, se lanzan a estas nuevas costas que están cerca del centro y son de fácil acceso.

El municipio, en tanto, decidió que el cuerpo de bañeros tenga un destacamento en el lugar para proteger la seguridad de quienes optan por esas nuevas playas.

Desde el Chaco. Osvaldo y Rosana vinieron desde Resistencia (Chaco) a pasar sus vacaciones en un hotel céntrico. Y están entre los que se sorprendieron con la bajante del San Roque. En estos días de sol optaron por ubicarse en la costa del río, muy cerca del puente Central.

"Es triste esto que pasa pero igual el lugar es hermoso. Nosotros estamos acostumbrados a las altas temperaturas y estar acá es maravilloso", comentó Osvaldo.

La pareja chaqueña no entiende muy bien qué pasó con el lago y el por qué de la bajante. Sin embargo, disfruta de esta oportunidad. "La gente se da maña para disfrutar y los chicos también porque es tranquilo", agregó Rosana. "Además, nos queda muy cerca del lugar en el que estamos vacacionando", aseguró.

Bonaerenses al agua. Paola, Noelia, Corina y Lorena vinieron desde Germania (provincia de Buenos Aires) a pasar unos días en Carlos Paz. Se instalaron en un departamento del centro y en un par de oportunidades fueron a la playa en Mayú Sumaj. Pero la cercanía de esta "nueva" playa las atrajo y decidieron quedarse allí.

Con el mate dando vueltas, las chicas contaron que no sabían que el lugar en el que estaban tomando sol suele ser el fondo del lago.

"Vinimos a bailar a Zebra (boliche ubicado en la costanera) y vimos que este lugar nos quedaba cerca. Y como no tenemos que tomar ningún tipo de transporte y venimos caminando, es ideal", dijo Paola. "El lugar está bárbaro, es tranquilo y el agua es calentita", agregó Noelia, con rostro de satisfacción por la playa elegida..

Palito bombón. El heladero Santiago Barrionuevo no oculta la alegría por las ventas que consigue en este nuevo balneario. "Me vino de diez", exclamó sonriente, y añadió: "Trabajamos tranquilos, tenemos todo cerca y el agua está limpita".

Mientras Santiago mira la playita, un grupo de santafesinos se divierte en el agua, mientras controla que la heladerita en la que guardan las bebidas frescas no sufra ningún contratiempo.

Las últimas crecientes tras las lluvias incrementaron el nivel del lago pero aún no en la proporción necesaria para que esta zona se replete de agua, como es la postal habitual de cada verano.

Y lo que en los vecinos de Carlos Paz genera alguna preocupación, para los turistas es un regalo inesperado. No obstante, el disfrute de este "nuevo" balneario debe realizarse con la precaución del caso. Las autoridades alertaron de la presencia de algunos pozos inesperados en una zona que habitualmente no estaba dispuesta para el baño.

Río de enero

Ubicación. Sin querer y por la sequía, Carlos Paz ganó dos nuevas playas. La primera se ubica entre los puentes Central y Casaffousth, y la segunda, entre este último y el puente Uruguay.

A la pesca. Padres con sus hijos disfrutan de la pesca de mojarras en la costa del río. La pesca es fructuosa porque en este sitio abundan los cardúmenes de esta especie y los chicos se divierten junto con sus padres durante horas. Con botellas o cañas, los turistas tienen un divertimento adicional y con buena cosecha..

Contentos. Los comercios de la zona, quioscos, despensas y panaderías encuentran una nueva veta para vender más en el área central en horas en que hubieran permanecido cerrados.

Comentá la nota