Sequía: cae hasta 15% la producción lechera

Sequía: cae hasta 15% la producción lechera
El área más afectada va desde Morteros hacia el norte. También preocupa una zona del sur, ubicada en el límite con La Pampa.
La sequía que atraviesa el norte del departamento San Justo, en el corazón de la cuenca lechera que integran el este de Córdoba y el oeste de Santa Fe, comenzó a mostrar sus primeras consecuencias. Sólo en la zona de influencia de Morteros, donde alrededor de 400 tambos producen en condiciones normales 700 mil litros de leche por día, la producción láctea inició el año con una caída del 15 por ciento en relación con el mismo período del año pasado.

Más allá de la magnitud del indicador, lo peor estaría por venir, de no producirse un cambio en el escenario climático. "A partir de ahora, la sequía se va a sentir más porque la producción tendría que comenzar a subir por una cuestión de estacionalidad y va a ser difícil que esto ocurra", admitió Gerardo Gastaldi, gerente de la empresa Lactear, ubicada en Morteros y que procesa diariamente 95 mil litros de leche.

Pequeños y grandes. Por ahora, sólo los tambos de punta están logrando mantener la productividad de sus planteles con las reservas forrajeras del año pasado. El resto, por la falta de alimento, muestra una caída en la producción que, en algunos casos, alcanza hasta 40 por ciento.

Sin embargo, las existencias se están acabando y es prácticamente nulo lo que se ha logrado reponer para el invierno.

"Tanto en los pequeños como en los grandes tambos, el nivel de reservas va a ser insuficiente para afrontar el invierno", afirmó Gabriel Baudino, productor lechero de Colonia 10 de Julio, al norte de Morteros.

Baudino aseguró que pedirán a la Provincia y a la Nación el suministro de forraje. "La situación es complicada, llevamos varios meses de sequía y necesitamos ayuda", dijo. Por caso, la falta de agua durante su ciclo evolutivo hizo que el maíz para silo sembrado en la zona se perdiera casi en su totalidad.

"Hay algunos maíces que podrían revertirse con una lluvia, pero son escasos. El ciclo había empezado complicado para el cultivo, cuando ya la falta de agua redujo la intención de siembra", indicó Héctor Paira, del área de cereales e insumos de la Cooperativa Agrícola Ganadera de Morteros.

La muerte de vacas lecheras es otro de los perjuicios que está causando la sequía en la zona. La falta de alimento hizo que el pastoreo del forraje verde del sorgo se convirtiera en una opción para la dieta de los animales. Sin embargo, la toxicidad que genera en esas condiciones provocó la muerte de un importante número de cabezas.

El resto de la provincia. Hacia el sur de la ruta provincial 1, en dirección a San Francisco, el escenario que provoca la falta de agua no es tan crítico. En el centro del departamento San Justo la situación es más aliviada, aunque comienzan a verse problemas hacia el sur, en la zona entre Las Varillas y Pozo del Molle, donde los suelos son de menor calidad y los cultivos están sintiendo el impacto, según testimonios de asesores técnicos de la zona.

En el resto de la provincia, las condiciones generales son más moderadas.

Centro-norte. El maíz se encuentra con buen desarrollo, al igual que la soja. En la zona de Totoral, algunos cálculos pronostican un rendimiento para el maíz de hasta 9.000 kilos por hectárea. Hacia Villa de María, el cereal transita la etapa de llenado de grano y ha comenzado a sentir la falta de humedad en el suelo.

Zona núcleo. En los departamentos Marcos Juárez y Unión, la humedad en el suelo se encuentra entre los niveles adecuado y regular. Con ese soporte, los cultivos evolucionan en buenas condiciones. "Sin embargo entran en una etapa crítica en la cual no les puede faltar el agua", advirtieron desde el Inta.

Sur. Muestra dos zonas geográficas bien delimitadas. La más favorable es la comprendida entre Río Cuarto (hacia el oeste) y Vicuña Mackenna (sur del departamento Río Cuarto). Allí, el maíz y la soja transitan con estados que van de "bueno" a "muy bueno", según coinciden las evaluaciones realizadas por la delegación local de la Secretaría de Agricultura de la Nación y la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

Al oeste de Río Cuarto, por ahora con condiciones de humedad adecuadas, el maíz sembrado temprano evoluciona sin problemas y apunta a una productividad de 9.000 kilos por hectárea.

Laboulaye. Los cultivos gruesos transitan por diferentes caminos. Mientras la amplitud térmica que se produce entre el día y la noche favorece al maíz, dificulta en cambio el progreso del maní y la soja.

Hacia el límite con La Pampa se encuentra el otro bolsón de sequía que exhibe la provincia. En el departamento General Roca, las lluvias durante enero han sido escasas. Según la Bolsa de Cereales de Córdoba, en los primeros 23 días del año cayeron sólo 23 milímetros. "La sequía es tremenda", calificó Fernando García, productor de Huinca Renancó. "Si no se producen lluvias en los próximos días, los maíces de primera que ya están ‘tirando’ el choclo los vamos a picar para silo. Porque para grano comercial ya no servirán", indicó el productor.

La ganadería de la zona, donde la invernada de novillo es fuerte, también siente el bajón que genera el déficit hídrico. "Las alfalfas están deshidratadas y no vuelven a brotar después del pastoreo, con la pérdida de alimento que eso significa", indicó García, en una clara advertencia del contexto para la producción ganadera.

No al clientelismo

Críticas. El titular de la Sociedad Rural Argentina, Hugo Biolcati, acusó al Gobierno de "falta de voluntad e impericia" para resolver los problemas por la sequía y advirtió: "No jueguen al clientelismo político con el campo. Qué es eso de ir repartiendo maíz por las provincias, como si fueran los electrodomésticos", planteó el titular de la SRA.

Comentá la nota