La sequía hace estragos en el rodeo pampeano

Productores de cría de la región sur de la provincia de La Pampa se encuentran cada vez más comprometidos: en muchos casos las vacas están tan hambrientas que se mueren durante el transcurso del viaje entre el campo y el remate feria.
Buena parte de los animales están en una situación de extrema debilidad por la mala alimentación que vienen afrontando desde hace ya algunos meses atrás‘, comentó a Infocampo Néstor Strilzer, técnico e investigador del INTA Anguil.

‘Los campos en esta zona se basan en pastizales naturales y llega un momento en el que si no hay agua, todo se hecha a perder‘, indicó Strilzer. ‘El cansancio y el estrés del viaje termina matando a muchas vacas‘.

Por su parte, Patricio Bransik, representante de la consignataria Pedro Noel Irey S.R.L, manifestó que ‘en los últimos meses se liquidó muchísima‘ hacienda. ‘Ya no se puede aguantar más en el campo por la extrema sequía que estamos atravesando‘, expresó.

Los mayores problemas se presentan generalmente con las vacas preñadas, que ya no tienen más fuerzas para afrontar un viaje de un campo a un remate‘, afirmó el consignatario. ‘Es insólito que las vacas se vendan entre 400 y 600 $/cabeza‘, agregó.

Si bien la falta de lluvias es más que notoria en toda la extensión de la provincia de La Pampa, los departamentos más afectados son Caleu Caleu, Hucal, Lihuel Calel, Curacó y Puelén (todos situados en el sudoeste y sudeste provincial).

En los últimos años, a partir de la consolidación del proceso de agriculturización, muchos empresarios mixtos de las provincias de Buenos Aires y de Córdoba ‘liberaron‘ lotes ganaderos para la producción de granos y enviaron la hacienda a campos alquilados en la provincia de La Pampa.

Mientras la agricultura generaba resultados favorables, éstos se destinaban en parte a ‘subsidiar‘ a la cría (considerada en las actuales circunstancias más una caja de ahorro que una actividad económica). Pero cuando en el ciclo 2008/09 la sequía y los bajos precios generaron importantes quebrantos en el negocio agrícola, muchos sistemas ganaderos fueron abandonados a su suerte.

‘Los animales llegaron al invierno en un estado calamitoso por la ausencia casi total de precipitaciones en las zonas de cría‘, dijo a Infocampo Nicolás Natch, productor de la localidad de Intendente Alvear (en el noreste provincial). ‘No hay nada peor que ver un animal que se muera en el camino por falta de alimentación‘, añadió.

El stock bovino en La Pampa se redujo en torno a un 6% en 2008 con respecto a 2007, según datos de la segunda campaña antiaftosa del año 2008 del Senasa.

Comentá la nota